Los nenúfares de Monet (2018) de Gianni Troilo – Crítica

Los nenúfares de Monet

«Los nenúfares de Monet trata la historia del pintor de manera lenta, profunda y vivaz»

Claude Monet fue uno de los creadores del impresionismo, si no el máximo exponente del movimiento. Durante toda su obra intentó plasmar la luz y el agua. Algo que el propio pintor admitiría como imposible. Este documental, Los nenúfares de Monet, trata su historia de manera lenta, profunda y vivaz.

Se aborda la película navegando por el Sena, río que cruza Francia e inspiró al artista para definir su propio estilo, visitando lugares donde vivió Monet: Le Habre, París, Vétheuil, Poissy o Giverny. Pueblos y ciudades a orillas del río que jamás dejó de pintar, tratando de capturar colores, luces, naturaleza y vida, hasta su muerte en el periodo de entreguerras.

El documental pone mayor interés en obras centrales como Impresión, sol naciente, Los acantilados de Étretat o Los Nenúfares, paisaje artificiado por el pintor y que da nombre al metraje. Además de su pintura estrella, la Grand Décoration. De esta forma se visitan escenarios clave: los jardines de Giverny, al igual que los museos D’Orsay, Orangerie y Mamottan.

Los nenúfares de Monet se adentra hasta la antesala de su vida personal, estudiando cómo la muerte de sus dos esposas y su hijo afectó a su carácter. Así como la gradual pérdida de visión hacia el final de su vida, salpicada por la tragedia de la Primera Guerra Mundial y la ayuda de Clemenceau, amigo y Ministro de Guerra.

Elisa Laswski -actriz, Juego de Tronos (2013) o Promesas del Este (2007)- guía a los espectadores en este viaje, siendo voz en off y protagonista. Quizás demasiado protagonista. También aparecen Sanne de Wilde -fotógrafa-, Claire Hélène Marron -responsable de los jardines en la Fundación Monet, Giverny- y Ross King -autor de Mad Enchantment: Claude Monet and the Painting of the Water Lilies (2016)-.

En ocasiones, Los nenúfares de Monet peca de marcar un ritmo demasiado pausado, escenas embellecidas con un estilo musical que acentúa la epicidad de la acción de manera constante. Quizás si se hubiera reducido la duración, sintetizando la narrativa en 40 minutos, igualmente estaría bien resuelto. Se ha alejado de las convenciones periodísticas que dictan la estructura de un reportaje para profundizar en las escenas de naturaleza. Entendible, en parte, por ser la inspiración del artista.

El director, Gianni Troilo, tiene una filmografía muy ligada al documental, con un estilo fotográfico que logra transferir en este ejercicio. Algunos de sus trabajos como director son: Mystery of the Lost Paintings (2018), Caravaggio Criminale (2013). Esta película podrá disfrutarse en salas de proyección los días 14 y 15 de enero gracias a la productora A Contracorriente Films.


Sinopsis Un viaje a través de las obras y obsesiones personales del genio del impresionismo. Desde la ciudad natal del artista, Giverny (Francia), pasando por el Musée D’Orsay, hasta adentrarnos en el Museo Orangerie y el Museo Mamottan.
País Italia
Dirección y guion Gianni Troilo
Música Remo Anzovino
Reparto Elisa Lasowski
Género Documental
Duración 80 min.
Título original Water Lillies of Moent – The Magic of Water and Light
Estreno 14/01/2019

Calificación5
5

Share this post

Alba Puerto

Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual; me interesa la política internacional, la cultura, los movimientos sociales y la innovación tecnológica. Por ello soy articulista en medios digitales, locutora, columnista y Coordinadora General de un proyecto de UNICEF dentro de las universidades españolas.

No comments

Add yours