Nerve (2016), de Henry Joost y Ariel Schulman – Crítica

Nerve

«Nerve es un paseo arrollador por delante de nuestros sentidos. Una experiencia tensa y ágil que, si bien estos atributos pierden mucho fuelle en la última parte de la cinta, es cierto que mantiene esa viveza y frescura de una película para verano.»

Parece, con el paso de los años, que el desarrollo de Internet no tiene límite. Que esa reafirmación de lo que parece el Dios Indeterminado, Ilimitado y Omnisapiente de nuestros tiempos, provoca en nosotros cierta seguridad a cambio de que realicemos una actividad de culto hacia él. Es decir, la Red, esa “paz perpetua” según palabras de Antonio Escohotado, ha provocado una modificación, aunque todavía dando sus primeros pasos, en la conducta del ser humano. Esta interrelación entre panacea virtual y ser humano limitado y aburrido propio del siglo XXI ha llevado a que una gran parte de este último, los con gracia llamados nativos virtuales, se hayan escindido en dos tipos de hombre: la masa anónima enmascarada y la individualidad de la estrella, de aquella persona única y mostrada continuamente. Dicho mediante un ejemplo, hoy en día tenemos, por un lado, una figura icónica como el youtuber o instagramer afamado; por el otro, a aquel compuesto de nicks defensores o detractores de las “star” de la red. De esto va Nerve (película codirigida por Henry Joost y Ariel Schulman), de esos pocos profetas elegidos para mostrarse y promulgar el mensaje de los nuevos tiempos; así como de aquella muchedumbre encapuchada que los odiará o alabará incondicionalmente, debiendo elegir a quién sacrificar para poder entrar en comunión con Dios Internet. Religo religare, no te desprendes de nosotros.

Nerve es una película con estética de neón cuyo motor es la creación y creciente popularidad de un juego virtual aplicado a la realidad que, si no es manejado con atino, puede tener serias consecuencias en sus jóvenes usuarios. Este argumento (adaptación libre de la novela homónima de Jeanne Ryan), bien puede hablar de 2020 como de pasado mañana. El desarrollo de Internet va demasiado rápido, lo que lo ha convertido en un elemento totalmente imprevisible, dejando de ser un mero instrumento para devenir en sustancia ubicua que respiramos a diario, como el aire. Esta velocidad devoradora no es pasada por alto por sus realizadores, pues han dado lugar a una narrativa acorde a ella. Nerve es, como nuestra circunstancia, un paseo arrollador por delante de nuestros sentidos. Una experiencia tensa y ágil que, si bien estos atributos pierden mucho fuelle en la última parte de la cinta (para resucitar en unos créditos finales bastante agudos), es cierto que mantiene esa viveza y frescura de una película para verano (fue estrenada apena hace dos semanas, el 27 de julio, en EEUU) destinada, mayoritariamente, a un público joven, veinteañero.

A lograr un mayor alcance de este tipo de público está destinado el casting compuesto por Emma Roberts y Dave Franco, dos actores que en la última década se han ido abriendo paso en el escalafón de la jerarquía entre estrella y multitud mencionada más arriba. Su actuación es adecuada, ambos son fotogénicos y eurítmicos. Aunque es cierto que estas cualidades no les hacen imprescindibles para este papel, pues estos rasgos que exige la popularidad y que los directores se encargan de realzar en ambos actores de manera reiterada hoy abundan en este mundo mimético de la pose y el encuadre del selfie, por lo que una baja en este reparto habría podido ser cubierto con poco esfuerzo.

A fin de cuentas, Nerve, una historia que bien podría haber sido desarrollada en un tiempo más dilatado en lugar de en una sola noche para darle más jugo al asunto (o al menos hacer creíble el in crescendo de la fama de la protagonista Vee), es, a su vez, una película que brilla en cuanto a su dinámica narratológica, temática y reparto se refiere. Ahora bien, es una luminosidad transitoria que desaparecerá en cuanto se apague en tu cerebro el efecto producido por las escenas de acción y debatas durante un rato con tus amigos. En este último caso, la controversia y cruce de palabras quizá se alargue un poco más por el énfasis moralizante e ingenuo del film.

Nerve

Sinopsis Una estudiante de secundaria se encuentra a sí misma inmersa en un juego online de “verdad o acción” (truth or dare), donde cada movimiento empieza a ser manipulado por una comunidad anónima de “observadores”.
País Estados Unidos
Director Henry Joost, Ariel Schulman
Guión Jeanne Ryan, Jessica Sharzer
Música Rob Simonsen
Fotografía Michael Simmonds
Reparto Emma Roberts, Dave Franco, Juliette Lewis, Samira Wiley, Emily Meade, Marc John Jefferies, Jonny Beauchamp, Miles Heizer
Productora Lionsgate Films / Allison Shearmur Productions
Género Thriller
Duración 96 min.
Título original Nerve
Estreno 12/08/2016

Trailer

Calificación6.5
6.5
Etiquetas películas intriga

Share this post

Pablo Castellano

"-¡Qué extraña forma de hacer la cama! -Lo vi en una película. Para eso sirven las películas!"

No existen comentarios

Añade el tuyo