Una carta a Elia (2010): homenaje de Scorsese a Elia Kazan

Elia Kazan y Marlon Brando

Elia Kazan y Marlon Brando en el rodaje de ‘La ley del silencio’

– ¿Por qué estás enfadado?
 – No estoy enfadado, es mi cara. Ya no la escondo, la muestro…. Por eso cuando aparece mi sonrisa es tan deslumbrante…. Es el efecto de la sorpresa.
Una carta a Elia (A letter to Elia)’

Cuando un niño llamado Martin Scorsese vio ‘La ley del silencio (On the waterfront)’ en el cine Commodore de Loew en Nueva York, no solo veía unos personajes que malvivían en el conflictivo barrio de “Little Italy” en Manhattan. Se estaba viendo a sí mismo, a su familia y a sus amigos, a la gente que caminaba por la acera apenas salía a la calle. La mayoría eran inmigrantes o hijos de inmigrantes, pero todos ellos soñaban con una vida mejor.

La película trata la profunda trasformación que sufre Terry Malloy (Marlon Brando), un insensible y rudo ex-boxeador que trabaja para el mafioso Johnny Friendly (Lee J. Cobb), cuando se enamora de Edie Doyle (Eva Marie Saint), la hermana de una de las víctimas de su jefe. Poco a poco, Terry se va arrepintiendo de sus malas acciones y busca la redención delatando a Friendly.

El film ganó 8 Oscars, y nos dejó algunas de las escenas más memorables de la historia del cine, como esa en la que Terry y su hermano Charlie arreglan cuentas pasadas en la parte de atrás de un coche.

Pues bien, ‘Una carta a Elia‘ es una declaración de amor al cine y un homenaje a Elia Kazan, director de algunas de las películas que más emocionaron e impactaron a Scorsese. Entre ellas, por supuesto, se encontraba ‘La ley del silencio‘.

Pero Elia Kazan no sólo fue el artífice de haber hecho un buen puñado de obras maestras: ‘Al este del Edén (East of Eden)’, ‘Un rostro en la multitud (A face in the crowd)’, ‘Río Salvaje (Wild River)’, ‘Esplendor en la hierba (Splendor in the grass)’, ‘Un tranvía llamado deseo (A streetcar called desire)’ o ‘¡Viva Zapata!‘; las cuales han influido notoriamente en la evolución del cine, siempre con una gran honestidad, escarbando en la verdad y buscando la conexión con el público.

El director estadounidense, y así lo cuenta el documental ‘Una carta a Elia‘, se vio envuelto en la famosa “caza de brujas” contra el comunismo en la época McCarthiana, viéndose “obligado” a delatar a varios de sus ex-compañeros de partido. Este suceso le conmocionó, sumiéndole en una profunda crisis, de la que surgieron sus mejores y más personales películas.

Kazan justificó su delación apelando a su amor por la tierra que le había dado todo y por su identificación con los valores americanos. No todo el mundo estuvo de acuerdo con su actuación, como quedó demostró en la ceremonia de los Oscars de 1999. Entonces, una parte del público se negó a levantarse y aplaudir cuando recibía el premio por ‘La ley del silencio‘.

En esta película, y en varias obras más que realizó en los años siguientes, Elia Kazan intentó justificar su polémica decisión a través de las historias que contaba. ‘América, América‘ es un buen ejemplo de ello.

Sus comienzos como actor le permitieron entender la profesión interpretativa y sacar lo mejor de estrellas como Marlon Brando, Natalie Wood, Warren Beatty, Montgomery Clift, James Dean,Vivien Leigh, Spencer Tracy o Katharine Hepburn. Tan cerca estaba de los intérpretes, que fue miembro fundador de la mayor factoría de actores de la historia, el Actors Studio.

Scorsese reconoce que sin la influencia de Kazan, él no podría haber rodado películas como ‘Malas calles (Mean Streets)’, ‘Taxi Driver‘, ‘Toro salvaje (Raging Bull)’ o ‘Uno de los nuestros (Godfellas)’.
Una carta a Elia‘ es su magnífica forma de agradecérselo.

– ¿Qué clase de persona debería ser un director de cine?
– Una de piel dura y alma sensible.
Una carta a Elia (A letter to Elia)’

Una carta a Elia

Share this post

No existen comentarios

Añade el tuyo