Demolition (2015), de Jean-Marc Vallée – Crítica

Demolition

«Es una pena que habiendo tanto talento en Demolition, se use como plataforma para no decir nada.»

No es suficiente con tener en pantalla a Jake Gyllenhaal, a Naomi Watts o a Chris Cooper. Tampoco es suficiente con que el director sea Jean-Marc Vallée, o que uno de los productores sea John Malkovich. A continuación explicaré por qué.

Demolition es la historia de un hombre dedicado a las finanzas. Todo parece irle bien hasta que acontece un accidente fatal en el que su esposa muere, mientras él sale ileso. A partir de este hecho, se desencadena una historia en la que nuestro protagonista toma conciencia de lo vacía que está su vida. Por tanto, pues, empieza una demolición que lo abarca todo: el trabajo, el bienestar material, el dinero, las propiedades, la casa, incluso él mismo. Todo es puesto de patas arriba.

Podríamos tomarnos Demolition como una metáfora del sistema en que vivimos. Digo podríamos porque, según mi sentir, el experimento falla. Y no falla en la ejecución formal, que no tiene mácula. Falla porque el planteamiento de la película es fraudulento. Y lo peor es que es un fraude hecho a propósito. Por tanto, no es que no les haya salido bien. De hecho, les ha salido muy bien. El asunto gira, a mi entender, en torno a la honestidad de tales intenciones.

Si dijera que Demolition es la historia de un Peter Pan, un hombre al que no le gusta el mundo adulto, faltaría a la verdad, aunque hay algo de ello. Este Peter Pan descubre que es un niño (cosa que vemos muy al final). Sin embargo, la potencial crítica al sistema de valores adulto basado en la apariencia queda diluida por la particularidad de la historia que nuestro protagonista encarna. Por tanto, el mensaje que podría transmitir queda en mera anécdota: la de una persona en concreto que decide salirse del sistema para seguir formando parte de él. He aquí la trampa. Así, pues, Demolition es una película que podría haber sido más de lo que es, acaso porque nadie en el equipo lo quiso. Con ello, lo que quiero indicar es que películas como esta me hacen dudar del potencial artístico que el cine tiene. O dicho de otro modo: me revienta y me cansa que habiendo tanto talento, y lo hay en Demolition, se use como plataforma para proclamar “veis qué bien hacemos nuestras buenas películas”. Es decir, la inteligencia aplicada para no decir nada en el fondo.

En resumidas cuentas, Demolition podría tratar el tema de la fidelidad a los propios valores, pero se ha quedado en un mero ejercicio estético. Me quedo con una pregunta en el aire: ¿Es Demolition una película con pretensiones o sin ellas?

Si no tenía ninguna pretensión, lo dejamos aquí. Sin embargo, si la pretensión era mostrar la transformación de un hombre que se sale del sistema de apariencias para transformarse en una persona congruente, el resultado es más bien pobre, un mero ejercicio de estilo sin una ética que quede clara. Entonces, pues, deberá ser el espectador quien aporte la parte moral o pedagógica que Demolition podría haber tenido y no tiene. Sin embargo, y debo decirlo a las claras, es un buen producto en lo formal. De los contenidos –o de la falta de ellos, más bien- prefiero no seguir hablando, porque me pondría a demoler.

Demolition

Sinopsis Davis es un joven banquero neoyorquino que trata de superar el trastorno emocional que sufre tras la trágica muerte de su esposa en un accidente de coche.
País Estados Unidos
Director Jean-Marc Vallée
Guión Bryan Sipe
Fotografía Yves Bélanger
Reparto Jake Gyllenhaal, Naomi Watts, Chris Cooper, Polly Draper, Wass Stevens, Judah Lewis, Stephen Badalamenti, Zariah Singletary, Alfredo Narciso, George J. Vezina, Helen Brackel, Ben Cole, Lytle Harper
Productora Fox Searchligth / Black Label Media / Mr. Mudd / Right of Way Films
Género Drama
Duración 100 min.
Título original Demolition
Estreno 01/07/2016

Trailer

Calificación5
5

Comparte este artículo

Jesús Gabriel Gutiérrez

Mentor literario. Escritor. Filósofo. Prospectivista y astrólogo. Me interesa la historia y el hilo que sale de ella y nos conecta con el futuro.

1 comentario

Añade tu comentario
  1. Gabi 8 noviembre, 2016 at 03:20 Responder

    Protagonista psicópata, con cero empatía, director obsesionado con hacer propaganda gay… Más que una película, “Demolition” es una operación psicológica para no sé sabe bien qué

Escribe un nuevo comentario