40 Aniversario de Stop Making Sense

Reestreno de la película de Jonathan Demme

Hace 3 años exactamente, publicábamos una reseña recomendando algunas de las mejores películas musicales de la historia. Entre ellas y de forma destacada se encontraba ‘STOP MAKING SENSE’. La casualidad ha querido que justo ahora al cumplirse su 40º Aniversario, este próximo jueves 8 de marzo regrese a los cines el film que recoge el concierto que dieron los Talking Heads en Los Angeles en 1983 ante más de 2.800 espectadores que llenaban el local. Los Talking Heads fueronuna de las mejores bandas de la historia, lo que unido a la dirección del reputado Jonathan Demme, ganador del Oscar a Mejor Director, consiguieron realizar el considerado mejor concierto filmado de todos los tiempos. Para celebrar su 40 aniversario, tras su presentación el pasado 11 de septiembre en el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), la todopoderosa productora A24 tras hacerse con sus derechos de distribución, va a relanzar en cines e IMAX una copia restaurada y remasterizada completamente de la película, en colaboración con la distribuidora Elastica Films, que se estrenará en nuestros cines como decimos el proximo 8 de marzo, que recoge la frenética energía de la banda en su mejor momento.

Una película mítica dotada de un montaje tan genial que ha pasado a la historia, no solo por su buena música, que también, sino especialmente por el montaje. Muestra la actuación del escocés David Byrne y su conjunto los Talking Heads, en lo que fue su primer álbum en directo, rodado en el antiguo RKO Pantages Theater de Hollywood, en Los Angeles. La película tiene un comienzo inolvidable, con un enorme escenario absolutamente vacío y vemos como poco a poco conforme avanza el concierto, se va llenando con la entrada de los diferentes músicos e intérpretes. Especial atención al coro formado por las dos jóvenes negras que le acompañan, Ednah Holt y Lynn Mabry, que no sólo cantan maravillosamente, sino que hacen que desde Slippery People, se coreografíen los temas sincronizando sus movimientos con los de los intérpretes. Es espectacular ver como consiguen saltar, correr,  cantar y tocar a la vez. Algún critico lo ha llegado a llamar el Ciudadano Kane de los conciertos, no sin motivo. Entre las secuencias a destacar, las que corresponden a un final apoteósico desde Girlfriend is Better hasta la versión del Take me to the River y el publico puesto en pie, mientras vemos a David Byrne con un traje gigantesco, el Big Suit, un traje absurdamente grande que estaba inspirado en parte en el teatro Noh japonés y que se ha convertido en un icono no solo de ‘STOP MAKING SENSE‘ sino también del propio cantante. O cuando se pone a correr como un loco dando vueltas al escenario mientras canta. Pero la secuencia magistral e inolvidable es la del comienzo, en la que un primer plano de unos pies andando entran en el gigantesco escenario vacío… se ponen en el centro y empieza la magia.

Con ‘STOP MAKING SENSE’, el por aquel entonces joven cineasta Jonathan Demme pretendía seguir la estela de otros largometrajes musicales anteriores como The Last Waltz de Martin Scorsese o Rust Never Sleeps de Neil Young. Al director estadounidense siempre le encantó la música y había tenido la oportunidad de ver tocar a los Talking Heads a principios de 1983 en Hollywood, quedando fascinado por la magnética presencia del vocalista David Byrne y por la fuerza y potencia del directo de la banda. Partiendo de un enfoque directo y honesto, el objetivo de Demme fue recoger con la cámara para la posteridad el mejor ‘concert film’ de la historia, transmitiendo al espectador toda la energía de asistir a una actuación de los Talking Heads.

         Estrenada en cines en 1984, Demme filmó con 7 cámaras y durante cuatro noches los conciertos que los Talking Heads, compuesta en aquel momento por David Byrne, compositor y excepcional con la voz y la guitarra, Tina Weymouth correcta al bajo aunque poco expresiva, un Chris Frantz incansable y soberbio a la batería y Jerry Harrison extraordinario en los teclados, guitarra y voces, dieron como decimos en el Teatro Pantages de Hollywood Boulevard durante la Navidad de 1983. Al director estadounidense siempre le gustó la música y ya había visto anteriormente a los Talking Heads tocar a principios de aquel año en Hollywood. El concierto le había impresionado y pensó que podría ser una buena idea hacer una película de uno de sus conciertos. El resto es historia.          Tras su estreno en cines, el concierto filmado recibió excelentes críticas y fue considerado casi unánimemente como «una de las más grandes películas de rock jamás hechas”, bien recibida incluso en nuestro país, además de recibir calificativos como «abrumadora«, «fascinante» y «brillante«, destacando también la habilidad de Jonathan Demme para capturar «el enérgico e impredecible directo de la mejor época de Talking Heads en todo su esplendor y agudeza visual”. Aquel que no la haya visto no debe dejar pasar la oportunidad de verlo en pantalla grande con un sonido espectacular. De visión obligada para los amantes de la buena musica y el buen cine.

Calificación10
10

Share this post

Chusé Inazio Felices

Fundador en su juventud, en la Zaragoza de los años 80 junto a otros apasionados del cine, de la Cooperativa Cinezeta, con la cual dio sus primeros pasos en el mundo del Súper 8, ha mantenido siempre un profundo interés por el mundo cinematográfico que, entre otras cosas, se ha puesto de manifiesto en sus escritos para la prensa a través de sus colaboraciones para El Siete de Aragón creando la sección Cuadernos desde el Guadarrama y posteriormente, en la publicación de su libro Aragón desde el Guadarrama (1993), en el que podemos leer artículos como Mujeres, Guiones y Cintas de Video o Aragoneses de Cine, donde da muestra de su cinefilia. Partidario de la máxima de su compatriota Baltasar Gracián, siempre se ha propuesto escribir críticas breves pero concisas y rigurosas a tono con los tiempos que vivimos y la falta de tiempo que nos abruma. Interesado por un cine diferente, ya sea de otros países o culturas, el anime y por supuesto el cine negro y el clásico.

1 comment

Añade el tuyo
  1. Adela Alloza 6 febrero, 2024 at 19:40 Responder

    En su momento vimos la película y nos gustó mucho. Por supuesto que iremos al cine para ver este 40 Aniversario tras leer la magnífica crítica.

Publica un nuevo comentario