Locarno 2017 – Día 5

Cuando se presentó la programación de Locarno, la cinefilia celebró la presencia de Wang Bing, Travis Wilkerson o Raúl Ruiz en el certamen. Su talento es innegable y ver en primicia sus obras, un regalo cinematográfico. No obstante, en la quinta jornada del festival, otro cine ha reinado. Después de dos días consecutivos con grandes películas en la Piazza Grande como Laissez bronzer les cadavres y Good Time, era el turno de Tommy Wirkola. El director de Zombis nazis (2009) ha presentado la frívola y desatada cinta de acción What Happened to Monday?, una locura contagiosa. Pues ha conseguido algo que ni Hélène Cattet y Bruno Forzani ni los hermanos Safdie lograron: levantar espontáneamente aplausos en múltiples ocasiones durante la proyección. Entusiasmo bajo risas ante un absurdo sumamente disfrutable. Diversión que también ha aparecido en el Concorso Internazionale con Madame Hyde de Serge Bozon. Una inquietante comedia sobre una profesora de física con una magnética actuación de Isabelle Huppert explotando su vis cómica. Una jornada refugiada en las comedias (voluntarias e involuntarias). Oasis dentro de Locarno para disfrutar del cine sin complejos.


‘MADAME HYDE’ (2017), DE SERGE BOZON – CONCORSO INTERNAZIONALE

En un instituto, la profesora de física Mrs. Géquil escribe una ecuación en la pizarra. Sus alumnos pasan de ella y le piden hacer experimentos. A lo que ella les responde que sin conocimiento teórico no hay ciencia. Un aprendizaje que necesita un tiempo y dedicación que no están dispuestos a emplear. Complicada transmisión de conocimiento que el director francés Serge Bozon conoce de primera mano al haber enseñado durante tres años en escuelas de los suburbios de París. Una obsesión por la educación y los obstáculos de la pedagogía que ha derivado en la divertida comedia Madame Hyde. En ella, esa maestra que intentaba encauzar a sus alumnos sufrirá una transformación tanto en las clases como en su hogar. Pues inicialmente, su carácter carece de autoestima, lo que la incapacita para lograr una enseñanza exitosa. Mas debido a un experimento en su laboratorio, los ecos de “El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde” de Stevenson le transformarán. Un accidente que será el catalizador de una metamorfosis inquietante. Con su nueva condición, la atención en sus jornadas brotará. Un respeto y apetito por entender la lógica en las matemáticas ejemplifica en Malik, un alumno discapacitado con el que Mrs. Géquil está obsesionada. Siempre ha tenido la convicción de que un profesor no debe dar por perdido a ningún alumno. Un propósito que su nueva personalidad destructiva avivará. Desdoblamiento interpretado por una magnética Isabelle Huppert. Aunque es un papel en menor en su carrera, explota soberbiamente su vis cómica desde la sobriedad. Un tono humorístico intensificado gracias a una hermosa puesta en escena. Filmada en 35mm y con gran presencia de colores pálidos, se crea una atmósfera sensual y alarmante. Mimo estético que encuentra su punto álgido en un recurso tan sencillo como maravilloso para caracterizar a Madame Hyde. Con su llegada, una inesperada calidad didáctica contagia al instituto, aunque con efectos secundarios. Los alumnos experimentan sin haber interiorizado las fórmulas. Y en física, eso es un error mortal.


