Desierto (2015), de Jonás Cuarón – Crítica

Desierto

«Desierto tiene buen ritmo. Lo que falla está en las ideas, en el guión. Hay soluciones toscas, exageradas, que quitan plausibilidad a la película»

Como la palabra indica, Desierto es una película cuyo principal protagonista es el desierto. También lo es la banda sonora, que salva la película. Bueno, lo de salvar es un decir. Esto lo digo porque Desierto es una obra vacía de contenido, desértica en cuanto a ideas. No sirve ni como denuncia ni como reivindicación. Ahora les explico.

Un grupo de emigrantes mejicanos inician la travesía por el desierto, para hacerse con un futuro mejor en Estados Unidos. Sin embargo, nada más entrar se encuentran con un gringo hostil (Jeffrey Dean Morgan) cuya única preocupación es cargarse a los intrusos.

Desierto podría haber sido una película que nos ilustrara acerca de las penurias de los emigrantes cuando tratan de pasar de manera ilegal, por sitios tan inhóspitos e inciertos como lo es un desierto, y más si aparece un gringo con fusil. Sin embargo, no es tal su intención, a tenor de los derroteros fijados por el guión. Por tanto, el punto débil no es la dirección ni el trabajo emocional. Tiene un buen ritmo, no obstante. Lo que falla está en las ideas, en el argumento, en el guión, que no nos dice nada. Para más inri, hay soluciones toscas, exageradas, que quitan plausibilidad a la película, si es que pretendía resultar creíble.

Tras haberla visto, a este humilde cinevisionario se le ocurrieron algunas reflexiones. Como, por ejemplo, si el cine nos debe servir para ilustrarnos acerca de la realidad o para evadirnos de ella. Pues bien, Desierto no sirve ni para una cosa ni para la otra. También, si uno va al cine porque no tiene otra cosa que hacer. En este caso, haber visto Desierto no nos puede causar enojo. Sin embargo, a la que uno aprecie su tiempo comprobará que durante el rato que dura la película hubiéramos podido haber hecho otra cosa de cierto valor. El tiempo es oro, según se dice.

Sinopsis Moisés, junto con otros indocumentados, está cruzando a pie un estrecho camino de la frontera entre México y Estados Unidos, buscando tener nuevas oportunidades del otro lado y reencontrarse con sus seres queridos. Este grupo es descubierto por Sam, un “vigilante” demente que disfruta eliminando a los inmigrantes. Ante la inclemencia del desierto, Moisés y Sam se enrolan en una persecución en la que sólo el más fuerte sobrevivirá.
País México
Director Jonás Cuarón
Guión Jonás Cuarón, Mateo García
Música Woodkid
Fotografía Damian Garcia
Reparto Gael García Bernal, Jeffrey Dean Morgan, Alondra Hidalgo, Diego Cataño, Marco Pérez
Género Thriller
Duración 94 min.
Título original Desierto
Estreno 06/01/2017

Trailer

Clasificación3.5
3.5

Share this post

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

1 comment

Añade el tuyo
  1. M. Llinás 23 mayo, 2019 at 10:37 Responder

    Repasando sugerencias de la página, me encuentro con esta reseña. Coincidiría en la vacuidad del filme, pero creo que tiene una lectura política interesante como documento de su época. Hecha antes de la campaña que llevó a Trump a la presidencia, es un puro producto de la propaganda de la época de Obama que calentó a los votantes del neoyorquino; hubiera sido inconcebible una película estadounidense tan burdamente maniquea en la que se dibujara a un negro, un esteasiático o alguien estereotípicamente hispano solamente por su brutalidad irracional y su obsesión asesina, dedicado durante todo el metraje a matar a sangre fría (aunque severamente alcoholizada, abundando en lo indeseable del personaje) gente inocente de tez blanca o pálida, puras víctimas sin más afán que sobrevivir. Sí hay mensaje, y es apoyar ese estereotipo: blanco racista asesino irracional alcohólico, inmigrantes irregulares hispanos virginales, puras víctimas (aunque al menos no se llega a pintar igual a los contrabandistas). La película es solo eso, un estereotipo burdo alargado hasta el largometraje, cuando con un minuto o menos ya hubiera dicho lo que quería decir (pero entonces yo no me acordaría varios meses después de haberla visto).

    P.D.: Gracias por la coma del título. #PonUnCorrectorEnTuVida

Publica un nuevo comentario