This Is England (2006): Los peligros del nacionalismo

«Estrenada hace poco más de diez años y ambientada hace más de treinta, lo que en This Is England se cuenta sigue vigente y no ha perdido un ápice de actualidad»

This Is England (2006) es la radiografía de un país, de una época, de un momento determinado de la historia reciente. Todo esto, visto a través de los ojos de un niño.

Shane Meadows dirige con ojo crítico una cinta que nos sitúa en la Inglaterra de los años ochenta. Olvídense de fábulas alegres y cómicas narrando la opulencia de la aristocracia o la clase alta británica. Este es un relato a pie de calle, que exuda realidad y focalizado en periferias deprimidas donde la clase trabajadora sobrevive a duras penas.

La película es un disparo certero contra el nacionalismo exacerbado. Contra los discursos populistas de energúmenos que ven en lo diferente una agresión a sus caducos ideales sobre la patria.

El film nos muestra los peligros que subsisten en las palabras lanzadas a diestro y siniestro sobre el orgullo de pertenecer a una nación determinada y como pueden calar en lo más profundo de adolescentes que lo único que quieren es verse integrados en un grupo que los entienda y los apoye.

Claramente emparentado con el cine de Ken Loach, el film es un retrato tragicómico de una pandilla de amigos dividida por un “skinhead” que los apela a luchar en pos de Inglaterra, para que esta vuelva a ser una nación soberana libre de inmigración y construida por y para el ciudadano británico.

Si en la primera mitad de la película seguimos las vivencias de un joven solitario que encuentra su lugar en el mundo bajo el abrazo de unos pacíficos “skins” libres de cualquier tipo de ideología política y que lo único que buscan es pasar el rato con total libertad, en la segunda mitad asistimos al adoctrinamiento político, racista y nacionalista impartido por un cabeza rapada lleno de odio y rabia.

Estrenada hace poco más de diez años y ambientada hace más de treinta, lo que en This Is England se cuenta sigue vigente y no ha perdido un ápice de actualidad. Quizá aquellos que votaron a favor del Brexit debieran revisar está fábula sobre la intolerancia y los estragos de un nacionalismo que desemboca en una violencia brutal y ciega de ira.

Apoyada en una magnífica partitura a cargo de Ludovico Einaudi y una dirección de actores que exhala veracidad, This Is England se convierte en un film imprescindible que debería mostrarse en las escuelas para así evitar la sinrazón y el odio que muchas veces nos depara la vida.

Comparte este artículo

No hay comentarios

Añade tu comentario