Mamá y papá (2017) de Brian Taylor – Crítica

«Mamá y papá es una escenificación del mito de Saturno comiéndose a sus hijos. Los Saturnos son esos padres, que muestran ante cámara la saturnidad que muchos padres de la vida real no osarían mostrar o reconocer claramente»

El género de terror, al que podría adscribirse Mamá y papá, es, junto con el de la comedia, de lo más difícil en el cine. Y cuando digo difícil no es que esas películas, y hablo en general, sean difíciles de hacer. Lo que es difícil es conseguir una bondad de producto. Vamos, que la película en cuestión resulte de interés cinematográficamente hablando. En el caso de Mamá y papá, como decía, podría haberse adscrito al género de terror de no ser porque el asunto no es asustar sino llevar a la metáfora del terror una problemática que en la vida real es bien delicada. Les estoy hablando de la relación entre padres e hijos en la era de las nuevas tecnologías. O lo que es lo mismo, y lo planteo en forma de pregunta: ¿son los chicos de hoy hijos de sus padres o, más bien, de las tecnologías que los formatean? Y el asunto de Mamá y papá es algo así como un drama despavoridamente pavoroso, puesto que escenifica de forma exagerada el drama de la incomunicación entre padres e hijos. Y no solo eso, sino que pone a la vista los sentimientos, exageradísimos, eso sí, de lo que podría ocurrir en la mente de unos padres normales.

Tenemos en Mamá y papá a Nicholas Cage, cuya presencia me ha servido para disfrutar de una buenísima actuación, todo y que el bueno de Nicholas siempre me ha parecido insípido como un pescado hervido. Pues bien, aquí lo tenemos rebozado a la romana con maicena. También tenemos a Selma Blair que está simplemente correcta.

Mamá y papá empieza con escenas de una cierta normalidad, hasta que a partir de un cierto momento el rayo láser, que lo exagera todo, empieza a mostrar ante cámara lo que supuestamente tiene un padre o una madre en su mente cuando el comportamiento de los hijos les empieza a hartar. De hecho, Mamá y papá es una escenificación del mito de Saturno comiéndose a sus hijos. Y si la mitología es muy explícita, aunque utilizando un personaje ideal o ficticio, en Mamá y papá los Saturnos son esos padres, que muestran ante cámara la saturnidad que muchos padres de la vida real no osarían mostrar o reconocer claramente, por pudor, o llevar hasta el final. A buen seguro hay padres y madres que matarían a sus hijos, aunque no llegue la sangre al río. Y viceversa, habría hijos que quisieran matar a sus padres en defensa propia.

Aun siendo una película pavorosamente despavorida (o viceversa), las exageraciones le sientan bien. Pero el problema ya no es el curso general de la película sino, más bien, el final. Mientras iba viendo Mamá y papá, y cuando aún faltaba un tiempo para llegar al desenlace postrero, me preguntaba cómo se las arreglará el director y guionista, Brian Taylor, para darle el colofón, y que ese final sea congruente con lo que hasta entonces había estado viendo. En este tipo de películas, la prueba del algodón está justo al final, que es cuando se demuestra la maestría en el género, especialmente cuando la película nos había estado interesando. Resumiendo: el visionado general me ha resultado muy convincente, incluyendo las dudas que el final me ha suscitado. Y esto lo digo habiendo avisado de que este tipo de películas no acaba de llenarme.


Sinopsis Una misteriosa epidemia en forma de locura masiva provoca que los padres ataquen violentamente a sus hijos. Carly y Joshua tratarán de sobrevivir durante tan aciaga jornada, amenazados por unos progenitores que poseen los rasgos de Nicolas Cage y Selma Blair.
País Estados Unidos
Dirección Brian Taylor
Guion Brian Taylor
Música Mr. Bill
Fotografía Daniel Pearl
Reparto Nicolas Cage, Selma Blair, Anne Winters, Zackary Arthur, Joseph D. Reitman, Olivia Crocicchia, Lance Henriksen, Brionne Davis, Tyler Sopland
Género Terror
Duración 83 min.
Título original Mom and Dad
Estreno 31/08/2018

Calificación6
6

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

No hay comentarios

Añade tu comentario