Lo que esconde Silver Lake (2018) de David Robert Mitchell – Crítica

Cuatro años después de sorprender al mundo del cine con la aclamada cinta de terror It Follows, el director americano se alía con Andrew Garfield para traernos una historia disparatada, mezcla de surrealismo y cine negro, que convierte las afueras de Los Ángeles en un escenario donde puede pasar, literalmente, cualquier cosa. Y eso que, al principio, arranca con un punto de partida de sobras conocido, casi arquetípico. Un joven sin trabajo y con mucho tiempo libre malgasta sus días fumando en la terraza hasta que conoce a una atractiva vecina que desaparece de forma misteriosa. Sí, lo hemos cien veces. Lo que viene después… ni una sola.

Lo que esconde Silver Lake es una película difícil de clasificar, puesto que salta de género a la misma velocidad que su guion cambia de dirección. Y, créanme, eso significa mucha velocidad. Mitchell, director y guionista, no muestra reparos en rodar todo lo que se le pasa por la cabeza, aunque exhibe una loable capacidad para mantener el equilibrio y ganarse la confianza del espectador. Durante buena parte de la película, no sabes a dónde te está llevando, pero intuyes que merecerá la pena y te limitas a disfrutar del viaje. Andrew Garfield se entrega a un personaje que le va perfecto, y su mezcla de incredulidad y resignación ante lo que va sucediendo provoca algunos momentos bastante cómicos. Asesinos de perros, mensajes ocultos, millonarios desaparecidos, fiestas secretas, sectas, e incluso una gran conspiración para dominar el mundo, son sólo algunas de las variopintas situaciones a las que deberá enfrentarse mientras busca a la chica de sus sueños.

Por supuesto, para que todo eso te quepa en una sola película, ésta tiene que durar más de la cuenta. A pesar del ritmo trepidante, los casi 140 minutos de metraje acaban pesando al final; cuando el misterio se resuelve, pero la película continúa y termina desinflándose. Es una lástima que el director no encontrara una manera mejor de concluir su historia, puesto que te deja con la sensación de haber corrido una carrera y haber llegado andando a la meta.

Uno de los grandes aciertos de la película es la ambientación. El contraste entre la zona este de Los Ángeles y el centro de la ciudad, las vistas del lago que da nombre a la película, e incluso el archiconocido paisaje del parque Griffith, ayudan a dar vida a una historia que, tal y como nos la cuentan, no podría haber sucedido más que allí, en la cuna del entretenimiento y la cultura pop.

Vayan a verla. Tanto por sus virtudes como por sus defectos,Lo que esconde Silver Lake es una de las pelis más singulares del año.


Sinopsis Sam anda muerto de aburrimiento. Ningún aliciente hasta ese día en que descubre a una nueva vecina sexy, deslumbrante y, de repente, desaparecida. Y aún hay mayores rarezas esperando a Sam, porque por el barrio anda suelto un asesino de perros…
País Estados Unidos
Dirección David Robert Mitchell
Guion David Robert Mitchell
Música Rich Vreeland
Fotografía Mike Gioulakis
Reparto Andrew Garfield, Riley Keough, Callie Hernandez, Topher Grace, Jimmi Simpson, Riki Lindhome, Summer Bishil, Zosia Mamet, Patrick Fischler, Laura-Leigh, Grace Van Patten, Allie MacDonald, Rex Linn, Sydney Sweeney
Género Thriller
Duración 140 min.
Título original Under the Silver Lake
Estreno 28/12/2018

Calificación8
8

Comparte este artículo

Alberto Merino

Nací en Madrid en 1989 y, desde pequeño, he consumido dosis poco recomendables de ficción, ya sea en formato libro, película, serie o cómic. Al final, terminé estudiando industriales, pero siempre me he sentido más artista que ingeniero. Incluso publiqué una novela, "Las lágrimas del escorpión", cuando tenía 24 añitos. Aunque suelo presumir de mi buen gusto cinéfilo, tengo dos vicios inconfesables: las comedias románticas y las películas de tiburones. Para mí, Tarantino es el GOAT indiscutible.

No hay comentarios

Añade tu comentario