Hello, my name is Doris (2015), de Michael Showalter – Crítica

Hello, My Name Is Doris

«El talento de la veterana actriz Sally Field convierte a Hello, my name is Doris en una película mejor de lo que es.»

Para empezar, aviso de que se trata de un recital de Sally Field. Por tanto, no apta para quienes no la valoraron en sus años más mozos. Y muy apta, mucho, para quienes la admiran sea lo que sea que haga.

Está claro que no vamos a descubrir a Sally Field en esta película, si no lo hicimos antes. Sin embargo, como se trata de una comedia ácida con algún tinte de melodrama, veremos en Hello, my name is Doris una buena parte del repertorio de registros de esta gran actriz. Así, pues, un trabajo que gira en torno al personaje que encarna Sally Field, Doris.

Doris es una mujer en edad de jubilarse. Nos la encontramos trabajando en una oficina, a la que llega un jefe nuevo, un hombre joven que provoca en Sally unas fantasías amorosas. El entorno no favorece. No favorece, puesto que el hombre tiene novia, porque hay una diferencia de edad, etcétera. Y tampoco lo favorece, pues Doris es alguien que no parece encajar en la cultura de la empresa (demasiado mayor para el estilo que impera); o porque Doris tiene una mentalidad demasiado joven como para encajar en su entorno familiar. De hecho, quien más la apoya en sus fantasías es su sobrina adolescente, que es quien la pone en la vía de internet para ayudarla a conseguir sus propósitos.

Para no extenderme más en los detalles, les diré que la relación progresa (hasta cierto punto). Y tiene un final que parece abrir aún más las posibilidades. Es un tipo de final que veo que abunda en otras películas de la temporada. Es decir, dejar una puerta abierta, para que cada espectador se las componga acerca del futuro de la historia que la pantalla le propone.

Un motivo de reflexión que me ha provocado esta película gira en torno a la habilidad que tiene el cine, y el americano en especial, para tomar un asunto serio y transformarlo en algo casi risible. A mi me parece que el tema afectivo, el enamoramiento, y más cuando sobre una de las figuras se yergue lo obvio del paso del tiempo, me parece un tema que contiene mucho de drama. Debo decir que la capacidad de Sally Field para expresar dicho drama convierte a Hello, my name is Doris en una película mejor de lo que es. Es decir, la película se hace buena gracias a Sally Field.

A parte de la historia relativa a las pretensiones de Doris por entablar una relación amorosa con este hombre doblemente joven, hay en Hello, my name is Doris algunos elementos que hacen de la película atractiva, a parte de para admiradores de Sally Field, a quienes les interese la psicología positiva, el coaching, el feng shui y a Baby Goya and the Nuclear Winters. Y con esto ya lo he dicho todo.

Hello, My Name Is Doris

Sinopsis Un seminario de autoayuda inspira a Doris, una mujer sesentañera, para perseguir románticamente a su joven y nuevo compañero de trabajo.
País Estados Unidos
Director Michael Showalter
Guión Michael Showalter, Laura Terruso
Música Brian H. Kim
Fotografía Brian Burgoyne
Reparto Sally Field, Max Greenfield, Beth Behrs, Wendi McLendon-Covey, Stephen Root, Elizabeth Reaser, Isabella Acres, Kyle Mooney, Natasha Lyonne, Kumail Nanjiani, Caroline Aaron, Tyne Daly, Peter Gallagher, Rebecca Wisocky, Amy Okuda
Productora Frame Switch / Haven Entertainment / Red Crown Productions
Género Romance
Duración 95 min.
Título original Hello, My Name Is Doris
Estreno 05/08/2016

Trailer

Calificación5
5

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

No hay comentarios

Añade tu comentario