Boris sin Béatrice (2016), de Denis Côté – Crítica

«Boris sin Béatrice es una obra rica en interpretaciones y abierta a aquellos que todavía conserven la capacidad de sentir»

Presente en la Sección Oficial del festival de Berlín del año pasado, Boris sin Béatrice llega a las salas españolas como una fábula incompleta, abierta al análisis personal de cada espectador. El cineasta canadiense Denis Côté prefiere no salvar a sus personajes o imponer una moraleja evidente. La pareja protagonista, dos seres en crisis diferentes, simbolizan las carencias de cualquier encuentro humano, la imposibilidad de comunicarnos de forma libre. Al darnos cuenta de que solo somos capaces de percibir una mera representación del mundo, donde nada puede se calificado de real, la satisfacción banal se apodera de los seres más crueles mientras el vacío devora a los que han desarrollado principios y valores que no han servido para nada.

Béatrice deja de hablar, prácticamente desaparece. Su esposo, Boris, adopta el egoísmo como forma de vida frente a la crisis existencial de todo ser. Aquí, Côté introduce a Danis Lavant (Holy Motors), una especie de conciencia lynchiana que obliga a despertar en el protagonista los recuerdos de un mundo donde todavía existía algo sincero. Estas evocaciones, similares a las de El desprecio (Jean-Luc Godard, 1963), pertenecen ya a un espacio diferente, aluden a un lugar sepultado bajo toneladas de emociones artificiales.

Algunos críticos han considerado que Boris sin Béatrice simplifica su mensaje moral y la relación sentimental de sus protagonistas. Esto podría ser cierto si solo existiera la estructura básica de la obra, si el director se dedicara a narrar acontecimientos, pero no es eso lo que sucede. Boris sin Béatrice se mantiene durante todo el metraje envuelta en diversas capas de nostalgia, inseguridad, enfermedad, instintos y, en especial, arte renovador del espíritu. La unión de todas estas constituye una gran obra rica en interpretaciones y abierta a aquellos que todavía conserven la capacidad de sentir.

Sinopsis Boris Malinovski es un triunfador. Es un seductor orgulloso, fuerte, independiente y atractivo. Un arrogante. Béatrice, su esposa, es ministra del gobierno canadiense y padece, desde hace tiempo, una misteriosa depresión. Boris mantiene una relación con su colega Helga y, además, intima con Klara, la jovencita que se ocupa de cuidar a Béatrice. Pero la repentina aparición de un extraño obligara a Boris a replantearse la situación, a cambiar su visión del mundo e incluso a reconsiderar todos sus logros y certezas.
País Canadá
Director Denis Côté
Guion Denis Côté
Música Ghislain Poirier
Fotografía Jessica Lee Gagné
Reparto James Hyndman, Simone-Élise Girard, Denis Lavant, Isolda Dychauk, Dounia Sichov, Laetitia Isambert-Denis, Louise Laprade
Género Drama
Duración 93 min.
Título original Boris sans Béatrice
Estreno 19/05/2017

Calificación8
8

Comparte este artículo

Miguel Suárez

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra, articulista en diversos medios y autor de ensayos sobre cine y filosofía. También ha escrito y dirigido cortometrajes y producido piezas de videocreación. Actualmente coordina el Festival Internacional de Cine Fantástico HOA y programa la muestra 'Cine del Este' que se desarrolla en Pamplona.

No hay comentarios

Añade tu comentario