Sunset Song (2015), de Terence Davies – Crítica

Sunset Song

«Visualmente es de una gran belleza, aunque, y de esto se ha hablado menos, Sunset Song también es un placer para los oídos.»

Si uno no presta mucha atención, Sunset Song podría percibirse como una película clásica rodada de manera académica. Desde luego, tiene todos los ingredientes para ser percibida de esa manera: basada en la novela homónima que Lewis Grassic Gibbon publicó en 1932, Sunset Song fue el primer libro de una trilogía llamada A Scots Quair dedicada a la desaparición de un modo de vida, el rural, durante los años de la I Guerra Mundial. Por tanto, tenemos romance, conflicto bélico, cierta épica y briznas de tragedia.

Sin embargo, es Terence Davies un director con personalidad. No hay más que recordar las películas Voces distantes, 1988 y The Deep Blue Sea, 2011; de las cuáles podemos extraer unas señas de identidad que están marcadas a fuego en Sunset Song. Pareciera el director, en esta ocasión, querer pasar un poco más desapercibido, aunque sólo para aquellos que acudan a la sala un tanto despistados. Personajes mirando a cámara de manera continuada, canciones que parecen provenir de las bocas inmóviles de los protagonistas, saltos temporales (elipsis) sin cambio de secuencia, etc. Un montón de elementos metaficticios imposibles de concebir en el cine clásico.

Visualmente es de una gran belleza, aunque, y de esto se ha hablado menos, también es un placer para los oídos. La voz en off de Agyness Deyn recitando extractos de la novela de Lewis Grassic Gibbon, y la música, basada en canciones populares de la tradición escocesa, construyen momentos emocionantes.

Son extrañas las emociones que desprende Sunset Song. Nos encontramos ante una historia irremediablemente triste, desgarradora por momentos. Nos involucramos con unos personajes que en principios del siglo XX son zarandeados por la naturaleza, frustrados por convenciones sociales demasiado rígidas y asesinados en la guerra. Pero es a la vez una película profundamente nostálgica. A juzgar por la filmografía del director, en la que hasta cuatro películas están ambientadas en la primera mitad del siglo XX y los años 50 – El largo día acaba (1992), La biblia de neón (1995), y las ya mencionadas Voces distantes (1988) y The Deep Blue Sea (2011) -, no es difícil adivinar un enamoramiento de Terence Davies por aquella época. Creo, y esto sólo es una teoría sin más base que la intuición, que percibe esos años como un tiempo dominado por la pasión, y desde luego mucho más vivo e interesante que lo que vino después. Había violencia, mucha más pobreza, pero también más amor y más sueños. Fue el tiempo de vivir sin la anestesia de la tecnología.

El guion, también firmado por Terence Davies, no es sutil precisamente. Si bien es cierto que la sutileza no es un valor al que haya que aspirar de forma obligatoria, si es conveniente dotar a los personajes de matices, detalles, luces y sombras. Puesto que el guion no los introduce en algunos casos, han de ser los actores los que tengan que hacer un trabajo extra para hacer de sus personajes seres de carne y hueso. No lo logra Kevin Guthrie, que se muestra demasiado extremo en sus dos vertientes. Hubiera sido deseable contar para su papel con otro actor como Peter Mullan, quien sí es capaz de humanizar a un monstruo como el padre de la protagonista.

Esto, y una leve frialdad que impregna el conjunto son los únicos aspectos mejorables de una película que recomiendo sin reservas.

Sunset Song

Sinopsis Un relato épico e intimista sobre la esperanza, la tragedia y el amor al inicio de la Gran Guerra, adaptado de la novela del autor escocés Lewis Grassic Gibbon.
País Reino Unido
Director Terence Davies
Guión Terence Davies
Música Gast Waltzing
Fotografía Michael McDonough
Reparto Peter Mullan, Agyness Deyn, Kevin Guthrie
Productora Sunset Song Ltd
Género Romance
Duración 135 min.
Título original Sunset Song
Estreno 22/07/2016

Trailer

Calificación7.5
7.5

Comparte este artículo

Arturo G. Maiso

Tras estudiar comunicación audiovisual y cine, se especializó en comunicación multimedia y marketing online. Ha fundado la empresa AGM Comunicación Multimedia y la web El Cine en la Sombra.

No hay comentarios

Añade tu comentario