Las mejores películas según nuestra colaboradora Marta Fernández Jiménez

Es oír la palabra “lista” y probablemente a cualquiera de los que escribe y ama el cine le entre el agobio.

Después de meditarlo, éstas son algunas de las películas que, lejos de ser las mejores de la historia del cine, en algún momento fueron capaces de dejarme entrar en su juego, me hicieron disfrutar o me permitieron reflexionar. Como cualquier arte, hay para todos los gustos, y tras echar un ojo a la lista de mis películas me he dado cuenta de que ganan las producciones españolas.

Al margen de ello, me decanto por el cine emocional, sensitivo, contemplativo en algunas ocasiones, y el cine de historias conmovedoras, que rompen con las expectativas y dejan buen sabor de boca. Dime que películas te gustan y te diré quién eres.

Hoy son estas y probablemente mañana serán otras. Ojalá.

Boyhood (2014)

boyhood

Boyhood‘ encabeza la lista por ser la más reciente, por hacerme reflexionar sobre la manera de hacer cine y sobre la vida, así como por el hecho de NO haber ganado el Oscar. Protagonizada por los talentosos Patricia Arquette, Ethan Hawke y el niño/adolescente/adulto Ellar Coltrae, el film crea con habilidad una sucesión de secuencias que relatan los momentos NO tan clave de una vida.

Con planos cortos, escasos movimientos de cámara y el corte como herramienta esencial de cambio de plano, el metraje constituye una unidad considerablemente bella.

La quimera del oro (The Gold Rush, 1925)

La quimera del oro

La primera película muda que vi. Chaplin tuvo la capacidad de encarnar las labores de compositor, productor, guionista, director y actor en esta película estrenada en 1925. En cualquier caso no voy a decir nada de Chaplin que no se haya dicho ya. Saber hacer, saber contar, saber interpretar, todo ello con delicadeza y pasión. Transmitir valores, comunicar pensamientos y sentimientos.

Antes del amanecer (Before Sunrise, 1995)

Antes del amanecer

De nuevo Richard Linklater al mando y Ethan Hawke delante de la cámara. Un equipo artístico y técnico para una producción modesta que gira en torno a un romance cuanto menos curioso.

Los diálogos de Hawke y Julie Delpy toman el protagonismo absoluto. La ciudad de Viena como telón de fondo. Y un peculiar romance que marcará la vida de los personajes. Las secuelas ‘Antes del atardecer‘ y ‘Antes del anochecer‘ completan un inteligente camino por las etapas que experimenta la vida amorosa.

Stockholm (2013)

Stockholm

Aura Garrido y Javier Pereira protagonizan un duelo de una noche en la que lo trivial, artificial y cotidiano de una noche de fiesta, se transforma en un discurso cargado de tensión, desconexión y oscura afinidad. Con mucha elegancia y firmeza, Rodrigo Sorogoyen consigue trazar un drama que se mantiene en pie entre las escasas localizaciones de su rodaje.

Tu vida en 65 minutos (2006)

tu vida en 65 minutos

Otra historia de amor y más discursos sobre la vida. Aunque en este caso también sobre la muerte.

Dirigida por María Ripoll con un guión de Albert Espinosa, el film gira en torno a tres amigos que tras ver la esquela en el periódico de un supuesto amigo del colegio al que perdieron la pista hace años, acuden al tanatorio. Durante este evento se dan cuenta de que se han equivocado de persona y el fallecido es un completo desconocido. Esta confusión tejerá a lo largo del film una serie de infortunios que tienen como leit motiv la amistad, el amor y la muerte. Una equivocación que revuelve el interior de los personajes de una manera sutil, rítmica y pausada.

Amelie (2001)

amelie

Amelie Poulain es peculiar, dulce, inteligente, humana, risueña, discreta, emocional, y junto a su personalidad se genera una película que me llega a transmitir las mismas sensaciones. Una vez te dejas llevar por la historia de la vida de Amelie, va todo sobre ruedas. Junto a su estética, su dinamismo de planos y las herramientas que Jean-Pierre Jeunet utiliza para contarnos las peripecias de la joven, se genera un ambiente que personalmente me atrapa desde el comienzo. Construida casi como un cuento para niños, ‘Amelie‘ hace un recorrido por las etapas de su vida y la esencia de su existencia.

Magical Girl (2014)

Magical Girl

Una niña de 10 años padece un cáncer terminal. Su mayor deseo es el vestido oficial de la serie japonesa de dibujos animados “Mágical Girl Yukiko”. Pero su precio es desorbitado. El vestido se convertirá en un objetivo indispensable para su padre, dispuesto a cualquier cosa por conseguirlo.

En mi opinión, una obra maestra que no puede dejar indiferente. Me costó entrar en su juego, pero una vez dentro se presenta como una historia elegante, oscura, intrigante, desconcertante. Todos estos elementos se unen para equilibrar un ejercicio sugerente e hipnotizador.

Azul oscuro casi negro (2006)

azuloscurocasinegro

Una situación económica difícil, un joven desorientado, un hermano preso, un padre enfermo y una chica. A veces es azul, a veces azul oscuro y a veces casi negro, pero siempre es una historia de personajes que analizan desde su punto de vista, que retratan y reflejan su estado de ánimo y que persiguen el motivo de su existencia.

La opera prima de Daniel Sánchez Arévalo es un drama genial.

Mapa (2012)

Mapa

Un joven director español retoma su sueño de hacer cine, y decide viajar a la India para rodar su primer largometraje. El viaje empieza y termina, y se da cuenta de que lo que buscaba no estaba en la India sino en Madrid. A su vuelta a casa descubre que ha sido una huida que no cumplió con sus expectativas.

Ruptura de la cuarta pared, utilización estratégica de la voz en off, el cine como un juego en el que realizador y espectador participan activamente. Ahora bien, es el espectador de nuevo quien decide entrar o no en el juego que León Siminiani nos propone. Yo entré y descubrí un discurso muy interesante sobre la manera de hacer cine.

Siminiani, al cargo de la dirección, el guion, la fotografía y el montaje, propone una experiencia personal, una road-movie contada en primera persona que invita al espectador a entrar en los pensamientos, sentimientos, inquietudes y dudas existenciales de su propia vida.

Tesis (1996)

Tesis

Alejandro Amenábar se atrevió con una película cuya trama tiene mucho que ver con las snuff movies. Me tuvo en tensión durante sus dos horas de duración. Rodada en la facultad de ciencias de la información de la Universidad Complutense de Madrid, convierte sus localizaciones en pasillos que nunca terminan, en aulas frías y en sótanos que lo último que transmiten es seguridad. El misterio, la intriga y el terror se incrementan a medida de que la protagonista, interpretada por Ana Torrent, se atreve a dar un paso más en la investigación para su Tesis de fin de carrera sobre la violencia en el cine.

Hace unos meses anduve por los pasillos de esta facultad e instantáneamente me trasladaron a ese ambiente terrorífico, a ese ejercicio siempre atractivo que hace protagonista al cine, a las cámaras, a los actores y a las intenciones.

Share this post

Marta Fernández Jiménez

Script en cine y series de televisión. Su sensación preferida es la que le genera estar entre las cuatro paredes de un rodaje. Es graduada en Comunicación Audiovisual y tiene un máster en Dirección de Series de Ficción.

No existen comentarios

Añade el tuyo