J.J. Abrams: la mente inquieta del celuloide

J.J. Abrams

Seguro que la tierna infancia de Jeffrey Jacob Abrams fué más que activa en una ciudad como Nueva York, durante los revolucionados años setenta. La ciudad que nunca duerme encontró su media naranja. Un joven con pasión por muchas cosas, pero obsesionado con el arte en todas sus variantes. El caldo de cultivo perfecto para lo que ahora se conoce como uno de los hombre más polifacéticos y brillantes del mundo audiovisual.

Como todas las figuras destacadas, tiene sus detractores, por lo que se desarrolla un eterno debate entorno a su trabajo. Unos creen que convierte en oro todo lo que toca, mientras otros no tienen tan claro que sea de verdad un artista tocado por la musa de la inspiración.

Para entender mejor el fenómeno que J.J. Abrams representa, hay que descubrir su carrera. Descubrirla desde cero y llevarse alguna sorpresa.
No le llevó más de tres años escribir su primer guión para Hollywood después de terminar su carrera en Nueva York. Dedicó la década de los noventa a escribir guiones que muchos tienen en el recuerdo como A propósito de Henry (Regarding Henry, 1991) o Eternamente joven (Forever Young, 1992). Del cine saltó a la televisión, que se convirtió en su casa, donde desplegó todo su talento durante muchos años. Felicity fue su primera creación para la pequeña pantalla, pero no sólo encontró una fórmula que funcionó hasta su fin en 2002, sino que también compuso la música de la cabecera para ésta y todas las series que creó con posterioridad.

Las ganas de trabajar en algo diferente no se quedaron ahí. Con el éxito que le trajo la serie Alias (2001-2006), se enbarcó en otra aventura. En 2004 creó el videojuego basado en ésa misma serie. Sin duda J.J Abrams es un hombre de retos. Algo que ha dejado claro durante su carrera y que aún demuestra.
En estos años también entró en el mundo de la producción. Es dueño de la productora Bad Robot, que ayudó a poner en marcha proyectos como Monstruoso (Cloverfield, 2008), y producciones como la quinta entrega de la saga Misión imposible (Mission: Impossible) que se estrenará en el próximo año. Además de producir cine, Bad Robot es el sello que ha producido las series televisivas del guionista americano.

monstruoso

Después de seguir colaborando tímidamente en el mundo del cine, llegó su éxito más sonado en la pequeña pantalla. En 2004 nació Perdidos (Lost), la serie que pondría su nombre en boca de todos y que supuso un fenómeno mundial, con estrenos simultáneos por todo el globo, fans que creaban teorías conspiranoicas alrededor de sus historias y soñaban con un final apoteósico. Es aquí donde las opiniones sobre el guionista tomaron diferentes caminos. Seguramente conventirse en una figura mediática conlleva ese tipo de reacciones. No todo el mundo quedó satisfecho con el final que se le dió a Perdidos, pero sin duda es una gran responsabilidad escribir un guión que guste a más de quince millones de espectadores sin excepción. Éste momento marcó un antes y un después en su carrera. Desde entonces todos los ojos estaban puestos en él. Su siguiente trabajo sería analizado con lupa y así fué, aunque contó con una mano experta a su lado. Un año después del final de Perdidos se estrenó Super 8 (2011), escrita y creada por J.J. Abrams y producida por Steven Spielberg. Una vez más, las expectativas después de su éxito televisivo y la comparación con obras como E.T (1982) o Los Goonies (1985), hicieron que la película pasara sin pena ni gloria por las salas de cine.

Perdidos

Eso no impidió al guionista volver al lugar que mejor conoce. Dando de nuevo en la tecla correcta, sorprendió con Fringe (Al límite) (2008-2013), un nuevo éxito con una nueva historia, que dejó enganchados a otros nuevos millones de espectadores cada semana.

A pesar de que la televisión se rinde ante las creaciones de J.J Abrams, él parece no tener suficiente, por lo que el hombre de los retos vuelve a surgir. Según sus propias palabras : “Star Wars fue la saga que marcó a toda una generación”. En su aventura más ambiciosa, escribió el guión de la nueva entrega de Star Wars. Lo que será el episodio VII, con reunión del elenco original y una continuación de la que se sabe poco o nada. Al menos se sabe que la fecha de estreno en España será en las navidades del próximo año. Hasta entonces, puede que tenga tiempo para volver a la televisión, o quizá éste sea el momento de arrasar el mundo del cine con su imaginación inagitable. Quién sabe, es probable que se quede con ambas cosas y siga sorprendiendo al público. Ya no hay dudas de que J.J Abrams es un hombre de retos.

Comparte este artículo

Lara Noguera

Estudió comunicación audiovisual y un máster en desarrollo de videojuegos, es una dibujante aficionada y amante de la música.

No hay comentarios

Añade tu comentario