El gran Buster (2018), de Peter Bogdanovich – Crítica

Creemos conocer la vida de Buster Keaton. Pero sí quieren hacerlo de verdad, deben darse el gusto de ver éste documental: El gran Buster.

Calificamos como grandes a demasiadas personas del adorado mundo del espectáculo, cuando en realidad son muy pocos; haciendo que ése apelativo, “grande”, pierda su valor. Pasa a ser uno más, otro del montón, aunque se diría que el montón se vacía y los grandes son cada vez más numerosos. 

71 años de vida, la que se narra en éste documental, le dieron a Joseph Frank “Buster” Keaton para mucho. Su pasión por provocar la risa, le llevó a jugarse la vida muchas veces. No digo que los aplausos carecieran de importancia para él, probablemente eran el mejor pago que podía esperar; muy poco antes de su muerte, afirmaba sorprendido en el festival de Venecia, su extrañeza al ver que sus películas, 50 años después, aún tuviesen la fortaleza cómica necesaria, para ser correspondidas con un aplauso de diez minutos como reconocimiento a su carrera.   

Buster Keaton sí era grande. Como persona, un ser humano generoso, vital y, sin embargo, entristecido. Esa tristeza tal vez sea lo más secreto de su personalidad y paradójicamente también, el manantial del que nutría su humor.   

Creemos conocer la vida de Buster Keaton pero sí quieren hacerlo, deben darse el gusto de ver éste documental. Personalmente, había creído siempre que terminó sólo y  alcoholizado, una muerte particularmente odiosa, tratándose de la de un cómico. Peter Bodganovich, el magnífico director de La última película, me sacó de esa confusión. Keaton supo salir del alcohol y volver al trabajo, asumiendo los riesgos que corría, dada su avanzada edad. Fue entonces cuando la mejor de las suertes, esa que no había tenido con sus películas, se presentó en forma de mujer, más joven que él y tan cariñosa como se merecía. 

71 años de vida, la que se narra en éste documental, le dieron a Joseph Frank “Buster” Keaton para mucho. Su pasión por provocar la risa, le llevó a jugarse la vida muchas veces.

Más que una crítica, dirán con razón que se trata de una crónica sentimental, alabando las bondades del actor, guionista y director de cine; claro que sí, me embargan el respeto, la admiración y devoción más rendidas ante alguien tan Grande, agigantado desde su inicio infantil en el mundo del vodevil de la mano de sus padres, fiel a su amigo Roscoe Arbuckle, hasta que la carrera de éste terminó abruptamente. Humilde como ya no se conoce a nadie en el mundo del espectáculo y tan serio y profesional como para no admitir ser doblado, por más duro que fuera el plano o peores riesgos corriese al hacerlo.

Con Keaton siempre me he preguntado a qué se debía que nos pareciese además tan buen actor. Tras ver el documental y recapacitar por enésima vez sobre ello, creo que no se trata de microscópicos cambios faciales que no percibimos dada la rapidez de sus veloces montajes, sino más bien de un profundo conocimiento del cine y sus teorías y, en particular, la del efecto Kuleshov.    

Lev Kuleshov alternó, en un montaje que probó después ante el público, el mismo corte de un actor inexpresivo, colocado delante de un plato de sopa, un ataúd y una niña jugando. La sorpresa llegó cuando el público afirmó que ése mismo corte de un actor inexpresivo, cambiaba su expresión, cabría añadir, como por arte de magia, ante la sopa, el ataúd y la niña. De modo que en cada fragmento, la expresión facial del actor era distinta de las otras y se correspondía con el apetito por la sopa, la lástima ante el ataúd y la ternura por la niña jugando.  

Keaton sabía muy bien lo que hacía porque conocía muy bien su oficio. Por eso y tantas otras cosas, fue verdaderamente un Grande.


Sinopsis ‘The Great Buster’ celebra la vida y la carrera de uno de los cineastas más prolíficos e influyentes de Hollywood, Buster Keaton.
País Estados Unidos
Dirección Peter Bogdanovich
Guion Peter Bogdanovich
Fotografía Dustin Pearlman
Género Documental
Duración 102 min.
Título original The Great Buster
Estreno 01/08/2019

Calificación8
8

Share this post

No existen comentarios

Añade el tuyo