Como entrenar a tu dragón 2

Como entrenar a tu dragón 2

Como entrenar a tu dragón 2 ha resultado ser una decepción, tanto para el estudio (que esperaba mayor éxito de taquilla) como para muchos de los admiradores de la original. No se trata de un desastre a la altura del nuevo Transformers, pero esto no exonera a la cinta de sus numerosos fallos.

Advierto que en esta crítica, voy a tomarme la película muy en serio. Si alguien considera que no se lo merece por cualquier motivo, puede dejar de leer aquí.

Es bien sabido que el cine de animación de corte familiar ha alcanzado en los últimos años unas cotas de calidad francamente elevadas. Uno no puede esperar encontrarse con Wall-e o Up cada vez que va al cine, pero Dreamworks ya produjo las divertidísimas películas de Kung Fu Panda y, precisamente por eso, los fallos de este nuevo título me resultan sorprendentes.

Por supuesto, la película es visualmente impecable, graciosa por momentos y con escenas de acción impresionantes (aunque a mi gusto, algo repetitivas). También cuenta con un buen número de personajes simpáticos y coloridos. Pero falla en el discurso.

Por ejemplo, una de las ideas más poderosas de la primera película era el tratamiento de sus elementos fantásticos de forma perfectamente racional, sin que un enfoque anulase al otro. Es un combate entre la ciencia y la superstición, pero, del mismo que modo que hay que aceptar a los dragones como animales, estos no dejan de ser fascinantes. En la secuela, por el contrario, hay miles de fieras voladoras, y son tan fáciles de “amistar” o “controlar” que pierden toda mística y atractivo.

No me voy a molestar en resumir el argumento, precisamente porque es errático y carente de un tema central claro, una excusa durante la mayor parte del metraje para mostrar emocionantes escenas de vuelo y centenares de nuevas bestias. Basta decir que vuelven todos los personajes de la anterior entrega, ahora consumados jinetes de dragón. Por desgracia, muchos de estos entrañables vikingos sólo existen como secundarios cómicos. Especialmente llamativo es el caso de la aguerrida Astrid, que parece destinada ha realizar grandes hazañas y acaba siendo totalmente prescindible.

El principio es prometedor. Por desgracia, muchos de sus elementos más interesantes se olvidan con rapidez. Me refiero a cosas como el descubrimiento de nuevas tierras o la vida cotidiana en isla Mema, ideas que serían material digno para una película entera y, sin embargo, no vuelven a mencionarse pasados pocos minutos. En su lugar, se nos ofrece una aventura sin mucho sentido que intenta atraparnos emocionalmente con revelaciones y sorpresas que nunca terminan de impactar.

Uno de los personajes fundamentales de la historia, la madre perdida del protagonista, me ha resultado francamente desagradable. No necesariamente por su estilo de vida ecologista (aunque llega un punto en que se hace bastante pesada), sino por que representa el mayor defecto de nuestro héroe: su miedo a aceptar responsabilidades. Sin embargo, ni ella aprende nada de él ni él aprende nada de ella. Es un personaje meramente funcional, un engranaje del guión sin ningún sentido temático y, por tanto, fallido. Todo el segmento central (donde la madre es la protagonista absoluta) no va a ninguna parte y es cuando uno empieza a sospechar que el filme, irónicamente, no va a remontar el vuelo.

También debería mencionar al villano (llamado de forma muy poco original, Drago), que promete mucho pero da muy poco. Se nos habla de él como una figura poderosa e imponente, una especie misterio sin resolver. Sin embargo, cuando al fin aparece en pantalla, resulta ser un cavernícola carente de trasfondo, motivaciones lógicas, o rasgos distintivos.

Como entrenar a tu dragón 2

Pero lo que más me llamó la atención fué el cambio de tono que tiene lugar en el último tercio. De repente, un personaje esencial es vilmente asesinado ante nuestros incrédulos ojos. Una muerte que tiene lugar de forma cruel y bastante brusca, digna de una serie de HBO. Asistimos entonces a un funeral vikingo, en el que se mencionan a las valkirias y los salones del Valhalla. Tras esto, más chistes malos y escenas de acción. Nadie vuelve a mencionar el suceso.

No seré yo quién niegue a los cineastas la posibilidad de hablar de la muerte en una película pretendidamente infantil. La factoría Disney ya lo ha hecho en el pasado. Pero precisamente porque es un tema difícil, tiene que tratarse con una lógica dramática detrás, construirse a base de antecedentes y consecuencias. La falta de tacto y coherencia de estas escenas me supera totalmente, y vaticino que será el punto principal de queja entre los espectadores de todas las edades.

Vayamos más adelante. Oímos un discurso triunfante con el cual tengo bastantes problemas. Un mensaje confuso y contradictorio que no tiene mucho que ver con la aventura que acabamos de ver. Por ejemplo, escuchamos que en Mema pueden sentirse orgullosos de no tener armas, hasta el punto de considerarse mensajeros de la paz. Pero, ¿no son acaso los dragones armas de pleno derecho?

Otra pregunta que dejo caer para aquellos que ya han visto la película: ¿se puede considerar alguien moralmente superior cuando sólo sustituye a un alpha por otro?

No creamos que todo esto es asunto baladí. Cualquier relato tiene trás de sí una serie de creencias y valores que nos ayudan a definirnos como personas. Negar esta realidad demostraría mucha más inocencia que el hecho de tomarse en serio una película de dibujos animados. Tenemos que aceptar que las historias siempre han sido importantes para la humanidad, y las historias que consumen las nuevas generaciones, lo son más todavía.

Como entrenar a tu dragón 2

Sinopsis En la isla de Beurk, la vida es tranquila. Astrid, Rustik, Varek, Kranedur y Kognedur se enfrentan en carreras de dragones; mientras tanto, Harold y Krokmou, amigos inseparables, surcan los cielos en busca de nuevos territorios que conquistar. En una de sus aventuras, descubren una gruta secreta que alberga cientos de dragones salvajes, protegidos por un misterioso personaje.
País Estados Unidos
Director Dean DeBlois
Guión Dean DeBlois
Música John Powell
Fotografía Animation
Reparto Animation
Productora DreamWorks Animation / DreamWorks SKG / Mad Hatter Entertainment
Duración 105 min.
Género Animación
Título original How to Train Your Dragon 2
Estreno 01/08/2014

Trailer

Calificación5
5

Share this post

Enrique Dueñas

Enrique Dueñas , escritor y guionista, aficionado al género fantástico y la tarta de queso.

No existen comentarios

Añade el tuyo