Demasiado cerca (2017) de Kantemir Balagov – Crítica

«Demasiado Cerca es una de aquellas películas que conservaremos en nuestra memoria, pues va más allá y más adentro»

Demasiado Cerca es una película capitaneada por el director ruso Kantemir Balagov, a quien no tenía el gusto de conocer. Pero antes de ponerme de rodillas ante él, les diré que en los pases de prensa a los que asisto, para poder luego comentarles la película correspondiente, suele pasar que a la misma hora y en otra sala de la ciudad se presenta alguna que otra película más, lo cual lleva a tener que escoger a ciegas. Pues bien, yo tenía muchas ganas de ver la película de Isabel Coixet, que se presentaba en otra sala y a la misma hora. No me pregunten por qué, pero una desmemoria mía me llevó a que los amigos que comandan El Cine en la Sombra me inscribieran para el pase de Demasiado Cerca. Y debo decir que agradezco a estos chicos, y a mi memoria de ácaro, que indicaran el camino a seguir. Y este camino, convertido en destino inapelable, me llevó a presenciar esta obra de arte que es Demasiado Cerca.

Más que presenciar, lo de Demasiado Cerca es una experimentación en y con todos los sentidos, y de una forma muy intensa y profunda, sin hinchar y sin rodeos. Una maravilla sin paliativos. De aquellas películas que conservaremos todos en nuestra memoria, pues va más allá y más adentro. Lo que explica, cómo lo explica, el trabajo actoral, superlativo en todos y cada uno de quienes vemos en pantalla. Y la actriz protagonista, Darya Zhovner, impresionante en su interpretación.

Otra cosa que les quería comentar. El escribiente cinematofílico que soy piensa que cuando ve una película mala o carente de interés, lo mejor sería no escribir sobre ella. También pienso que escribir sobre una película tan buena, como lo es Demasiado Cerca, hace que escribir sobre ella quede ridículo. Sin embargo, y por fidelidad al compromiso adquirido con Cine en la Sombra, voy a intentarlo.

Estamos en Rusia, cerca de Chechenia, en donde una familia judía desarrolla su actividad cotidiana. La primera media hora es delicada y tierna. El director nos hace pasear por la casa, muy pequeña, y de ahí el nombre de la película, para que  nos encariñemos con los personajes. Y a fe que lo consigue. Ahí vemos, los gestos, las miradas, los abrazos, el cariño que se tienen. Vemos también que se están preparando para una boda, la de uno de sus hijos con una chica de otra familia. También vemos a la actriz principal, que mantiene una relación con un chico de otra tribu. Por consiguiente, durante el primer tramo de la película contemplamos el ambiente, nos sumergimos en él, nos encariñamos con cada uno de los personajes, con el ambiente. Justo después de esta inmersión, ocurre lo siguiente: la pareja que se proyecta casarse, ella y él, son secuestrados por miembros de una mafia. A partir de este hecho, la película da un giro de 180 grados y empieza a mostrarnos otras capas de la existencia de esta familia. Al mismo tiempo, se nos muestran matices, algunos tan contundentes que prefiero no nombrar, pero que forman parte de algunos sucesos acontecidos en esa zona del país. Hay que tener estómago para poder ver, por ejemplo, la escena televisada en la que un grupo radical ejecuta a otras personas. La belleza que percibíamos al principio de la película se va intercalando progresivamente con otro tipo de tejidos emocionales.

El peso de todo el argumento está en el papel de la actriz principal, la cual carga con un sentimiento de minusvaloración. Lo vemos, por ejemplo, en las diferencias, en los favoritismos que ella siente que sobre su hermano ejercen los padres. Toda una lección de psicología hecha arte.

Es decir, estamos ante un trabajo que abarca elementos sociales, políticos, íntimos y psicológicos, tratados todos ellos muy finamente. Volveré a ver Demasiado Cerca un poco más adelante, cuando me haya calmado.

Mientras contemplaba el paso de la película, en la sala, tuve el impulso de ponerme de rodillas en señal de agradecimiento ante semejante maravilla. No lo hice porque la sala es comodísima, el Soho House de Barcelona, y decidí hacerlo simbólicamente.

Sinopsis 1998, Nalchik. Una familia judía está en peligro: el hijo más pequeño y su esposa no vuelven a casa y a la mañana siguiente la familia recibe una nota de secuestro. El rescate que piden es tan alto que la familia se ve obligada a vender su pequeño negocio y a buscar ayuda a su alrededor.
País Rusia
Dirección Kantemir Balagov
Guion Kantemir Balagov, Anton Yarush
Fotografía Artem Emelianov
Reparto Darya Zhovner, Olga Dragunova, Veniamin Kac, Atrem Cipin, Nazir Zhukov
Género Drama
Duración 118 min.
Título original Tesnota
Estreno 22/12/2017

Calificación9
9

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

No hay comentarios

Añade tu comentario