Las escalofriantes aventuras de Sabrina (Serie)

Las escalofriantes aventuras de Sabrina

«Es muy difícil darle la vuelta a un tópico tan sumamente infantilizado y blanqueado como este, teniendo como precedentes la serie de dibujos animados Sabrina, la bruja animada y la sitcom Sabrina, cosas de brujas. Lo han conseguido sin perder esencia»

Chilling Adventures of Sabrina, historia spin off de Riverdale basada en los mismos cómics, crea un universo mucho más oscuro y elegante para la bruja adolescente. Esta serie sabe lo que quiere ser. El mundo de Sabrina es un caleidoscopio de voces corales y estereotipos de ficción, enmarcado en un pueblo minero de Estados Unidos con un pasado de fábula.

El valor que pueda tener esta serie será, en gran parte, gracias a la visión noir de la dirección artística y cómo consigue deformar la iconografía más allá del cliché hacia un imaginario que es del todo evocador, y muy retorcido. Imprescindibles estos adjetivos en cada capítulo. Más que un drama adolescente de Warner, es un cosmos de interpretaciones llenas de intriga y sobriedad. Un reparto de mujeres y adolescentes muy diferentes: Mujeres como protagonistas activas con personalidad y experiencias llenas de luces y sombras; niñas que aprenden a contar sus historias, leyendas de heroínas que se superaron a sí mismas. En esta serie se rescatan referentes femeninos históricos y de fantasía tan variados como Lilith, Morgana de Frey, Artemisa, Mary Levau, Ana Bolena o Circe.

Se aprecian muchas variaciones respecto a Sabrina, cosas de brujas, y no solo en el tono. La niña vive en Greendale junto a sus dos tías, la amable Hilda de exquisito acento británico y la sádica Zelda, quien acarrea una pesada carga emocional. La nueva incorporación de la casa es el “primo” Ambrose, una vieja alma en un cuerpo joven, bisexual y quien mejor entiende a Sabrina, un Clyde para Bonnie. El gato Salem, espíritu de un familiar que hace de escudero de Sabrina, tiene menos relevancia. No habla y tampoco es de cartón-piedra, lo interpretan los mininos Shaq, Boomer y Edward. En el instituto Baxter, Sabrina tiene un novio con un trauma de la infancia que dará guerra en el futuro, un amigo trans y una amiga negra, miope, amante de los libros y los movimientos sociales. Algo interesante es que las relaciones sexuales -homosexuales, orgias, infidelidades– son meramente anecdóticas.

El mayor atractivo de la serie es su estética. El vestuario está inspirado en los años 60: jerseys de pelo, faldas de cuadros, vestidos con hombreras, gafas de culo de botella. No se hacen alusiones a los eventos históricos de la década, aunque sí hay distintos elementos que armonizan con esta ilusión: Zelda utiliza herramientas de comadrona dignas de Call The Midwife, no se ve ni un ordenador y los teléfonos tienen disco de marcar. Además, en las habitaciones suele haber una televisión que reproduce películas en blanco y negro, como El circo de los horrores. Destaca la acertada elección de música, la narración visual se ve continuamente envuelta en un clima de suspense con canciones como If I Had A Fever de Fever Ray, que ya ha servido de banda sonora en las series Breaking Bad o The Originals.

Incluso los escenarios emulan el imaginario audiovisual de misterio: una mansión con cementerio en el jardín y morgue en el sótano, un bosque encantado donde ahorcaron a trece brujas y la estación abandonada de Gehenna, que esconde a la Academia de las Artes Oscuras -un instituto con novatadas siniestras donde Sabrina puede estudiar conjuros, demonología, invocaciones, magia ritual o nigromancia-. También se ha creado un vocabulario a la altura, por ejemplo: el Libro de la Bestia, la Iglesia de la Noche o el bautismo oscuro.

Sabrina Spellman -interpretada por una atrevida y pasional Kiernan Shipka (Mad Men, Flores en el ático, Infectados)- tiene como enemigos principales a Madame Satán, el reverendo Blackwood y las tres hermanas fatídicas -Prudence, Dorcas y Agatha-, quienes recuerdan a las niñas de El Resplandor. Llama la atención cómo Sabrina construye las relaciones con sus antagonistas, nunca llegan a serlo del todo pues se ayudan en momentos de necesidad aunque hay giros de guion que desmoronan esos cimientos. No hay personajes simples ni esquematizados, cada relación es una paleta llena de matices.

El público de series y películas está viviendo una década dorada donde se quita el polvo a una amplia variedad de cómics, desde Marvel hasta Archie y Sabrina. Es muy difícil darle la vuelta a un tópico tan sumamente infantilizado y blanqueado como este, teniendo como precedentes la serie de dibujos animados Sabrina, la bruja animada y la sitcom Sabrina, cosas de brujas. Lo han conseguido sin perder esencia.


Sinopsis Sabrina está a punto de cumplir 16 años y se debate entre el mundo de la magia de su familia y el mundo real de sus amigos. Historia basada en el cómic de Archie (Riverdale TV series).
País Estados Unidos
Dirección Lee Toland, Rob Seidenglanz, Maggie Kiley, Craig Macneill
Guion Roberto Aguirre-Sacasa, Mathew Barry, Donna Thorland (Cómic: Aguirre-Sacasa)
Productora Warner Bros. TV. Distribuida por Netflix
Fotografía Brendan Uegama, David Lanzenberg, Stephen Maier
Reparto Kiernan Shipka, Jaz Sinclair, Michelle gomez, Miranda Otto, Lucy Davis, Chance Perdomo.
Género FantásticoSERIE
Duración 60 min / capítulo
Título original Chilling Adventures of Sabrina
Estreno 26/10/2018

Calificación7.5
7.5

Comparte este artículo

Alba Puerto

Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual; me interesa la política internacional, la cultura, los movimientos sociales y la innovación tecnológica. Por ello soy articulista en medios digitales, locutora, columnista y Coordinadora General de un proyecto de UNICEF dentro de las universidades españolas.

No hay comentarios

Añade tu comentario