Marea Humana (2017) de Ai Weiwei – Crítica

«Marea Humana es un gran documental, un ejercicio indispensable para todos aquellos que quieran comprender la gravedad, en toda su extensión, del mal llamado problema de los refugiados»

El documental del realizador chino Ai Weiwei, es una profunda inmersión en lo que se ha dado en llamar “la crisis de los refugiados”. Es cierto que hay más cintas que tratan dicho tema pero, Marea Humana, es el que más se acerca a la comprensión total del problema, presentándonos en carne viva, un complicado e intrincado tejido que abarca 23 países, para mostrar en toda su amplitud el volumen de deshumanización de los altos mandatarios ante el sufrimiento humano.

Durante más de dos horas, Marea Humana, combate la indiferencia al articular los peligros de permitir que, un problema de tal alcance, eclipse a las personas que en realidad lo padecen. Sin duda alguna, Weiwei, nos presenta la magnitud total de una atrocidad que resulta demasiada abrumadora para que las personas lo comprendan, y por lo tanto, nos amparamos en un olvido deliberado, ese mal pasivo al que muchos de nosotros estamos predispuestos.

Este es un documental sorprendente regular de un creador sobradamente conocido por sus continuos encontronazos con las autoridades chinas, de imágenes impactantes de personas huyendo de su país por multitudes de causas (ya sea a mar abierto o en pleno desierto), encadenando con entrevistas a expertos y funcionarios de ayuda al refugiado. Al mismo tiempo y, a modo de noticias, la pantalla parpadea de espantosos números a medida que denostadas embarcaciones llegan a la costa. Las primeras imágenes son de la llegada a la isla griega de Lesbos, uno de los destinos frecuentados por los refugiados sirios, donde parece haber una apariencia de ayuda: tazas de té caliente, botellas de agua, comida, y por supuesto, esas mantas de emergencia de color dorado. Pero las embarcaciones siguen llegando y no hay para todos. Y hay más, mucho más. A medida que una crisis disminuye, comienza una nueva igualmente urgente, pero empezando desde el punto de partida. El problema de qué hacer con los niños aburridos de esperar, otros muchos asustados, cuestiones diarias de higiene que a nosotros nos pueden parecer superficiales en nuestro día a día, pero en sus condiciones se vuelven problemas de difícil resolución. Lentamente Marea Humana se eleva (literalmente dado al uso de drones) para darnos una vista de pájaro de las personas atrapadas en el campamento fronterizo Idomeni.

Al siguiente fotograma vemos a Ai Weiwei (el realizador nunca se dirige de una forma directa a la cámara) en una larga cola de personas que cruzan ríos hundidos en la niebla, como si se tratara de una película de aventuras. Charla animadamente y se cuentan cosas banales, rebajando la tensión de la cinta, pero la cruda realidad no tarda en golpear: la frontera con Macedonia ha sido cerrada con alambradas y está constantemente vigilada por el ejército. Al día siguiente cae un fuerte aguacero y empieza la disminución de suministros, coincidiendo con el desinterés de la comunidad internacional. Es cierto, ya no corren el peligro de ahogarse o morir en el desierto. Ahora ya solo están solas y asustadas.

Cualquier cosa puede hacer saltar la chipa, y los refugiados se enfrentan a la policía que resuelve el problema con cargas y lanzamientos de gases lacrimógenos. Entonces las imágenes de la violencia saltan entre las diferentes ciudades y países como Jordania, Hungría, Calais, Egipto, Gaza y la frontera de Estados Unidos con México, excelentemente filmados y con una buena fotografía en cada escenario, un punto de vista para que no todo sea la miseria absoluta.

En definitiva, Marea Humana es un gran documental, un ejercicio indispensable para todos aquellos que quieran comprender la gravedad, en toda su extensión, del mal llamado “problema de los refugiados”; un arco de mosaico que, según nos informa, ha alcanzado proporciones exorbitantes con alrededor de 65 millones de desplazados, superando incluso a los huidos tras la Segunda Guerra Mundial.

Sinopsis Más de 65 millones de personas en todo el mundo han sido obligadas a salir de sus hogares para escapar del hambre, el cambio climático y la guerra en el mayor desplazamiento humano desde la Segunda Guerra Mundial. Un viaje épico de la película conducido por el artista renombrado internacional Ai Weiwei, da una expresión visual de gran alcance a esta migración humana masiva.
País Estados Unidos
Dirección Ai Weiwei
Guion Boris Cheshirkov, Tim Finch, Chin-Chin Yap
Música Karsten Fundal
Fotografía Zanbo Zhang, Xie Zhenwei
Género Documental
Duración 144 min.
Título original Human Flow
Estreno 06/04/2018

Calificación7
7

Comparte este artículo

Josep Lluis Mestres

Josep Lluis Mestres, nacido en Barcelona (1960), ha sido director de la revista literaria Vians Literature, y sus narraciones, poemas y artículos han aparecido en distintas revistas especializadas. Es autor de variados libros de poesía y narraciones, y le han sido concedidos diversos premios literarios.

No hay comentarios

Añade tu comentario