Barakah Meets Barakah (2016), Mahmoud Sabbagh – Crítica

Barakah Meets Barakah

«Barakah Meets Barakah es una película ligera, con mucho humor y cuya importancia reside en la crítica que realiza de la sociedad saudí.»

Película saudí que se llevó el Premio del Jurado Ecuménico en la sección Forum de la Berlinale. Un hombre que trabaja para el gobierno asegurándose de que se cumple la ley en las calles conoce a una modelo que es famosa por su actividad en las redes sociales. Barakah es tanto un nombre propio como una palabra que significa bendición. Este encuentro, además de cambiar la vida de los dos, pondrá de manifiesto las dificultades para establecer una relación sentimental en un país con tamaña rigidez moral. El sarcasmo y la ironía se presentan como aliados de esta película que critica las convenciones sociales de Arabia Saudí.

La palabra Barakah funciona a dos niveles –ojo spoiler–. En primer lugar, literalmente, pues ambos protagonistas se llaman Barakah. Esto refuerza la idea de que su encuentro es voluntad del destino. En segundo lugar, Barakah significa bendición, lo que despliega una ironía, pues las connotaciones inmediatas de la palabra son religiosas, pero a nivel metafórico se refiere al amor. Lo paradójico de todo esto es que ambos encuentran el amor y con él suplantan al aspecto religioso, que es el que impone trabas morales, de tal manera que se crea una tensión irresoluble entre los dos elementos.

Barakah Meets Barakah es una película ligera, con mucho humor y cuya importancia reside en la crítica que realiza de la sociedad saudí. Mahmoud Sabbagh presenta las paradojas de la sociedad a través de los dos protagonistas: él es un hombre que trabaja para el estado y que se encarga de que se cumplan las normas, pero al mismo tiempo es flexible y permisivo con los que las incumplen. Por si esto fuera poco, en su tiempo libre tiene aspecto de hippie y cuando quiere regalar algo a la chica le compra un tanga. Ella es una mujer moderna, famosa en las redes sociales, que critica al capitalismo y a las grandes empresas, pero que es famosa gracias a ellas –redes sociales creadas por grandes empresas–. En los vídeos que sube no enseña la cara entera porque en Arabia Saudí está mal visto. Así que utiliza herramientas occidentales, pero atendiendo a las normas saudíes.

El conflicto principal de la película es la dificultad que encuentran ambos para que su relación siga adelante. Tendrán que esforzarse para poder desarrollar su relación en una sociedad en la que hombres y mujeres no pueden estar juntos en espacios públicos sin haberse casado. Sabbagh recurre al absurdo, la ironía y el sarcasmo para hacer hincapié en todas esas incongruencias que presenta la sociedad saudí respecto a las relaciones entre hombres y mujeres. Supongo que una de las preguntas sería: cómo es posible que el país adopte ciertas tendencias de Occidente –en este caso, las redes sociales o la posibilidad de ser modelo– y no evolucione con el mismo ritmo a nivel social.

Como notas negativas… Creo que la relación amorosa podría haberse desarrollado mejor, con mayor intensidad, falta conexión y emotividad entre los dos protagonistas. Las interpretaciones no son todo lo buenas que deberían, especialmente la de la mujer (Fatima Al-Banawi), pues traspasa fácilmente la frontera de la sobreactuación –la perdonamos porque no es actriz profesional–. La fotografía es mayormente funcional, para cumplir, aunque sí que hay algún destello que otro. En general, los aspectos técnicos son correctos, pero nada más allá. No obstante, nada de esto empaña el resultado final.

Destacaría una reflexión que llega a través de las palabras del chico cuando critica a su padre diciéndole que su generación tuvo mayor libertad y más facilidades para disfrutar de la vida, pero que han sido incapaces de luchar para que esa libertad se mantenga para las generaciones posteriores. Es cuanto menos curioso que la sociedad saudí haya sufrido un retroceso respecto al siglo XX y que los jóvenes de hoy en día vean cómo la rigidez moral y la importancia de las convenciones sociales, de mano de la religión, se intensifican. Una de las dudas que surge tras el visionado es cómo las autoridades saudíes han permitido que esta película salga a la luz. ¿Estaremos ante el primer paso de una (r)evolución?

Barakah Meets Barakah

Comparte este artículo

Jaime Fa de Lucas

Graduado en Estudios Ingleses, con un Máster en Estudios Literarios y actualmente cursando el Doctorado. Redactor jefe de cine en Culturamas y colaborador en otros medios. Apasionado de la literatura, el cine y la música, tanto a nivel crítico como creativo.

No hay comentarios

Añade tu comentario