Expediente 64 (Los casos del Departamento Q, 2018) de Christoffer Boe – Crítica

«Expediente 64 satisfará especialmente a los admiradores del “nordic noir”. Así mismo, los que, hayan sido capturados por las tres entregas anteriores de la serie, tienen una nueva cita ineludible que, desde luego, no les dejará insatisfechos»

Nadie que haya visto las tres entregas anteriores de esta serie (Redención [2016], Profanación [2014] y Misericordia [2013]), aceptaría perderse lo que ya es una serie con todas las de la ley. Los, en principio, dos agentes marginales de la policía danesa, que luego pasaron a tres con la inclusión de una metódica funcionaria de archivo, siguen desempolvando casos, cada vez más apasionantes. En esta cuarta entrega nos sitúan ante un problema de la eugenesia.

La trama se desencadena a partir del descubrimiento en un antiguo apartamento que se iba a reformar, de tres cadáveres momificados dispuestos en torno a una mesa circular, junto a una silla vacía, ocultos con un tabique falso. Esto hace sospechar que quien ocupaba esa silla es el responsable de la muerte de los otros tres. Obviamente, el punto de partida de las investigaciones es el anterior propietario del apartamento. Las pesquisas de los dos protagonistas, el detective Carl Mørk y su ayudante, el detective Assad, les llevaran hasta una institución clínica en la que habían realizado experimentos médicos hasta los años 80 y practicado la esterilización forzosa de mujeres fértiles. Básicamente, se trataba de prácticas eugenésicas para la “mejora de la especie”. Los miembros del Departamento Q empiezan a vincular determinadas desapariciones ocurridas en el año 1987 con los experimentos realizados en esa institución. La misteriosa entidad que patrocinó estos experimentos está compuesta por personalidades relevantes de la sociedad danesa que todavía siguen operando en la actualidad, preferentemente sobre inmigrantes.

Expediente 64 se basa en la novela de Jussi Adler-Olsen que ostenta el mismo título de la película. Sin embargo, las tramas difieren ligeramente. En la novela se alude a un “partido político” que defiende una ideología racista. En la película el “partido” se ha transformado en “institución” repleta de personalidades relevantes, incluso de la misma policía. Los tres miembros del Departamento Q tratarán de establecer quién ocupaba el cuarto asiento, dónde se encuentra y cuál es su grado de responsabilidad en los crímenes cometidos.

En esta entrega la fotografía es básica y cumple, a diferencia de en las tres entregas anteriores en las que constituía uno de los aspectos más interesantes. La fotografía es, pues, rutinaria y acompaña al guión, sin que se haya puesto excesivo esmero. Los temas familiares de detective Carl Mork no aparecen, aunque seguimos viendo al personaje con su mismo carácter, difícil y beligerante, no quiere perder el tiempo en conversaciones “políticamente correctas” con sus superiores y ni con sus subordinados, desoye las limitaciones que le sugieren sus superiores (algunos de ellos comprometidos con la entidad siniestra que actúa entre bambalinas). En todo momento trata de retener el caso contra viento y marea: sabe que si lo adjudican a otro investigador, no lo resolverá con la misma rotundidad. Muestra, como es habitual en él, un carácter tan agrio que parece caminar por la vida como si el mundo estuviera en deuda con él.

Aparecen algunos rostros conocidos que completan a la plantilla del Departamento Q. Uno de ellos es Nicolas Bro, actor que conocemos de las series The Killing (2009), 1864 (2014), Mammon (2014), The Bridge (2015), Bankerot (2016) y que en esta ocasión investiga por su cuenta la desaparición de su hermana. Se trata de un actor consumado y polivalente que logra que cualquier papel parezca escrito para él. Los tres miembros del Departamento Q, Nicolaj Lie Kaas, Fares Fares y Johanne Louise Schmidt forman un buen equipo, conjuntado como en anteriores ocasiones, agradeciéndose que el papel de la archivera y documentalista sea en esta ocasión mayor y salga de las profundidades de la oficina en donde está instalado la unidad. El superior del Departamento, Søren Pilmark, aporta también su apoyo a los protagonistas, espoleándoles siempre a que terminen cuanto antes sus pesquisas.

Cabría añadir que la novedad de este cuarto episodio es que la productora Zentropa abandona la saga que es recuperada por Nordisk Film. También se ha sabido que la productora danesa ha comprado la obra presente y futura de Adler-Olsen hasta un total de diez novelas más que están por aparecer, a pesar de lo cual, el escritor no participa en la producción televisiva.

Expediente 64 satisfará especialmente a los admiradores del “nordic noir”. Así mismo, los que, hayan sido capturados por las tres entregas anteriores de la serie, tienen una nueva cita ineludible que, desde luego, no les dejará insatisfechos. La película puede gustar, igualmente, a todos los amantes de los thrillers de intriga y tensión y a los que prefieren guiones que tengan alguna base -por remota que sea- real.

En efecto, la eugenesia, estuvo en vigor, no solamente en el Tercer Reich, sino también en el mundo nórdico y anglosajón hasta tiempos bastante recientes, incluso en la América latina como Perú. El paso del tiempo y la “corrección política” ha hecho que las prácticas eugenésicas se fueran abandonando, especialmente entre 1945 y 1975, pero hay rastros de que en los países nórdicos, incluso bajo gobiernos progresistas y de izquierdas se practicaron esterilizaciones por decisión judicial sobre delincuentes sexuales, alcohólicos agresivos y otras personas aquejadas de enfermedades tipificadas por la legislación de la época.


Sinopsis Tras una pared falsa, se hallan tres cadáveres momificados alrededor de una mesa, y junto a un asiento libre. El detective Carl Mørck y su asistente Assad seguirán las pistas hasta una institución donde tenían lugar experimentos médicos.
País Dinamarca
Dirección Christoffer Boe
Guion Nikolaj Arcel, Bo Hr. Hansen y Mikkel Nørgaard
Fotografía Jacob Møller
Reparto Nikolaj Lie Kaas, Fares Fares, Nicolas Bro, Anders Hove, Søren Pilmark, Morten Bjørn, Elliott Crosset Hove, Diem Camille Gbogou, Anders Juul, Fanny Bornedal
Género Thriller
Duración 100 min.
Título original Journal 64
Estreno 09/11/2018

Calificación6.5
6.5

Comparte este artículo

Amor DiBó

Trabaja en el mundo editorial, y le gusta la arquitectura, viajar, el cine, la robótica-nanotecnología, hacer tortilla de patata, el té y la buena educación.

No hay comentarios

Añade tu comentario