Los visitantes la lían (2016), de Jean-Marie Poiré – Crítica

Los visitantes la lían

«Los visitantes la lían, tercera película protagonizada por el caballero Godofredo de Miramonte y su escudero Delcojón, cuenta cerca de tres chistes por minuto pero ninguno es efectivo.»

Les Visiteurs: La Révolution (Los visitantes la lían en la versión en español) es la tercera película protagonizada por el caballero Godofredo de Miramonte y su escudero Delcojón, interpretados respectivamente por Jean Reno y Christian Clavier. Quién no los conozca… ¡¡hereje!!

Godofredo y Delcojón son dos de los personajes más desternillantes de la historia del cine. La primera película, Los visitantes (no nacieron ayer) es una de las mejores comedias de los 90 y un clásico de pleno derecho. Los visitantes regresan por el túnel del tiempo contiene unos cuantos buenos gags y, aunque es demasiado larga, sin duda se trata de una más que digna secuela. Su final, eso sí, era algo desconcertante: nuestros héroes no regresan a su lugar de origen, sino que aparecen en plena revolución francesa y son capturados por un grupo de Sans-culottes.

No es que aquel pareciera un final abierto o un cliffhanger como los de las series de televisión modernas… era, sencillamente, el clásico desenlace descorazonador de comedia europea. Hay cierta tendencia en nuestro continente en acabar las películas “mal”, especialmente si son de humor puro. Parece que los finales felices son para blandengues. Y bueno, no está tan mal. Es un estilo.

Pero mentiría si no dijera que me alegré muchísimo cuando me enteré de la existencia de esta última película, que cuenta con un elemento nostálgico no muy distinto al que intentaba vender Jurassic World.Y es que yo siempre he sido de los que quería ver a Godofredo y Delcojón escapar de los revolucionarios.

No tenía que haber puesto tanta ilusión: la película es bastante mala.

Hay comedias, como Hail Caesar, de los hermanos Coen, que parecen tener miedo a contar un chiste. Es como si el director tuviese miedo de ser poco inteligente o poco elegante. Hail Caesar es visualmente maravillosa y cuenta con grandes actores pero, sencillamente, no es graciosa. Y una comedia sin humor es un fracaso, se mire como se mire.

Les Visiteurs: La Révolution tiene un problema distinto. Cuenta cerca de tres chistes por minuto, pero ninguno es efectivo.

Al parecer, había planes para introducir a “Los visitantes” en el siglo XVIII desde el año 2000. Sin embargo, tras el fracaso a todos los niveles que significó el remake americano Dos colgados en Chicago, la idea se desechó. Han pasado ya dieciséis años de aquello y, cuando al fin nos llega la tan deseada secuela, ha resultado ser de lo más sosa. Un producto más destinado a pagar deudas que a hacer reír al personal.

Para empezar, nuestros protagonistas no salen todo lo que deberían. Hay un centenar de personajes dando vueltas aquí y allá, todos con sus propias tramas personales. Gente con muchos minutos de metraje que, en definitiva, no me importan absolutamente nada. Los numerosos actores que pueblan el filme vienen, en su mayoría, de la serie francesa Kaamelott. Quizás los productores creyeran que hacían falta algunas caras nuevas… pero el hecho es que la mayor parte de estos personajes sobran totalmente.

Tampoco se aprovecha la premisa del viaje en el tiempo, puesto que, tras haber visitado el mundo moderno, los visitantes no se impresionan con las innovaciones de 1793. Del mismo modo, la gente de la revolución está demasiado acostumbrada al caos para ver a nuestros héroes como otra cosa que pobres locos. Hay un par de ideas interesantes: los trepidantes primeros minutos, el amor de Delcojón por la sociedad igualitaria, la lucha de Godofredo por reimplementar la monarquía… además, la cinta está rodada de forma correcta, con un uso del color muy efectivo. Pero, ¿de qué sirve eso cuando todo queda en chistes de pus? ¿Cuándo nos vemos forzados a soportar diálogos infinitos entre cómicos pasados de rosca que no dejan trabajar a Reno y Clavier?

También me sorprende el respeto que el guion demuestra para con los títulos previos hasta el punto de que yo mismo, que me declaro fan, no recordaba a muchos de los personajes a los que se referían. Incluso se busca una explicación para la repentina vejez de los personajes, puesto que, mientras estos permanezcan atrapados en el túnel del tiempo, envejecen diez años cada semana.

La experiencia no es totalmente desesperante. De hecho, había una forma de haber salvado esta película, y me apena mucho que ninguno de los involucrados se haya dado cuenta.

Al final, tenemos a Godofredo portando su armadura de nuevo y frente a un enemigo odiado por todos. ¡Perfecto! Este es el momento que estábamos esperando. El momento podía haber redimido todo el filme a ojos del espectador. Tras casi dos horas de idas y venidas aburridísimas, podíamos haber disfrutado de un disparatado baño de sangre. ¡Destrucción! ¡Violencia! ¡¡Humor negro!! Y, tras esto, una pequeña resolución para la trilogía. ¡Era factible! Pero no.

El guion toma otros derroteros. El desenlace se alarga de forma inexplicable, presentando nuevos personajes y situaciones… hasta que al final descubrimos que no es un desenlace. ¡Ojalá lo fuera! La película opta por no terminar de una forma descarada. Y no nos engañemos, los finales importan.

Hay poco más que me quede por escribir, puesto que el filme tampoco tiene demasiado que decir. Sólo que, con todo el dolor de mi corazón, no puedo recomendar esta película.

Los visitantes la lían

Sinopsis Godofredo de Miramonte y su fiel sirviente Delcojón se ven proyectados en una época de profundas convulsiones políticas y sociales: la revolución francesa, concretamente en el período de terror. En ese momento de grandes peligros, los descendientes de Delcojón, revolucionarios convencidos, confiscan el castillo y todos los bienes a los descendientes de Godofredo, aristócratas arrogantes huidos cuya vida pende de un hilo.
País Francia
Director Jean-Marie Poiré
Guión Christian Clavier, Jean-Marie Poiré
Música Eric Levi
Fotografía Stéphane Le Parc
Reparto Jean Reno, Christian Clavier, Franck Dubosc, Karin Viard, Sylvie Testud, Marie-Anne Chazel, Ary Abittan, Alex Lutz, Frédérique Bel, Lorànt Deutsch, Stéphanie Crayencour, Pascal N’Zonzi
Productora Gaumont / Nexus Factory / Okko Productions / Ouille Productions
Género Comedia
Duración 110 min.
Título original Les Visiteurs: La Révolutionaka
Estreno 19/08/2016

Trailer

Calificación5.5
5.5

Comparte este artículo

Enrique Dueñas

Enrique Dueñas , escritor y guionista, aficionado al género fantástico y la tarta de queso.

2 comentarios

Añade tu comentario
  1. Yo 16 enero, 2017 at 22:47 Responder

    ¡Menudo truño! Las dos primeras son muy divertidas. Me pasé casi dos horas “esperando” encontrar algo con lo que reirme. Es increíble que Poiré, Clavier y Reno se embarcasen en semejante fazaña.

Escribe un nuevo comentario