Tres anuncios en las afueras (2017) de Martin McDonagh – Crítica

Tres anuncios en las afueras

«Tres anuncios en las afueras nos cuenta la historia de un fracaso policial. Una madre cuya hija ha sido violada y asesinada, mujer de gran energía y carácter, no acepta el hecho de que la policía haya fracasado a la hora de encontrar a los autores del crimen y manifiesta una y otra vez su protesta»

En el momento de escribir estas líneas y justo antes de su estreno en España, el actor Sam Rockwell y Frances McDormand acaban de recibir el premio al Mejor Actor de Reparto y el premio a la Mejor Actriz Protagonista, respectivamente, en la 75 edición de los Globos de Oro por su intervención en Tres anuncios en las afueras (Three Billboards outside Ebbing). No sólo eso: también ha recibido el premio a la Mejor Película Dramática y al Mejor Guión. De hecho, si alguna película puede considerarse vencedora de esta edición de los Globos de Oro es, precisamente, esta cinta dirigida por Martín McDonagh y que ha contado con la presencia inestimable, además de los premiados, de Woody Harrelson.

Tres anuncios en las afueras nos cuenta la historia de un fracaso policial. Una madre cuya hija ha sido violada y asesinada, mujer de gran energía y carácter, no acepta el hecho de que la policía haya fracasado a la hora de encontrar a los autores del crimen y manifiesta una y otra vez su protesta. Hay mucha irracionalidad en esta mujer y, también, mucho dolor. Todo ello se transforma en agresividad, hacia la policía y hacia el hipotético presunto culpable del crimen. ¿A qué viene el título? Sencillo: en las entradas a la ciudad, la madre coloca tres anuncios exigiendo eficacia al sheriff y recordando lo que ha ocurrido con su hija. La historia, en realidad, se desencadena a partir de estos tres anuncios y adquiere la forma de una comedia negra.

Woody Harrelson es el sheriff y San Rockwell su ayudante, Frances McDormand la atribulada madre. Podemos recordar el papel protagonista de esta última en la serie Olive Kitteridge, en la que afrontó un personaje protagonista similar. Pues bien, el trío compone una interpretación extraordinaria que logra emocionar al espectador y transmitirle las posiciones de cada uno. La historia transcurre en el viejo Sur de los EEUU, -concretamente en Ebbing, Missouri-  la zona de los EEUU a la que se atribuye el mayor nivel de personajes anómalos por kilómetro cuadrado, unido a prejuicios raciales, sectarismo religioso y tradiciones periclitadas. Este era, sin duda, el emplazamiento ideal para una película de este tipo. Ahora bien…

Si debiéramos fiarnos de las series de televisión, los CSI, los Ley y Orden, los Mentes Criminales y demás, podría parecer que en los EEUU la mayoría de crímenes se resuelven con la llegada de un equipo forense que quita la respiración, con unos agentes entregados o con unos psicólogos para los que la mente humana no tiene secretos. En realidad no es así: en los EEUU la resolución de casos criminales es una de las más bajas del mundo: un tercio de los asesinatos jamás se resolverán y el 85% de los robos quedarán impunes, dos tercios de las violaciones nunca serán aclarados por muchas pruebas de ADN que se exhiban en las series. Una cosa es lo que vemos en el plasma y otra muy diferente el panorama de la “América real”. Y éste resulta francamente desolador.

Para colmo, el policía medio que asume el mantenimiento del orden público y la investigación criminal, no son los pulidos y eficientes agentes del FBI o los forenses o psicólogos implicados hasta las trancas en su trabajo, sino, en buena medida, incompetentes rodeados de incompetentes y, en muchas ocasiones, con tendencia a la violencia y al abuso de autoridad, aquejados de los prejuicios habituales en las sociedades rurales.

Entendiendo esto, se entiende mucho mejor la actitud de la protagonista, su dolor, su impotencia y esa sensación de que aquello que no haga ella, no lo harán las autoridades. Es el legado de los EEUU que han dejado los últimos presidentes del país y el que, sin duda, dejará también Donald Trump. Los EEUU, la mayoría de los EEUU son así, salvo que uno se pasee por Broadway, surfee en las playas de Florida o recorra los lugares más “in” de California. El extraordinario éxito que ha tenido esta cinta desde su estreno en los EEUU el 10 de noviembre de 2017, se debe precisamente a presentarnos una realidad sin concesiones. Pero también a que el guión está extraordinariamente afinado, los personajes parecen haber sido diseñados y descritos con calibrador, los diálogos resultan antológicos para describir el estilo de vida, los ideales y la mentalidad de zonas enteras de aquel país. Y en cuanto a los actores elegidos para interpretarlos hubiera sido difícil encontrar a otros que se adaptaran mejor a sus rasgos y temperamentos. Tal ha sido su secreto del éxito.

No hay que olvidar tampoco el momento que vive Hollywood y que ha beneficiado a Tres anuncios en las afueras. Para la Meca del cine este ha sido en rigor un “annus horribilis” a causa de la salida a la superficie de algo que, en realidad, ya estaba presente desde el primer tercio del siglo XX y que había sido denunciado, entre otros, por Kenneth Anger en su libro Hollywood Babylonia. Aquello no es precisamente el paraíso de la moralidad y de la igualdad sexual. Quien tiene el poder en los estudios, quien abre y cierra las puertas a actores y actrices, puede dar rienda suelta a su sexualidad: quien quiera progresar, callará lo que ve o lo que experimenta. Hombre o mujer.

Pues bien, este año, la salida a la superficie de los abusos repugnantes cometidos por el productor Harvey Weinstein y que han arrastrado a otros a revelar episodios similares, sigue pesando en este momento sobre Hollywood y ha sido el causante de que películas que denuncian la impasibilidad y la indiferencia ante casos de violaciones pasen al primer plano. Es la forma en la que la gente de Hollywood recuperará la buena conciencia…

Para un espectador español, Tres anuncios en las afueras le generará la extraña sensación de haber viajado a los EEUU, estar sentado en un porche, en cualquier bar o esperando algún medio de transporte y oír las conversaciones que se están desarrollando a nuestro alrededor y que, habitualmente –damos fe de ello- tienen unos niveles ultramontanos de incorrección política. Sólo por eso, para conocer la realidad, aquí y ahora, de los EEUU, vale la pena ver esta película.

Sinopsis Mildred Hayes, una mujer de 50 años cuya hija ha sido asesinada, decide iniciar por su cuenta una guerra contra la policía de su pueblo al creer que están más interesados en torturar a los afroamericanos que en hacer justicia.
País Estados Unidos
Dirección Martin McDonagh
Guion Martin McDonagh
Música Carter Burwell
Fotografía Ben Davis
Reparto Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell, Peter Dinklage, John Hawkes, Abbie Cornish, Caleb Landry Jones, Samara Weaving, kerry Condon, Nick Searcy, Lucas Hedges, Michael Aaron Milligan, Lawrence Turner, Amanda Warren, William J. Harrison, Sandy Martin, Christopher Berry, Zeljko Ivanek
Género Thriller
Duración 112 min.
Título original Three Billboards Outside Ebbing, Missouri
Estreno 12/01/2017

Calificación7.5
7.5

Comparte este artículo

Amor DiBó

Trabaja en el mundo editorial, y le gusta la arquitectura, viajar, el cine, la robótica-nanotecnología, hacer tortilla de patata, el té y la buena educación.

No hay comentarios

Añade tu comentario