The Rocky Horror Show: ¿virgen u horrorita?

Rocky horror picture show

Una gran multitud se reúne frente a la Sala Gonzálo de Berceo de Logroño, donde la proyección de ‘The Rocky Horror Picture Show’ dará comienzo en breves momentos. Las puertas se abren para dar paso a un hombre con tacones, pintalabios y colorete. El show ha comenzado.

Nos marcan la frente con una V (“vírgenes) si no hemos visto la película, y con una P (“pajilleros”) si no hemos asistido a ningún show similar. Unos pocos privilegiados, algunos de los cuales visten como los personajes de la película, reciben la letra H, de “horroritas”. Pero, ¿qué es un horrorita?

Para dar respuesta a esta pregunta debemos remontarnos al 19 de junio de 1973, año en el que se estrena un teatro musical llamado ‘The Rocky Horror Show’. La obra se representa en una pequeña sala de apenas 63 localidades, en la parte de arriba del Royal Court Theatre. Está escrita íntegramente por Richard O’Brien, y en su reparto figuran nombres como el de Tim Curry, Patricia Quinn, Nell Campbell, Julie Covigton o el propio O’Brien.

Richard O'Brien

Richard O’Brien

La trama gira en torno a una joven pareja a los que se les estropea el coche durante una noche de tormenta. Este desafortunado accidente los empuja a buscar refugio en la casa de un científico loco travestido que acaba de crear a Rocky Horror, un hombre musculoso y físicamente perfecto.

Este divertido homenaje a las películas de terror de serie b resulta ser un gran éxito. Hasta tal punto es así que se traslada varias veces de teatro buscando un mayor aforo.

El productor Lou Adler decide llevar ‘The Rocky Horror Show’ a Estados Unidos, donde triunfa de nuevo, trasladándose tan sólo un año después a Broadway. Allí, recibe críticas muy duras y tras un mes en cartel echa el cierre.

En 1975 se estrena su adaptación cinematográfica, ‘The Rocky Horror Picture Show’, dirigida por Jim Sharman, y protagonizada por Susan Sarandon, Tim Curry y Barry Bostwick. Entre el reparto se encuentra de nuevo Richard O’Brien. El público tampoco la respalda de manera masiva. Sin embargo, sí triunfa en un cine de Los Ángeles llamado United Artists Westwood Theater, donde un grupo de espectadores asiste cada noche y corea sus canciones.

Los productores, al ver esto, estrenan la película en Nueva York, concretamente en el Waverly Theater. Añaden a la proyección un carácter más festivo y promueven su culto. Aquellos que acuden a visionarla por primera vez, comienzan a ser llamados “vírgenes”, mientras que los miembros ya integrados en esta extraña cultura reciben el nombre de “horroritas”.

The Rocky Horror Picture Show

‘The Rocky Horror Picture Show’ es quien mejor representa lo que significa “película de culto”. Es relativamente frecuente encontrarnos shows como el que ha tenido lugar hoy en Actual, donde se organiza una gran fiesta en torno a la proyección de la película. El público acude disfrazado, dispuesto a olvidar su condición de espectador pasivo, para interactuar con los actores, que interpretarán la obra mientras el film se proyecta, creando un interesante juego de ficciones.

En esta ocasión, ha sido Sapo Producciones, compañía teatral creada en 1995 por Martín Nalda y Josué Lapeña, la encargada de representarla. El público ha reído, ha bailado e incluso ha llegado a fingir orgasmos. Lo dicho, un auténtico show.

Comparte este artículo

Arturo G. Maiso

Viajero y cinéfilo. Director de Marketing en una plataforma de financiación participativa, CEO de AGM Comunicación Multimedia y director de El Cine en la Sombra.

No hay comentarios

Añade tu comentario