Lean on Pete (2017) de Andrew Haigh – Crítica

«Pasados unos días tras el visionado de Lean on Pete, el poso que ha dejado en mí es valioso. La película es verdaderamente bella»

Lean on Pete, además de darle título a una película preciosa, es el nombre de un caballo, protagonista involuntario de esta hermosa historia. El protagonista voluntario es un chico que aún no ha cumplido los 20 años. Este chico está encarnado por el joven actor Charlie Plummer. Atención, pues, a este nombre, que dará mucho juego en el futuro. Su interpretación es contenida, sensible, ponderada. Un lujo, vamos. Sin embargo, la película presenta un inconveniente: es demasiado larga, pues en según qué momentos el ritmo se demora y se pierde en lentitudes innecesarias. Si le quitaran 15 o 20 minutos, la película se vería aún más agraciada. Aún con ello, y tras pasados unos días de su visionado, el poso que ha dejado en mi es valioso, a diferencia del momento de acabar de ver la película, en el que me quedé con la queja por su duración. Y ya les digo, dejando de lado este inconveniente, la película es verdaderamente bella.

El personaje que encarna Charlie Plummer también se llama Charlie. El caso es que es un joven que vive en un entorno familiar desestructurado y disfuncional. Sin embargo él, que tiene una sensibilidad poco común, necesita encontrar su lugar en la vida. Y es en estas que vemos a Charlie buscando trabajo. En concreto, coincide casualmente con el personaje que encarna Steve Buscemi, el cual se convierte en patrón, un patrón que se dedica a los caballos de carreras. A partir de este hecho, Charlie, nuestro protagonista, empieza a constatar la especial relación que tiene con un caballo en concreto, sobre el cual Charlie parece proyectar todo lo que él quisiera haber encarnado. O dicho de otro modo: Charlie parece habilitar a Lean on Pete como un ser con el que se puede experimentar el cariño mutuo, a diferencia de lo que ocurre con algunos humanoides que por la película desfilan. Sin embargo, la relación entre Charlie y el hermoso caballo finaliza abruptamente. No les contaré al respecto, pero es de las escenas mejor rodadas que se pueden encontrar en las pantallas. El caso es que Charlie, tras el oasis que ha supuesto la relación con Lean on Pete, sigue el hilo de su búsqueda, que no es otra cosa que construir su propia vida. Esta construcción, no obstante, requiere de una estación necesaria: el encuentro de Charlie con una tía que resultará clave para que el joven empiece a construir la vida que realmente necesita. Por tanto, Lean on Pete es un drama.

Una última nota. Vemos en Lean on Pete ilustres compañeros de viaje, secundarios de lujo. Además de Steve Buscemi, tenemos a Chloe Sevigny, Steve Zahn y Travis Fimmel. La dirección es de Alexander Haigh. Ahora mismo estoy recordando otra película de este director: 45 años (con Tom Courtney y Charlotte Rampling).

Sinopsis Charlie Thompson, un chico de quince años que es abandonado a su suerte por su padre, emprende junto a un caballo de carreras robado un peligroso viaje en busca de su tía, de la cual no tiene noticias desde hace tiempo, y un nuevo hogar.
País Reino Unido
Dirección Andrew Haigh
Guion Andrew Haigh
Fotografía Magnus Nordenhof Jønck
Reparto Charlie Plummer, Travis Fimmel, Steve Buscemi, Chloë Sevigny, Steve Zahn, Thomas Mann, Amy Seimetz, Justin Rain, Frank Gallegos, Rachael Perrell Fosket, Dana Millican, Chris Ihlenfeldt, Lewis Pullman
Género Drama
Duración 121 min.
Título original Lean on Pete
Estreno 18/05/2018

Calificación7
7

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

No hay comentarios

Añade tu comentario