STAR WARS VIII: LOS ÚLTIMOS JEDI (2017), de Rian Johnson – Crítica

Los últimos Jedi

«Los últimos Jedi es una película que se atreve a dar un valiente paso adelante en los planteamientos generales de la saga, pero realizando al mismo tiempo varios pasos atrás en el resto de sus elementos, lo que acaba por lastrar el producto final de forma considerable»

La continuación directa del episodio VII de la saga galáctica sitúa al espectador justo en el punto en el que lo dejó la cinta anterior. De este modo nos encontramos nada más empezar el film con una Resistencia que atraviesa una situación desesperada por repeler los constantes ataques de la Primera Orden, dirigida por el Líder Supremo Snoke y comandada por su discípulo, Kylo Ren. Mientras esto ocurre, Rey acude en busca del maestro Luke Skywalker para ser entrenada en las artes jedi, pero tanto ella como los supervivientes de la Resistencia deben darse prisa en calcular sus próximos movimientos si no quieren sucumbir ante sus enemigos.

Nos encontramos ante una película de ciencia ficción que al igual que su antecesora parte de la a priori buena idea de descubrir una historia de La Guerra de las Galaxias más allá de los hechos narrados en las dos trilogías anteriores. No obstante los problemas que posee la cinta son numerosos y en buena parte debidos a los fallos que ésta arrastra de su predecesora, lo que no hace sino adivinar un futuro no muy halagüeño para esta trilogía, siendo estos básicamente resumibles en tres puntos.

El primero y más importante es el que refiere a la historia, la cual no deja de ser una constante referencia a momentos de los episodios V y VI, siendo lo más destacable la incoherencia que representa todo los que nos es narrado en la presente trilogía con el final del episodio VI, lo que no hace sino que estemos más bien ante un reboot que ante una continuación coherente de la saga. A ello hay que sumar el lastre de los diversos agujeros de un guión que casi parece realizado de forma improvisada y sin que sus innovaciones supongan un acierto, deteniéndose con ello demasiado en momentos que aportan poco a la trama principal, y otorgando mayor importancia a situaciones surrealistas que encajan mal en la narración.

El segundo aspecto que penaliza la cinta es precisamente el que refiere a los personajes. De esta forma, a unos roles no tan interesantes como los vistos en películas anteriores así como a algunas interpretaciones claramente mejorables, hay que sumar una larga lista de personajes metidos con calzador que nada o poco aportan a la trama y que sólo sirven para entorpecerla o quitarle minutos a otros más relevantes. Un ejemplo de ello es el personaje de Rose, interpretado por la actriz estadounidense Kelly Marie Tran. Caso aparte merece el poco desarrollo de determinados personajes ya maltratados en el episodio anterior como la Capitana Phasma, que logra hacer más que bueno cualquier trato recibido tanto por Boba Fett como por Jango Fett en el resto de películas.

En tercer y último lugar nos encontramos ante una película que parece huir de recrear grandes batallas así como escenas de acción emotivas, convirtiéndose en el primer episodio de la saga (Rogue One aparte) sin un combate con sables de luz propiamente dicho. Llamando la atención un abuso excesivo del humor así como la ausencia de un nuevo tema o composición musical destacable, en contraposición al resto de películas.

No obstante y aunque pocos, la película posee puntos positivos, como son el gran manejo de los efectos especiales así como querer innovar y presentarse ante el mundo como un producto distinto a lo esperado, si bien acaba jugando en su contra el llevar a cabo esta jugada con unos elementos ya mencionados para nada sólidos.

Lejos de estar ante la obra cumbre de la saga, como muchos parecen apuntar, y si bien es cierto que los fallos que acarrea la cinta son consecuencia directa de su predecesora, nos encontramos ante una obra que logra rebajar la saga de la consideración de mito a mero cine comercial gracias a un descenso notable en diferentes puntos claves que acaban lastrando el producto final. Dando como resultado una película que ni entretiene ni deja apenas ninguna escena para el recuerdo, y haciendo necesario plantearse si no hubiese sido mejor llevar a cabo en lugar de la presente trilogía, otra bien diferente cuyos postulados básicos se asemejasen más bien a la fantástica trilogía literaria de Timothy Zahn sobre la Nueva República, mejor conocida como Heredero del Imperio.

Sinopsis La malvada Primera Orden se ha vuelto más poderosa y tiene contra las cuerdas a la Resistencia, liderada por la General Leia Organa. El piloto Poe Dameron encabeza una misión para intentar destruir un acorazado de la Primera Orden. Mientras tanto, la joven Rey tendrá que definir su futuro y su vocación, y el viejo jedi Luke Skywalker revaluar el significado de su vida. País: País Estados Unidos
Director Rian Johnson
Guión Rian Johnson
Música John Williams
Fotografía Steve Yedlin
Reparto Daisy Ridley, John Boyega, Adam Driver, Óscar Isaac, Mark Hamill, Carrie Fisher, Kelly Marie Tran, Domhnall Gleeson, Benicio del Toro, Laura Dern, Andy Serkis, Gwendoline Christie, Lupita Nyong’o, Anthony Daniels, Warwick Davis, Justin Theroux, Billie Lourd, Lily Cole, Temirlan Blaev, Sara Heller, Josiah Oniha
Género Ciencia Ficción
Duración 150 min.
Título original Star Wars: The Last Jedi
Estreno 15/12/2017

Calificación3.5
3.5

Comparte este artículo

Jon A. García

Graduado en Derecho y especialista en propiedad intelectual. Entre mis aficiones se encuentra el cine y, como escritor vocacional, me encanta escribir sobre él. Además, me considero un gran aficionado a la paleontología, el deporte, la literatura, la música y los videojuegos.

No hay comentarios

Añade tu comentario