Minúsculos: El Valle de las Hormigas Perdidas (2013) – Crítica

Minúsculos: El Valle de las Hormigas Perdidas

Desde ‘Les Triplettes de Belleville‘ (2003) no veía un largometraje animado en el que la historia prescindiera totalmente de diálogos. Esta osadía constituye un ejercicio de lenguaje cinematográfico que merece la pena ver en familia, tanto por su propuesta visual como por su entretenida historia.

Con un guión pensado para los más pequeños, Hélène Girault y Thomas Szabo nos introducen al universo de una pequeña mariquita que, por los avatares de la vida, se ve en medio de  una guerra entre la tribus de hormigas negras y rojas que luchan por controlar los restos de un picnic. Esa aventura le conduce a un viaje maravilloso a través del bosque, sorteando grandes peligros y luchando por su vida, en un gran homenaje a la bella naturaleza de la Alta Provenza y la campiña de la Riviera francesa.

Ahora bien, no debe confundirse un guión pensado para los más pequeños con una historia simple, nada más lejos de la realidad. En esta película nuestra protagonista pierde a su familia y entraba amistad con el bando de las hormigas negras, a quienes ayuda a enfrentar a las hormigas invasoras, pero sin nunca olvidar a su familia que está presente como un recuerdo entrañable a través de precisos flashbacks. Aunado a esto, la historia toca un tema de mucho vigor en estos días, el bullying u hostigamiento escolar, pero de una forma muy sutil.

Aquí, a mi juicio, está uno de los logros de los directores y guionistas, pues nos sumergen al mundo interior de la protagonista sin necesidad de palabras, demostrando que el cine está más allá de los diálogos y que es posible hacer que las imágenes hablen por sí mismas.

Con la ayuda de la música sinfónica de Hervé Lavandier el film suscita estados emocionales muy claros que marcan el pulso dramático de cada escena. Además, las onomatopeyas y el diseño de los personajes colaboran a que cada plano tenga un alto grado de expresividad, con lo cual el espectador es capaz de figurarse por sí mismo los diálogos que convendrían a cada escena.

La verdad me divertí mucho imaginando lo que quería decir cada personaje a través de sus sonidos y gestos.

En este sentido este largometraje se aleja muchísimo de obras como ‘Antz‘ y ‘Bichos (A Bug’s Life)’, primero porque prescinde del uso de continuos gags para entretener al público, segundo porque obliga al espectador a participar activamente en la película, lo cual es muy diferente al cine gastronómico de Dreamworks y Pixar en el que el público es solo un receptáculo de emociones, y no necesita hacer ningún esfuerzo de su imaginación para comprender lo que ve en pantalla.

Conforme avanza la historia la pequeña mariquita se ve obligada a enfrentar sus miedos y a convertirse en la heroína sin proponérselo, sellando el resultado de la batalla final entre las tribus rivales con ¡petardos y explosiones de proporciones épicas!

Desde un punto de vista técnico la película consigue una armonía visual al mezclar escenarios reales con animación en 2D y 3D, logrando que el espectador olvide que está viendo una mezcla de técnicas cinematográficas y las considere como una sola realidad fílmica.

Por otro lado se nota un trabajo cerebral detrás del diseño visual, tanto de los personajes como de sus entornos: el hormiguero de las hormigas rojas (las malvadas invasoras) parece un fuerte militar, delineado por formas rectilíneas se impone visualmente, expresando el carácter de sus ocupantes. Por otro lado, “la ciudad” de las hormigas negras parece un templo sagrado que se eleva hacia el cielo, mostrando la bondad innata de sus habitantes que cooperan entre sí como lo haría un equipo de fútbol o una familia.

A modo de guiño para el espectador adulto incluye una escena con un divertido homenaje a una de las grandes películas de la historia del cine, ve a verla y dime ¿a qué clásico rinde tributo ‘Minúsculos: El Valle de las Hormigas Perdidas‘?

Minúsculos: El Valle de las Hormigas Perdidas

Sinopsis En el tranquilo claro de un bosque, los restos de un picnic abandonados encienden la guerra entre dos tribus de hormigas.
País Francia
Director Thomas Szabo, Hélène Giraud
Guión Thomas Szabo, Hélène Giraud
Música Hervé Lavandier
Fotografía Animation
Reparto Animation
Productora Futurikon Films
Género Animación
Duración 82 min.
Título original Minuscule: La vallée des fourmis perdues
Estreno 15/05/2015

Trailer

Calificación7.5
7.5

Share this post

Marlow Zurita

Licenciado en filosofía, máster en guión de cine y cinéfilo a morir, me gustan la fantasía y la ciencia ficción porque me permiten viajar a otros mundos posibles.

No existen comentarios

Añade el tuyo