La oveja Shaun. La película: Granjaguedón – Crítica

La factoría Aardman nos trae su nueva joya. La oveja Shaun: Granjaguedón es una delicia para toda la familia. Reirás, te divertirás y llorarás. Cine con mayúsculas.

La oveja Shaun: Granjaguedón nos trae la nueva aventura de uno de los personajes icónicos de Aardman. Y es que, quien lo diría, han pasado ya 24 años desde de que apareciera como secundaria robaplanos en el oscarizado cortometraje de Wallace y Gromit Un esquilado apurado.

La cinta es un correcalles que saca el máximo partido al humor inteligente y al slapstick más delirante y chiflado. Todo vistiendo un tratado sobre el género de ciencia ficción en su versión más familiar. La nostalgia (el argumento es casi calcado a ET, el Extraterrestre), la añoranza de la familia y la magia de la amistad son los temas de esas películas que acapararon nuestra niñez. Aquí tenemos un poco de todo ello, pero sin renunciar al espectáculo puro, el pulso eficiente y el entretenimiento más lúdico.

La consecución de gags, a cada cual más ingenioso, convierte los 90 minutos en una experiencia gozosa.

La era digital copa irremediablemente casi todo el espectro de la animación, un género donde la convivencia de lo creativo y el imaginario pesan sobremanera. Como en la mayoría del cine mainstream, la competición por la épica, el mejor CGI oel impacto visual tienen un peso descomunal.  La oveja Shaun y sus compañeras son de plastilina, no son particularmente bonitas (aunque los gestos, facciones y sentimientos se ven MUY reales) y su trama no avanza de forma hipersónica… Pero todo, absolutamente todo lo que ocurre es un canto de amor al cine mudo de principios de siglo XX, ese que está a punto de cumplir 100 años y que nunca envejecerá.

Aunque en mi opinión es ligerísimamente inferior a su predecesora –La Oveja Shaun: La Película (2015)-, la consecución de gags, a cada cual más ingenioso, convierte los 90 minutos en una experiencia gozosa. Asistimos perplejos y cautivados a situaciones cada vez más rocambolescas, con homenajes (explícitos) al propio ET, Tiburón o Tiempos Modernos que no dejan de ser una declaración de intenciones de todo lo que hablábamos arriba.

La oveja Shaun: Granjaguedón hará que acompañemos a los protagonistas, de nuevo con el arriesgado modelo de no tener diálogos, a través de sus pesquisas en stop motion hacia terrenos de confrontación clásica. Sin embargo, las némesis de los personajes están dotados de fondo, lo que les convierte en lo suficientemente humanos como para empatizar y comprender sus actos. El no sentir desafección por ningún elemento del film confirma el empaque global y objetivo último del mismo.

Si vivieran Chaplin, Buster Keaton y Harold Lloyd estarían en primera fila del cine comiendo palomitas y viendo La oveja Shaun: Granjaguedón como unos padres orgullosos de su vástago.Un legado infinito aquel que nos dejaron y que nunca caducará por mucho que el séptimo arte se reformule. Da igual que pasen uno o dos siglos más, cine puro que avanza con la imagen, no con la palabra. Que nos dure muchos años.


Sinopsis Unas extrañas luces planean sobre el cielo del tranquilo Mossingham anunciando la llegada de visitantes de una lejana galaxia, pero en la granja Mossy Bottom la oveja Shaun y el resto del rebaño siguen haciendo de las suyas… muy a pesar de Bitzer, su perro pastor. Tras esta incursión, una adorable extraterrestre de asombrosos poderes se queda en Tierra, y Shaun ve en ella una oportunidad de diversión alienígena. Pero antes ha de evitar que su nueva amiga sea capturada por una siniestra organización.
País Reino Unido
Dirección Will Becher, Richard Phelan
Guion Jon Brown, Mark Burton
Música Tom Howe
Género Animación
Duración 86 min.
Título original A Shaun the Sheep Movie: Farmageddon
Estreno 31/08/2019

Calificación8.5
8.5

Share this post

No comments

Add yours