Fuerza Mayor (2014), de Ruben Östlund – Crítica

Turist

No se puede ver el “amor”. En todo caso, veré gestos o acciones que lo demuestren. Es decir, percibo el lenguaje no verbal de mi pareja; sus muecas, su mirada, así como observo y tomo conciencia de sus acciones, llegando a la feliz conclusión de que me quiere. Sin embargo, estas livianas “pruebas” de su amor pueden ser perfectamente simuladas, lo que puede constituir un problema.

Que se lo digan sino a Tomas, el protagonista de ‘Force Majeure’, quien decide pasar sus vacaciones en Los Alpes junto a su mujer y sus dos hijos. Mientras comen en un restaurante, una avalancha los sorprende, y el “cabeza de familia” agarra sus guantes y su iPhone, y echa a correr para salvar su propia vida, abandonando allí a los suyos. Finalmente, el peligro pasa sin causar daños físicos, pero Tomas habrá perdido la confianza de su familia.

¿Cómo ha podido hacer eso? ¿Es un cobarde o se trata de una reacción natural e instintiva? ¿Significa su huida que no quiere a su familia?

‘Force Majeure’ es la quinta película del sueco Ruben Östlundha, quien ha sido comparado con Lars Von Trier, pero sobre todo con Michael Haneke. Los tres utilizan de modo recurrente el llamado “efecto de distanciamiento”, un recurso estilístico creado por el dramaturgo Bertolt Brecht en los años 30, a través del cual pretenden que el espectador rompa el vínculo emocional que le une a los personajes y sea capaz de reflexionar de manera imparcial sobre la realidad que se le muestra.

Otro nexo común entre ellos es su predilección por desmontar símbolos aparentemente inmaculados. En este caso, le toca el turno al modelo familiar europeo de las clases pudientes, al cual satiriza y al cual sumerge en el mayor de los patetismos. Es doloroso ver como toda nuestra fachada de educación y perfección se resquebraja ante la fuerza del instinto, observar como nuestros valores de individualidad y familia chocan entre sí hasta hacerse pedazos. Sin embargo, ‘Force Majeure’ se desmarca utilizando el humor, muy negro eso sí, para aligerar peso y hacer que el trago pase con un poco más de facilidad. Su vertiente cómica funciona realmente bien, aunque haya momentos en que nos sintamos incómodos al reírnos de una situación como esta. Tuve la oportunidad de visualizar el film durante la primera jornada del festival Actual 2015, y la sala, abarrotada, respondía con sonoras carcajadas.

El guión está cuidadosamente concebido para atacar el rol patriarcal dentro del seno familiar y los valores del machismo, lo cual, por supuesto, aplaudo. Lo que me deja con ciertas dudas, es el hecho de que todos los personajes masculinos que desfilan por la película sean tan… idiotas. No es que no esté de acuerdo con nuestra limitada condición, pero creo que somos idiotas en la misma medida (o al menos en una medida similar) que lo son ellas. Y en esto, el film se muestra muy desequilibrado.

Östlundha utiliza un estilo muy europeo, con predominancia de largos planos estáticos, sobriedad y elegancia formal, y ritmo pausado. Todo ello, la ha convertido en ganadora de numerosos reconocimientos, entre los que se encuentra el Premio del Jurado en Cannes.

Ver programación Actual 2015

Turist

Sinopsis Una familia pasa las vacaciones en los Alpes. Cuando almuerzan en un restaurante, se produce una avalancha. Ebba, la madre, llama a su esposo Tomas para que le ayude e intenta salvar a sus hijos, pero Tomas ha huido para salvar su vida… La avalancha se detiene delante del restaurante, sin ocasionar daños.
País Suecia
Director Ruben Östlund
Guión Ruben Östlund
Música Ola Fløttum
Fotografía Fredrik Wenzel, Fred Arne Wergeland
Reparto Johannes Bah Kuhnke, Clara Wettergren, Lisa Loven Kongsli, Vincent Wettergren
Productora Plattform Produktion / Swedish Film Institute / Film I Vast / Essential Filmproduktion
Duración 118 min.
Género Comedia dramática
Título original Force Majeure
Estreno 30/01/2015

Trailer

Calificación7.5
7.5

Comparte este artículo

Arturo G. Maiso

Tras estudiar comunicación audiovisual y cine, se especializó en comunicación multimedia y marketing online. Ha fundado la empresa AGM Comunicación Multimedia y la web El Cine en la Sombra.

2 comentarios

Añade tu comentario
  1. Antonio Cerritos 12 marzo, 2015 at 01:42 Responder

    Arturo, leo con avidéz tu crítica y me parece muy buena.
    Sin embargo, pienso que el director utilizó la ‘aparente’ estupidez del hombre, para dejar ver, un poquito eso sí, el ‘peso’ de la intención y acción de la mujer… Se ve con claridad que ellas ‘hacen lo que quieren’ con el hombre, con el mundo masculino, con su pareja… y se permiten decir lo que sea al respecto de ellos, sea quien sea…
    Pero al mismo tiempo (la paradoja del carcelero), se ve lo atada que están a los prototipos y paradigmas masculinos… la esposa al final, debe obligar a su hombre a que muestre que ‘es hombre’ y se ‘pierde’ en la bruma… pide ayuda… él va corriendo por ella, la trae en brazos, llega con los hijos y… la deja en pie!!! Ella se sonríe y va a buscar sus esquís… como si nada!!! Entonces qué le pasó? No se fracturó, no se esguinzó, no se lastimó… nada! No, no le pasó nada… sólo ‘probó’, para ‘reivindicar’ el arquetipo masculino, a su esposo… y ella feliz porqué él ‘pasó’ la prueba…
    Y la escena del autobús bajando… muestra el ‘arrastre’ de una mujer casi histérica… pero también muestra la ‘confianza’ de otra mujer, ella, ‘acostumbrada’ a caminar por el filo de la navaja…
    No lo ves así…?
    😉

    • Arturo G. Maiso 12 marzo, 2015 at 12:14 Responder

      Hola Antonio, ‘Turist’ es una película compleja que no expresa de forma muy explícita sus mensajes. Mi interpretación de la escena que comentas fue la siguiente: el protagonista a violado todas las cualidades del arquetipo masculino (que se le suponen) durante la avalancha. Su autoestima está por los suelos, y ha perdido la confianza de sus hijos. Para mí la mujer en esta escena se deja “rescatar” para solucionar esto. Es decir, devolver al marido y a los hijos la sensación de que el prota es útil, protector, etc. Más que para reivindicar el arquetipo masculino, como modo desesperado (y patético) de salvar la visión que tanto los hijos como el padre tienen de el “cabeza de familia”.

Escribe un nuevo comentario