‘METEORLAR’ (2017), DE GÜRCAN KELTEK – CONCORSO CINEASTI DEL PRESENTE

En una oscura noche, la única luz presente procede de la luna. Las nubes tapan y descubren su perfil mientras que la ferocidad del viento ensordece. Mas de pronto, un destello emana desde el espacio. Una reminiscencia del meteorito que extinguió toda vida hace millones de años. Destrucción natural que ahora ha cobrado consciencia. El resplandor que se acerca proviene de bombas y misiles. Artefactos que al caer hacen desaparecer pueblos enteros. Ruinas que graba Gürcan Keltek en el mágico documental Meteorlar. Entre lo terrenal y lo cósmico, la realidad y la ficción se diluyen para reflexionar sobre la destrucción intrínseca a la naturaleza en un inevitable blanco y negro. Porque el director turco pone su mirada en el cielo y únicamente aprecia un porvenir devastador. La cinta comienza mostrando la situación actual en Turquía, como la guerra ha borrado los edificios y su memoria. Calles que son renombradas y reconstruidas, horrorizándonos la facilidad para dar un nuevo nombre a las paredes donde se vivió hace días. Mediante el monólogo de una narradora, el relato avanza mientras ella escribe cientos de palabras en un cuaderno. Tiene miedo de que se olviden, con el papel como resguardo eterno. En esta primera parte, se echaba en falta un discurso más didáctico, pero necesario para un giro sorprendente. Una cara política que abandona el belicismo para tornarse en sobrenatural. El 17 de noviembre de 2015, cayeron 241 meteoros en la región de Anatolia. Un suceso que el cineasta utiliza para mostrarnos que el hombre no tiene el control, engrandeciendo así su obra. Resulta chocante que la lluvia de meteoros sea lo único que pare la guerra. Como una señal reclamando el poder de la desaparición. Seguimos mirando al cielo y esperamos el siguiente destello. La naturaleza no tiene memoria.


‘SEVERINA’ (2017), DE FELIPE HIRSCH – CONCORSO CINEASTI DEL PRESENTE

Comienza Severina y la pantalla permanece en un negro impoluto. Se suceden las citas literarias y con ellas emerge un aura.  Mientras asimilamos sus ideas, nos unimos a un proceso creativo. Cuentan que Borges escribía anotaciones en los comienzos y finales de los libros, desembocando en  sus cuentos más célebres. Una metodología interiorizada en la segunda película del brasileño Felipe Hirsch con un estupendo reparto latinoamericano. Película definida como un delirio amoroso. Una metáfora de la creatividad de los escritores. En este caso, de un librero que sueña con escribir una novela. El escenario principal es su anticuada tienda libros, pues Severina es cine literario. Desde su origen al adaptar una historia original de Rodrigo Rey Rosa hasta su narración metalingüística. Ya que las palabras de Rubén Darío serán su guía: “La mejor musa es la de carne y hueso”. Porque tras las lecturas colectivas que tienen en su tienda, una hermosa chica desaparece con misterio. Enigma que se repite todos los días al frecuentar la librería sin comprar nada. Apariciones y desapariciones que obsesionan a su dueño. No hay duda de que Rubén Darío tenía razón. Desde ese momento, la película divagará hasta encontrar una resolución razonable para desarrollar este prometedor prólogo. Acompañando al escritor, no podremos distinguir entre lo real y lo apócrifo. Un texto que no alcanzamos a leer completo, pero sentimos su espíritu. Porque Severina es romanticismo y papel. Nostalgia por el tacto de las ediciones antiguas y siempre con un lápiz a mano para subrayar la cita que cambiará tu vida. Un reducto atemporal frente a la colonización de los e-books. No obstante, teniendo todos los ingredientes para enamorarnos perdidamente, se queda en un amor de verano. Ya que su dispersa narrativa ensombrece levemente la obra de Hirsch. Pero como cree uno de los clientes de la librería: “Los libros en papel tardarán cientos de años en desparecer”. Pues su aroma es una adicción para toda la vida. Y es un placer que podemos olerlo también en imágenes. El cine también se puede escribir como una melancólica novela.


