Kiki, el amor se hace (2016), de Paco León – Crítica

Kiki, el amor se hace

«Kiki aborda de una manera descarada la falta de comunicación, el miedo y la vergüenza a expresarnos como personas individuales y particulares, y, a colación, la confianza en el cónyuge (o la falta de ella).»

El carismático actor y director sevillano Paco León, vuelve de nuevo a ponerse detrás (y delante) de las cámaras para dirigir esta comedia “erótico-festiva”, según sus propias palabras. Basada en una libre adaptación de la película australiana The Little Death (2014), León nos cuenta en Kiki, el amor se hace cinco historias de amor donde las filias sexuales de uno de los miembros de las parejas son las protagonistas. Esta forma tan particular de encontrar el placer abrirá un amplio abanico de sentimientos y tabúes ocultos en cada uno de los miembros que la padecen, que tratarán por todos los medios de integrar estas peculiares inclinaciones en su vida sexual de pareja.

Cinco divertidas historias de amor con tramas tan extravagantes como la protagonizada por Candela Peña y Luis Callejo. Ella padece Dacrifilia, parafilia por la cual una persona se excita sexualmente cuando ve a otra llorar. Esta historia resulta una de las más curiosas y divertidas, gracias en gran parte a las excelentes dotes cómicas de los actores mencionados. La segunda idea está protagonizada por el propio director, donde presenta a una pareja (la argentina Ana Katz y él mismo) en plena crisis sexual. Ambos intentarán superarla con la ayuda de una amiga de excéntrico carácter. Divertidísima Belén Cuesta.

León también nos presenta a Alexandra Jiménez en el papel de una joven sorda con Elifilia, quien no puede evitar excitarse al tocar un tejido de tela muy concreto. La cuarta historia, quizá la que sufre mayores altibajos, está protagonizada por un cirujano plástico con una vida sexual bastante pobre y que padece Somnofilia, un patrón de comportamiento sexual por el cual una persona se excita cuando la otra está durmiendo.

Sin embargo, la historia más divertida y surrealista es la que da inicio a la película. En ella, el personaje de Natalia de Molina padece Harpaxofilia, es decir, experimenta placer al ser robada o atracada. La manera que tiene su pareja, interpretada por Álex García, de intentar solventar los problemas sexuales de su relación, sabiendo la parafilia de ella, son dignos de mención.

Para narrar estas cinco tramas, Paco León divide cada historia en tres actos, apostando por el tradicional esquema: presentación, donde el personaje en cuestión confiesa o descubre su fetiche sexual; nudo, donde se afronta en pareja la parafilia; y desenlace, en el que la pareja o el personaje solventa el problema (o no lo solventa).

Es durante el segundo acto cuando algunas de las tramas se resienten, debido quizá a que el factor sorpresa del inicio ya se ha perdido para entonces. Como suele ocurrir en este tipo de films, el interés de cada uno de los “cortometrajes” que la componen es desigual, lo que conduce inevitablemente a que Kiki, el amor se hace deje sensaciones de ser irregular y estar descompensada.

Dicho lo cual, sería injusto no reconocer cierto mérito a la película, que no sólo habla de extrañas filias sexuales. Paco León aborda de una manera descarada e incluso soez la falta de comunicación, el miedo y la vergüenza a expresarnos como personas individuales y particulares, y, a colación, la confianza en el cónyuge (o la falta de ella).

La ausencia de prejuicios o tabúes hace de Kiki, el amor se hace una película cercana y simpática.

Kiki, el amor se hace

Sinopsis Cinco historias de amor y curiosas filias sexuales coinciden en un calenturiento verano madrileño. Dacrifilia, Elifilia, Somnofilia y Harpaxofilia son algunas de las particulares formas de obtener placer que descubren nuestros protagonistas, pero para disfrutarlas tendrán que decidir cómo integrarlas en sus vidas. Sus sentimientos, sus miedos y sobre todo su sexualidad se transforman rompiendo tabúes, adentrándose en una etapa nueva, emocionante y libre donde no se reniega ni del placer ni del amor.
País España
Director Paco León
Guión Paco León, Fernando Pérez
Fotografía Kiko de la Rica
Reparto Paco León, Álex García, Natalia de Molina, Belén Cuesta, Luis Callejo, Candela Peña, Luis Bermejo, Alexandra Jiménez, David Mora
Productora Vértigo Films / Telecinco Cinema
Género Comedia
Título original Kiki, el amor se hace
Estreno 01/04/2016

Trailer

Calificación6
6

Share this post

David García

Nací en Barcelona, en 1979. Estudié un Máster en Comunicación Audiovisual y en el año 2000 entré en Ràdio Sant Boi. Quince años después, ahí sigo, ahora colaborando en un 'magazine' titulado 'De dissabte', donde llevo la sección de series y cine.

No existen comentarios

Añade el tuyo