Magical Girl

Magical Girl

“Sé que enamorar a una parte del público significa dejar a otra fuera”. Carlos Vermut ya avisaba con estas palabras que su película, ‘Magical Girl’, no pretende contentar a todos. Una vez visionado el film, no nos quedan dudas al respecto: ritmo lento, diálogos pausados, información dosificada y espíritu reflexivo. Vamos, que para muchos es un coñazo, la típica película ensalzada por la crítica e ignorada por el gran público.

¿Es cierto? ¿Es ‘Magical Girl’ un peñazo? ¿Tienen razón? Desde luego, yo no se la quito. Pues si buscas en el cine un entretenimiento liviano, una forma fácil de evasión, lo que esta película te va a aportar es un profundo aburrimiento.

Si por el contrario, concibes el cine como un arte, y tu habito cinéfilo contempla directores como Michael Haneke, Terrence Malick, Won Kar Wai, los hermanos Coen… entonces probablemente ‘Magical Girl’ constituirá unas de tus mejores peores dos horas en mucho tiempo. Supongo que es cuestión de hábito. Sé que es una película de ritmo moroso, sé que no será del gusto de quienes consuman el cine más comercial, pero para mí el trabajo de Carlos Vermut, más allá de parecerme soberbio, me resulta tremendamente entretenido.

Los minutos del primer tercio de película son los menos buenos. Se me antojaron un tanto artificiales, con un conflicto cuyo interés todavía no se ha expresado suficientemente. Sólo entonces tuve que poner un poco de esfuerzo. Luego aparece Bárbara Lennie, eje central del film, y este comienza a elevarse hasta que Jose Sacristán toma el relevo, pero la película no deja de crecer. Ambos intérpretes realizan una labor exquisita, ella misteriosa e hipnótica, él más humano y salvaje.

Todos los personajes realizan acciones perversas, aunque no por ello sean tremendamente malvados. Son animales enjaulados en una sociedad a la deriva. “La racionalidad es la huida hacia adelante del ser humano, la manera de protegernos de lo que realmente somos, y lo que somos es mamíferos y hacemos cosas de mamíferos, nos comportamos como mamíferos y tenemos instintos que no sabemos ni por qué están. La racionalidad es nuestra manera de huir desesperadamente de ese lado animal y refugiarnos en un sitio en el que nos encontramos seguros a riesgo de perder un contacto más humano con las cosas”, dice Vermut. Pero el director no juzga las acciones de los personajes. Expone la lucha entre razón e instinto, la sitúa en circunstancias adversas, observa el egoísmo, como los objetivos personales siempre están por encima de la moral, y hace un retrato de como se transmite la maldad. No moraliza, no sermonea, pero muestra los resultados.

Por el camino nos adentramos en el drama, la comedia, el thriller, el noir, ganamos la Concha de Oro (mejor película) y la de Plata (mejor director) en San Sebastián, y evitamos caer en la pedantería acostumbrada en este tipo de producciones. Para que no todo sean alabanzas decimos que la iluminación no termina de gustarnos. Demasiado apagada. ¿A quién le importa cuando el resto funciona tan acojonantemente bien?

Magical Girl

Sinopsis Luis trata de hacer realidad el último deseo de su hija Alicia, una niña que padece un cáncer terminal: tener el vestido oficial de la serie japonesa de dibujos animados “Mágical Girl Yukiko”. El elevado precio del vestido llevará a Luis a poner en marcha una insólita y oscura cadena de chantajes.
País España
Director Carlos Vermut
Guión Carlos Vermut
Fotografía Santiago Racaj
Reparto Luis Bermejo, José Sacristán, Bárbara Lennie, Lucía Pollán, Israel Elejalde, Alberto Chaves, Teresa Soria Ruano, Miquel Insúa, Elisabet Gelabert
Productora Aquí y Allí Films / Canal+ España
Género Drama
Duración 127 min.
Título original Magical Girl
Estreno 17/10/2014

Trailer

Calificación8.5
8.5

Share this post

Arturo G. Maiso

Viajero y cinéfilo. Director de Marketing en una plataforma de financiación participativa, CEO de AGM Comunicación Multimedia y director de El Cine en la Sombra.

No existen comentarios

Añade el tuyo