El niño y la bestia (2015), de Mamoru Hosoda – Crítica

El niño y la bestia

«Fantástica, divertida, enternecedora, y llena de simbolismo, El Niño y la Bestia nos demuestra una vez más las maravillas del cine de animación japonés.»

Maestros. Maestros aquí, maestros allá. Esos grandes desconocidos que ves aparecer por tu aula con aires de enciclopedia impenetrable, a quien todos los alumnos temen enfrentarse a menos que quieras suspender o ser conocido como el insensato de la clase. Maestros. Esas personas a las que si das la oportunidad, te mostrarán un camino de luces y sombras y que los responsables de que te duelan los ojos al descubrir las misteriosas verdades o mentiras de este mundo (como respondería Morfeo a la pregunta de Neo “¿Por qué me duelen los ojos?” en Matrix – 1999 – “Nunca los habías usado”).

Aunque no es la primera vez que el cine nos muestra el lado más personal de los maestros, que nos hace conocer esa vida paralela en la que ellos viven y los alumnos apenas imaginan (al menos cuando somos niños), Mamoru Hosoda, guionista y director de esta película, ha dado un paso más allá, creando una maravillosa historia de animación en la que estos dos mundos paralelos (de maestros y alumnos) adquieren un nuevo sentido, arrastrando tras de sí un importante contenido moral. El ser humano destrozando su propio mundo, el “Homo homini lupus” o “El hombre es un lobo para el hombre” (Thomas Hobbes, De Cive, 1642), que en sí mismo es amaestrado y educado una vez más por la propia naturaleza, que ofrece sus armas para combatir el gran enemigo por antonomasia, el mal.

Kyuta, el protagonista de esta historia, es el héroe valiente, rebelde y algo arrogante, que perdido en su existencia por el fallecimiento de su madre, decide refugiarse en un mundo paralelo lleno de seres animales, cuya civilización cautivará su infantil corazón. Kumatetsu, un oso guerrero aún más arrogante que Kuyta, se convierte en nuestro pícaro ídolo, fiel a su alumno y a su espada, cuya sobresaliente valentía se convertirá en la solución a todos los problemas de esta historia. De nuevo resulta ser un animal el mejor amigo del hombre, o en este caso, la espada de su alma.

Fantástica, divertida, enternecedora, y llena de simbolismo, El Niño y la Bestia nos demuestra una vez más las maravillas del cine de animación japonés, que hace ya años conquistó nuestros corazones y filmotecas en especial gracias al trabajo del más que aplaudible Studio Ghibli con películas como Mi vecino Totoro (1988), La princesa Mononoke (1997), El viaje de Chihiro (2001), o El castillo ambulante (2004). Si Hayao Miyazaki nos llegó al alma, Mamoru Hosoda es sin duda su fiel heredero. Kyuta, Kumatetsu, Kaede, el Gran Maestro y el resto de personajes de este excepcional trabajo cinematográfico, tanto visual como sonoro (música original compuesta por Masakatsu Takagi), nos transporta a un nuevo universo de belleza y honor, donde la sabiduría y respeto priman ante los vicios y miedos del ser humano.

Con innumerables referencias literarias y cinematográficas (no sólo el cine de animación japonés), como El libro de la selva (Rudyard Kipling, 1894), El Mago de Oz (W. W. Denslow, 1900), Alicia en el País de las Maravillas (Lewis Carroll, 1865), La Bella y la Bestia (Gary Trousdale, Kirk Wise, 1991), La Historia Interminable (Michael Ende, 1979), The Karate Kid (John G. Avildsen, 1984) o por increíble que parezca la propia Jurassic Park (Steven Spielberg, 1993), mostrando a Ichirohiko, el antagonista de esta historia, llevar su propia bestia al mundo de los humanos localizado particularmente en Japón, esta película proyecta nuestra fantasía, haciéndonos pasar dos horas de increíble e inolvidable espectáculo. El Niño y la Bestia no sólo es una película recomendable, es una película imprescindible.

El niño y la bestia

Sinopsis Kyuta es un niño solitario que vive en Tokio, y Kumatetsu es una criatura sobrenatural aislada en un mundo fantástico. Un día, el niño cruza la frontera al otro mundo y entabla amistad con Kumatetsu, que se convierte en su amigo y guía espiritual. Este encuentro les llevará a vivir multitud de aventuras.
País Japón
Director Mamoru Hosoda
Guión Mamoru Hosoda
Música Masakatsu Takagi
Fotografía Animation
Reparto Animation
Productora Studio Chizu / NTV
Género Animación
Título original Bakemono no Ko
Duración 119 min.
Estreno 22/04/2016

Trailer

Calificación7.5
7.5

Comparte este artículo

1 comentario

Añade tu comentario

Escribe un nuevo comentario