Nuestra hermana pequeña (2015), de Hirokazu Koreeda – Crítica (II)

Nuestra hermana pequeña

«Nuestra hermana pequeña se ve con interés, con cierta implicación, sin sobresaltos. Tampoco logra, ni creo que lo busque, arrebatarnos o conmovernos profundamente.»

Mi relación con el cine de Hirokazu Koreeda no comenzó con buen pie. El primer contacto que tuve con una película realizada por este respetado director japonés fue el visionado de ‘Nadie Sabe’ (Dare mo shiranai, 2004), una de sus películas más aclamadas. Yo tenía unos 18 años, y la película la sufrí. Realmente me pareció un ladrillo. Si con aquella edad hubiese visto ‘Nuestra hermana pequeña’ (Umimachi Diary, 2015), seguro que hubiese pensado algo similar. Y es que nuestra percepción de una película depende mucho de nosotros mismos, de nuestra situación e intereses.

Por tanto, el cine de Koreeda, creo, gustará más a un público de edad madura y, si queremos afinar un poco más, de género femenino. También será disfrutada en mayor medida entre grupos cinéfilos que entre espectadores de grandes salas.

El punto de partida de ‘Nuestra hermana pequeña’ es muy similar al de la mencionada ‘Nadie Sabe’: varios hermanos son abandonados por sus progenitores a una edad temprana y deberán salir adelante por sí solos. También comparten algunos temas recurrentes en la filmografía del director como es la familia (‘Still Walking’), la muerte (‘After Life’), o la representación de lo cotidiano (‘Hana’). Y por último algunos defectos como el excesivo metraje.

Nuestra hermana pequeña

Sin embargo, la nueva película de Koreeda es más liviana, más tranquila, menos dramática. Para mi gusto, demasiado bondadosa. La palabra que mejor la define, por lo tanto, es “agradable”. Se ve con interés, con cierta implicación, sin sobresaltos. Tampoco logra, ni creo que lo busque, arrebatarnos o conmovernos profundamente.

En el mundo que se nos presenta no hay maldad como tal. Los antagonistas lo son más por débilidad que por otra cosa. Las dificultades siempre parecer hacer crecer a los personajes. Los problemas siempre ensanchan el espíritu de sus víctimas y ningún personaje es consumido por el rencor o la frustración.

Por contra, su gran virtud, pilar sobre el que se sostiene la película, es la enorme implicación del espectador con las dos protagonistas, interpretadas de forma admirable por Haruka Ayase (‘Cyborg She’) y Masami Nagasawa (‘I am a Hero’). Al rato de haber empezado la película sentimos, o al menos este ha sido mi caso, que las queremos un poquito, punto que es clave para seguir con atención la vida cotidiana, sin excesivos momentos relevantes, de esta familia compuesta únicamente por cuatro hermanas.

Ir a Actual 2016

Nuestra hermana pequeña

Comparte este artículo

Arturo G. Maiso

Tras estudiar comunicación audiovisual y cine, se especializó en comunicación multimedia y marketing online. Ha fundado la empresa AGM Comunicación Multimedia y la web El Cine en la Sombra.

No hay comentarios

Añade tu comentario