The Rover

The Rover

Sí, el protagonista de ‘Crepúsculo (Twilight)’ es un actorazo. Robert Pattinson, quien encarnara al inexpresivo y acaramelado vampiro de la saga adolescente, demuestra en ‘The Rover’ que sabe interpretar, y de qué manera. Su papel está en las antípodas de ese SER con habilidades sobrehumanas que resplandecía cuando los rayos del sol incidían sobre su piel inmaculada. Aquí se presenta sudoroso, ensangrentado, con claros síntomas de retraso mental y ético.

Junto a él se sitúa Guy Pearce, quien ofrece otra actuación impresionante. Su personaje, eje central de la narración, es totalmente hermético. Lo iremos conociendo muy poco a poco, pero nunca por sus palabras, escasas y dirigidas habitualmente hacia un objetivo práctico. Estas no expresan emociones ni pensamientos, sólo son una herramienta para llegar donde se propone: a través de la palabra conseguirá la información que necesita, intimidará o negociará para obtener lo que necesita, pero nunca participará en una conversación que lo acerque a otro ser humano.

La información que obtenemos sobre él nos llega a través de su mirada desesperanzada, del modo de comportarse con su inesperado compañero de viaje, pero sobre todo, de esa escena final, que aporta luz sobre un personaje empeñado en no dejarse conocer.

Sin duda, estas dos excelentes interpretaciones no habrían sido posibles sin el trabajo tras las cámaras de David Michôd, quien confirma las buenas sensaciones dejadas en su ópera prima, ‘Animal Kingdom’.

Michôd crea un universo apocalíptico que recuerda al de ‘Mad Max‘, pero quien espere una obra parecida probablemente saldrá decepcionado. ‘The Rover’ esta localizada en un futuro azotado por un brutal colapso económico y social, que deja las calles desiertas, y a las personas luchando por sobrevivir. Sin embargo, no nos encontramos ante una obra de ciencia ficción. Thriller, western, road movie, cine negro… son muchos los géneros que tienen cabida sin dominar la función. De igual forma, asistiremos a varios tiroteos sin ser un film de acción. Incluso cuando dos personajes se apuntan mutuamente con un arma, lo que predomina es el drama. El drama seco y descarnado de los que sobreviven cuando lo único que se conserva es la vida.

Se trata de una película sucia y desconsolada, donde se respira el polvo del desierto australiano y se huele la goma quemada de los neumáticos gastados. Una cinta con personajes abatidos, deshumanizados, que viven una situación límite en una sociedad descompuesta, primitiva, violenta.

La tensión es continua, gracias entre otras cosas a la música de Antony Partos, compuesta por sonidos chirriantes y abruptos, que mezclan a la perfección con la hermosa y polvorienta fotografía de Natasha Braier.

Su ritmo es lento, y su punto de vista tremendamente realista y verosímil. Las situaciones son bastante ‘peliculeras’, pero se resuelven de una forma tan poco espectacular, de manera tan coherente, que el film parece seguir las normas de la realidad antes que los códigos cinematográficos.

The Rover

Sinopsis Cuando unos criminales le roban lo único que le queda, su coche, Eric decide perseguirlos. Para encontrarlos, cuenta con un antiguo miembro de la banda, abandonado por sus amigos cuando recibió una herida.
País Australia
Director David Michôd
Guión David Michôd, Joel Edgerton
Música Antony Partos
Fotografía Natasha Braier
Reparto Guy Pearce, Robert Pattinson, Scoot McNairy, Nash Edgerton, Anthony Hayes, David Field, Gillian Jones, Jamie Fallon, Samuel F. Lee
Productora Coproducción Australia-USA
Duración 103 min.
Género Drama
Título original The Rover
Estreno Sin fecha de estreno

Trailer

Calificación7
7

Comparte este artículo

Arturo G. Maiso

Viajero y cinéfilo. Director de Marketing en una plataforma de financiación participativa, CEO de AGM Comunicación Multimedia y director de El Cine en la Sombra.

No hay comentarios

Añade tu comentario