Wonder Wheel (2017) de Woody Allen – Crítica

Wonder Wheel

«A pesar de sus defectos, recomendamos Wonder Wheel. Por nada del mundo se pueden perder la interpretación de Kate Winslet y la plasticidad colorida de las imágenes de Vittorio Storaro»

No podía terminar el año sin que Woody Allen nos presentara una nueva película, como ya nos tiene acostumbrados. Y a todos aquellos que se preguntan de antemano si Wonder Wheel está filmada en la ciudad de Nueva York, les diré que sí, aunque el escenario específico en esta ocasión es Coney Island, en el año 1950, y su eterno ambiente festivo gracias al parque de atracciones, playa, sol y chiringuitos de toda clase, donde las clases pudientes de la ciudad se divertían los fines de semana. Para esta ocasión, el maestro Woody Allen, ha escogido a una perfecta orquesta de actores que en ningún momento han desafinado, sino todo lo contrario, cada uno ha perfeccionado una maravillosa sintonía que ha aportado al conjunto una bella melodía. Para ello ha contado con un elento actoral de primera línea, con una increíble Kate Winslet, que la recordaremos por obras tan notables como Sentido y sensibilidad (Ang Lee, 1995), Titanic (James Cameron, 1997) o sus últimas actuaciones en Steve Jobs (Danny Boyle, 2015) o Belleza oculta (David Frankel, 2016). Interpretando el papel del marido nos damos de bruces con James Belushi, que acaba de rodar la serie de televisión Twin Peaks: The Return, y el destacable papel de la joven actriz Juno Temple. Cerrando el círculo un perfecto Justin Timberlake (A propósito de Llewyn Davis, 2013).

Si somos totalmente sinceros y ecuánimes, las escenas de Woody Allen raras veces las recordaremos, pero aquí Vittorio Storaro, quien le dio a Café Society (2016) un brillo inconfundible, la ha adornado con una estética maravillosa, digno de ser premiado por la mejor fotografía. En Wonder Wheel, cada escena es mimada con un cariño desmesurado, iluminando a los actores con una paleta de colores impactante, con una selección de luces de neón que, al mismo tiempo, se refleja en las ventanas de la vivienda, así como el dorado del sol, recreando un Coney Island  de los años 50 digna de una postal vintage. Y aún así, diremos que es una película imperfecta. Muchos de ustedes se preguntaran que necesita un film para ser catalogado como realmente bueno, si los actores hacen su trabajo a la perfección y la fotografía es excepcional. La respuesta es fácil: un guion a la altura. Si se estudia atentamente el libreto, da la sensación que es un primer borrador, que necesita horas de trabajo y una gran pulida para que las escenas funcionen correctamente. A estas alturas, y mejor que nadie lo debería saber Woody Allen, no nos sirven unas salpicaduras de brillantes ideas. Lo que se necesita es que las ideas conecten entre sí para que la narrativa llegue a algún lugar. Otro repaso habría que dárselo a los diálogos, y corregir la artificialidad de algunos de ellos. Y es que la historia podría dar mucho más de sí si se la hubiese trabajado un mínimo de horas.

A grandes rasgos la historia funciona de la siguiente forma: Coney Island año 1950. El joven y apuesto salvavidas del parque de atracciones (que desea ser escritor), Mickey Rubin, nos narra la historia de Humpty (James Belushi), un operador del carrusel del mismo parque de atracciones; alcohólico para más señas. Su esposa Ginny (Kate Winslet), se acerca a la cuarentena sin haber cumplido su gran sueño (ser actriz) y trabaja actualmente como camarera sirviendo almejas. El matrimonio está en crisis, no solamente por las cantidades de alcohol que ingiere Humpty o por el carácter volátil de Ginny, sino porque se sienten atrapados en Coney Island mientras la vida pasa por su lado sin hacerles caso. Todo eso se complica cuando Ginny conoce por casualidad a Mickey Rubin y empiezan un romance. Entonces aparece Carolina (Juno Temple), hija del primer matrimonio de Humpty, que está huyendo de una banda mafiosa.

Como ya pueden observar, es un guión que tiene sus nudos, pero hay que enlazarlos mejor. A pesar de todo eso, recomendamos Wonder Wheel. Por nada del mundo se pueden perder la interpretación de Kate Winslet y la plasticidad colorida de las imágenes de Vittorio Storaro.

Sinopsis En la Coney Island de la década de 1950 el joven Mickey Rubin, un apuesto salvavidas del parque de atracciones que quiere ser escritor, cuenta la historia de Humpty, operador del carrusel del parque, y de su esposa Ginny, una actriz con un carácter sumamente volátil que trabaja como camarera. Ginny y Humpty pasan por una crisis porque además él tiene un problema con el alcohol, y por si fuera poco la vida de todos se complica cuando aparece Carolina, la hija de Humpty, que está huyendo de un grupo de mafiosos.
País Estados Unidos
Dirección Woody Allen
Guion Woody Allen
Fotografía Vittorio Storaro
Reparto Kate Winslet, Justin Timberlake, Juno Temple, James Belushi, Max Casella, Michael Zegarski, Tony Sirico, Marko Caka, Jack Gore, Dominic Albano, Evin Cross, Debi Mazar, Brittini Schreiber, Geneva Carr, Steve Schirripa, Matthew Maher
Género Drama
Duración 101 min.
Título original Wonder Wheel
Estreno 22/12/2017

Calificación6
6

Comparte este artículo

Josep Lluis Mestres

Josep Lluis Mestres, nacido en Barcelona (1960), ha sido director de la revista literaria Vians Literature, y sus narraciones, poemas y artículos han aparecido en distintas revistas especializadas. Es autor de variados libros de poesía y narraciones, y le han sido concedidos diversos premios literarios.

5 comentarios

Añade tu comentario
  1. María 19 diciembre, 2017 at 16:26 Responder

    Hola Josep. He visto ti crítica en el face, y como siempre muy buena. Personalmente la iré a ver ya que es uno de mis directores favoritos y que nunca me pierdo. De todas formas voy preparada. Felices fiestas-

  2. Juan Carlos 20 diciembre, 2017 at 19:35 Responder

    Ignoro del por qué Woody Allen tiene esta manía de hacer cada año una película. Por experiencia se que es muy difícil escribir un guion, trabajarlo (con el trabajo que lleva) y filmar una peli. Sería mucho mejor si en lugar de trabajar con simples ideas, trabajará un poco más los guiones, aunque esto le llevara más tiempo. Podemos esperar sin inconvenientes. De todas formas, la iré a ver ya que es uno de mis directores favoritos. Magnífica reseña.

  3. Laura 21 diciembre, 2017 at 11:09 Responder

    Magnífica reseña. Ya hace muchos años que Woody Allen no es aquel Woody Allen que conocimos todos. Podemos decir que va haciendo cosillas pero nunca volverá a ser lo mismo. Una lástima. Pienso a ir a ver la película, ya que como dices en la crítica, lo mejor que se puede hacer es ir a la sala.

  4. Carmen 29 diciembre, 2017 at 16:14 Responder

    Fui a verla durante estos días de fiesta y, desde luego, Josep tiene toda la razón: una buena interpretación y un guion que podía estar mucho mejor. Personalmente lo encontré flojo. Eso si, unas escenas con una fotografía impresionante. Te sigo.

  5. Carmen 29 diciembre, 2017 at 16:30 Responder

    Estos días la he ido a ver, y tienes toda la razón. El guion se hunde ante una buena interpretación y una magnífica fotografía. Podría estar mucho mejor.

Responder a Carmen Cancelar respuesta