Untouchable (2019), de Ursula Macfarlane – Crítica

Untouchable no pretende otra cosa que exponer cómo ha estado funcionando la industria del cine en un determinado contexto,utilizando a la persona de Harvey Weinstein, convertido finalmente en tonto útil.

De la directora y documentalista Ursula McFarlane nos llega Untouchable, un documental sobre el magnate del cine Harvey Weinstein. Tristemente célebre, Harvey Weinstein alcanzó celebridad en los últimos tiempos debido a la lluvia de denuncias de actrices, todas ellas aspirantes a formar parte del elenco de celebridades hollywoodienses, que acusaron a Harvey de aprovecharse de ellas para tener sexo fácil. Sexo fácil para él, claro. El caso es que en Untouchable se desmenuza la vida de Weinstein, con escenas y entrevistas que él dio para diversos medios, especialmente en los años 90, década en que su capacidad para generar producto se encarnó en la productora Miramax, de sobras conocida durante esos años, especialmente durante la décadas de los 80 y los 90, hasta que fue absorbida por la Walt Disney company en 1993.

La casualidad, o no, ha hecho que este documental esté estrenándose a la par que el caso que atañe a Jeffrey Epstein, que en su gran finca organizaba orgías sexuales pedóficas para una determinada élite. Todo lo que ocurre simultáneamente es susceptible de ser relacionado. Así, como es el caso, se me ocurre con estos dos casos de abusos se están ajustando muchas cuentas. Les estoy hablando de luchas en la cima del poder. Por ejemplo, en Untouchable aparecen los Clinton, al igual que en los listados de invitados a la casa de Jeffrey Epstein. Si se hace una película alrededor de la figura de Epstein, también aparecerá la figura de Clinton. Y el caso es si con estos casos también se están ajustando cuentas con los Clinton. Y todo esto coincide con el papado de Francisco, que ha facilitado la salida del armario a muchas víctimas de abuso, empezando por el ámbito de la Iglesia y luego expandiéndose a otros sectores de la sociedad. El otro elemento es la figura de Donald Trump, quien parece querer denunciar el poder e influencia de determinadas sectas y fundaciones (especialmente las que van en su contra). Así que, entre unas y otras cosas, estamos en plena catarsis, y aún no ha acabado. Sospecho que los casos de Weinstein y Epstein arrastrarán a otras personas. Me recuerda a lo ocurrido en el 2008 con la captura de Bernie Madoff, que sirvió para destapar la gran estafa piramidal en que se había convertido el mundo. Es posible que el sistema de poder, para preservarse y sobrevivir, escoja a una víctima entre sus hijos y lo lance al foso de los cocodrilos. Intuyo que los casos indicados forman parte de ese ritual carnavalesco, que se escenifica, se escenificó y se seguirá escenificando.

Untouchable se deja ver. Incluso gustará a quienes no conozcan a Harvey Weinstein, ni sepan de su vida, milagros y vicios.

El asunto es que Untouchable no pretende otra cosa que documentar y exponer cómo ha estado funcionando la industria del cine en un determinado contexto, que acaso esté bien vivo a día de hoy, utilizando a la persona de Harvey Weinstein, convertido finalmente en tonto útil.

Untouchable se deja ver. Incluso gustará a quienes no conozcan a Harvey Weinstein, ni sepan de su vida, milagros y vicios. En cuanto a lo cinematográfico, la única crítica negativa a Untouchable es que le sobran 20 minutos.

Y, si me permiten otra licencia, les recomiendo ver Gracias a Dios, de François Ozon, del 2018, (disponible en la web de Filmin), y la muy necesaria Spotlight, de Thomas McCarthy, del 2015. Estas dos películas resultan muy complementarias con lo que les he escrito en este artículo.

Untouchable (2019), de Ursula Macfarlane

Sinopsis Harvey Weinstein era el titán de Hollywood hasta que sus víctimas hablaron y el movimiento #MeToo amplificó sus denuncias a lo largo y ancho del mundo.
País Estados Unidos
Dirección Ursula Macfarlane
Música Anne Nikitin
Fotografía Patrick Smith, Neil Harvey, Amza Moglan
Género Documental
Duración 98 min.
Título original Untouchable
Estreno 06/09/2019

Calificación6
6

Share this post

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

No existen comentarios

Añade el tuyo