‘ERA UMA VEZ BRASÍLIA’ (2017), DE ADIRLEY QUEIRÓS – SIGNS OF LIFE

Una bandera de Brasil se alza en su capital. Esta no para de subir para mostrar el desarrollo de una nación. A su vez, se escucha un discurso de Dilma Rousseff pidiendo que se respete la democracia y condenando las sospechas hacia su persona. El ocaso de un país al que llegará el agente intergaláctico WA4. En 1959, él fue arrestado y para garantizar el bienestar de su familia se le asigno una misión: matar a Juscelino Kubitschek el día de la inauguración de Brasilia. Un cometido para evitar una decadencia que será explorado en el documental de ciencia ficción Era uma Vez Brasília. Pues la nueva película del director Adirley Queirós se sirve de la grave situación política brasileña para crear una realidad post-apocalíptica, o como se define en el filme el año cero tras un golpe de Estado. Porque WA4 aterrizará en un terreno desolado. En las afueras del Distrito Federal, la realidad es mucho más aterradora que el género de ciencia ficción. Porque el cineasta brasileño tiene la gran capacidad para convertir el paisaje, o observarlo con una mirada distinta, en tinieblas. Con gran  imaginación, utilizará objetos de su alrededor para transportarnos a la nueva prisión de este pueblo. Con recursos sencillos pero altamente efectivos, muestra cómo filmar una película de género con pocos recursos. Entre los que destaca la utilización de la temperatura de las imágenes, con los planos siempre habitados por fríos azules y cálidos naranjas. Pues como la fotografía de Joana Pimenta, la capacidad de evocación de Era uma Vez Brasília es evidente. Aunque la radical propuesta requiera de un amplio conocimiento de la historia de Brasil para su disfrute completo. Los testimonios de Michel Temer y Dilma Rousseff son las semillas de una situación que Queirós cree que perfectamente podría ser cósmica. Con su inventiva, olvida el alzamiento de la bandera y su asociada prosperidad. Las noches de Brasília indican lo contrario.


‘WHAT HAPPENED TO MONDAY?’ (2017), DE TOMMY WIRKOLA – PIAZZA GRANDE

El cambio climático consume la Tierra y la sobrepoblación está llegando a límites drásticos. Los gobiernos buscan una solución y una bióloga propondrá una medida para salvar el planeta: únicamente se podrá tener un hijo. Los demás descendientes serán criogenizados a la espera de un futuro esperanzador. Un futuro distópico del que sólo nos separan unas décadas. En este régimen sin infancia, un científico tendrá siete hijas. Cada una de ellas nombrada con un día de la semana. Hermanas y gemelas que serán escondidas de la administración supervisora de la política One-Child. Su abuelo, interpretado por Willem Dafoe, creará una identidad para que puedan tener una vida normal. Bajo la apariencia ficticia de Karen Settman, cada una de ellas podrá salir de su hogar su día de la semana. En el exterior, deberán ser la misma persona, donde las acciones que realicen afectarán a las demás. Una rutina que se verá trastocada al desaparecer Monday, lo que dará comienzo a un viaje descontrolado de sus hermanas por encontrarla. Investigación materializada en la última locura de Tommy Wirkola, director entre otras películas de Zombis nazis (2009). What Happened to Monday? podría categorizarse como un placer culpable, mas sin el último calificativo. Pues gracias a la acción frenética y excesiva, nuestras neuronas son desterradas. No hay necesidad de pensar la verisimilitud del relato ni apreciar el estilo de brocha gorda. Nos dejamos arrastrar por la corriente y la euforia sobrevuela. Un juego que desemboca en risas y entusiasmo ante los disparates de la mente del realizador noruego. Pirotecnia que encuentra en su mejor aliada a una entregada Noomi Rapace. La actriz sueca interpreta a las siete hermanas y su actuación es desatada. Actitud propiciada por el contagio de una pirotecnia disparatada. Fuegos artificiales con los que nosotros también nos quemamos. Bendita frivolidad.

Comparte este artículo

Carlos Chaparro

Estudió Comunicación Audiovisual, permitiéndole trabajar en su pasión: el cine. Un amor incondicional que nació al descubrir a Patricia y Michel paseando por los Campos Elíseos.

No hay comentarios

Añade tu comentario