Little Boy (2015), de Alejandro Monteverde – Crítica

Litle Boy

Decir que ‘Little Boy’ es una película poco convencional es como no decir nada, y más siendo como es ésta una época en la que diversas placas tectónicas culturales están entrando en colisión. Hay momentos en que lo aparentemente rupturista acaba siendo, y así lo veo, una impostación; vamos, que en realidad nada cambiamos. Y por más que queramos innovar, lo que acabamos haciendo es más de lo mismo. Es decir, volvemos, porque no salimos de ellos, sobre los mismos temas. Lo vemos, por ejemplo, en los rifi-rafes en política, en el arte, en la literatura, en el cine mismo, o entre lo científico y lo espíritual, o con el tema de la multiculturalidad y el dogmatismo, que no cesa, por más que nos advirtamos a nosotros mismos de no caer en él. Y precisamente, del dogmatismo y de su contrario, la apertura de mente, es de lo que trata en el fondo la película.

Así, pues, ‘Little Boy’ expone el drama humano de un modo en el que se alterna lo amable y lo tragicómico. Se la podría etiquetar, por abundar en categorías, como de realismo mágico. También, cómo no, y aquí está la cuestión, de la ética, de la filosofía; con un tema de fondo que resulta ser el desarrollo de la confianza en uno mismo. Y más, según vemos en ‘Little Boy’, cuando esta confianza está siendo zarandeada continuamente, acaso para poderla robustecer. Y eso lo digo porque el personaje al que llaman Little Boy es el hallazgo central de la película, del director y del productor, por cierto, mexicanos ambos. Little Boy es Jakob Salvati, un jovencísimo actor, el cual personifica al protagonista de la película. El es el amo y señor, con un talento descomunal, dicho sea de paso, que nos va llevando por el camino de iniciación que interpreta.

Podríamos decir que ‘Little Boy’ se inicia con el joven protagonista, acuérdense: Jakob Salvati, actor, siendo menospreciado por sus compañeros de colegio. La excusa, el menosprecio, le viene por una estatura relativamente inferior a la normal. Sin embargo, es éste el detalle que sirve de trampolín para entrar en el drama de iniciación de toda persona que esté dispuesta a ir más allá de la categoría que los demás le han impuesto. Esta categoría, el desprecio de un congénere por otro, es la que sirve para el desarrollo de un guión en el que luego, y lo vamos viendo con el desarrollo de la película, va ramificándose en otros aspectos relativos al menosprecio, la xenofobia y el dogmatismo.

Entonces, ‘Little Boy’ trata del amor y del odio, de la comprensión, de la incomprensión, del respeto, de lo brutal, de lo digno y de lo indigno. También, del miedo que el humano siente ante lo que no comprende o no quiere comprender. El personaje que interpreta Jakob Salvati escenifica a la perfección las dualidades humanas, ya sea porque las sufre por pasiva, a través de su hermano, por ejemplo; o por activa, siendo él mismo igual de prejuicioso que el resto de la horda que le rodea. Y aquí está el asunto de la película: la transformación de una mirada, inicialmente tan prejuiciosa, mediante la experimentación de situaciones de gran significado emocional, psicológico y simbólico. En realidad, ‘Little Boy’ es toda ella una parábola de un proceso que las personas vamos viviendo, ya sea en el escenario propio de un alma infantil, como es el caso, o en cualquier otro contexto en el que una persona esté dispuesta a tomar conciencia acerca de las contradicciones humanas en un ambiente hostil.

Little Boy, Jakob Salvati, es en realidad un gigante. No es un mero niño pequeño, y ni tan sólo por ser pequeño de estatura. Se trata, en realidad, de la personificación de nuestra alma humana, tan pequeña en el fondo. El personaje que encarna es alguien que nos puede enseñar a crecer, a ayudar a que el alma crezca, si queremos ver en su transformador tránsito el nuestro propio. Somos nosotros mismos abriendo nuestra mirada, nuestra alma, presta a ir más allá de los prejuicios sociales. Sin embargo, y este es el asunto, quien escenifica esta transformación no es un filósofo que estuviera observando el asunto desde la distancia. Es más bien lo contrario: un niño que ha sufrido la burla de otros niños, entre otros sufrires. ‘Little Boy’ es, pues, la historia de una transformación que lleva a alguien, y lo salva en cierto modo, de confiar en el mundo de las categorías humanas, tan contradictorias como crueles, a confiar en sí mismo.

En este sentido, un diálogo aparentemente colateral, el que sostienen el cura (Tom Wilkinson) con el ciudadano japonés que es objeto de rechazo por parte de sus convecinos, nos muestra el contraste entre una fe basada en la existencia de Dios (el “amigo imaginario”) en choque con una fe basada en saber creer en uno mismo. En este sentido, la conversación, de apenas unos minutos, contiene la clave ontológica en la que se sostiene la película.

Little Boy’ es una película de niños para adultos; o, si lo prefieren, de adultos para niños; o, así la percibí, para cualquier persona que acepte que todavía es un niño que necesita aprender a confiar en sí mismo -y no tanto en las prejuiciosas y mezquinas categorías de los humanos-, pues tiene la habilidad de explicarnos una idea de fondo de tal manera que cada cual podrá encontrar en ella un reflejo vivo e ilustrativo acerca del mundo en que vivimos, pues, como decía al principio, el dogmatismo y la xenofobia siguen estando ahí.

Además de lo que les acabo de comentar, en la película se exponen otras historias que aportan emociones y detalles que muchas personas apreciarán. Por ejemplo, otro tema que ‘Little Boy’ aborda gira en torno a nuestra relación con lo visible y lo invisible, con la certidumbre y la incertidumbre; o lo que es lo mismo: acerca de nuestro modo de gobernamos ante situaciones que nos superan -por ejemplo, en la película: ante la supuesta certeza de la muerte de un padre cuyo cadáver no hemos visto, aunque éste reaparece luego como herido de guerra-. Sin embargo, he preferido pasarlas por alto en este escrito pues entiendo que son colaterales en relación al tema central.

Litle Boy

Sinopsis Años 40. En un pequeño pueblo de EEUU vive un niño de 7 años que padece problemas de desarrollo. Cuando su padre, casi su único amigo, se marcha al frente a combatir en la Segunda Guerra Mundial, el chico tendrá que enfrentarse no sólo a la crueldad de sus compañeros de clase, sino también a la de sus vecinos.
País México
Director Alejandro Monteverde
Guión Alejandro Monteverde, Pepe Portillo
Música Stephan Altman, Mark Foster
Fotografía Andrew Cadelago
Reparto Jakob Salvati, Emily Watson, Kevin James, Tom Wilkinson, Cary-Hiroyuki Tagawa, Eduardo Verástegui, Ben Chaplin, David Henrie, Michael Rapaport, Ted Levine, Abraham Benrubi, Ali Landry, Candice Azzara, Toby Huss, Kelly Greyson, Matthew Scott Miller, Mary Stein, Matthew J Cates
Productora Coproducció México-EEUU; Santa Fé Films / Metanoia Films
Género Drama
Duración 100 min.
Título original Little Boy
Estreno 30/10/2015

Trailer

Calificación7
7

Share this post

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

No existen comentarios

Añade el tuyo