Muchos hijos, un mono y un castillo (2017) de Gustavo Salmerón – Crítica

Muchos hijos, un mono y un castillo

«Julita Salmerón es el gran hallazgo de Muchos hijos, un mono y un castillo, capaz de arrancar la carcajada del público por su espontaneidad y conmover de la misma manera cuando los miedos y las preocupaciones le atormentan»

El documental en España sigue siendo una de las grandes fuentes que explotar ya que, indiscutiblemente, ha servido como una de las herramientas más valiosas para acercar la crítica social o la sátira al gran público. Grandes cineastas como Mercedes Álvarez (Mercado de futuros) o José Luis Guerín (En construcción) han demostrado con creces las posibilidades del  formato, y han sabido retratar con veracidad el lado más amargo de la sociedad y de la política española. Por otro lado, vertientes más cómicas como las de Paco León (Carmina o revienta y Carmina y amén) han mezclado el falso documental con el mundo familiar dando como resultado un retrato escatológico e histriónico (y en ocasiones excesivamente chabacano) de la vida andaluza. El personaje que encarna Carmina Barrios  se ha convertido desde entonces en todo un icono del trash andaluz sacando a relucir igualmente la idiosincrasia sevillana y la picaresca, supuestamente, tan característica de la España profunda. De alguna forma, Gustavo Salmerón (actor y ganador del Goya a mejor cortometraje en 2001 por Desaliñada) ha conseguido situarse entre (o sobre) estas dos vertientes, trasladando a la gran pantalla con humor e ingenio las consecuencias de la crisis.

Con Muchos hijos, un mono y un castillo, Salmerón realiza su debut en el largometraje mostrándonos impagables fragmentos de la excéntrica vida de su madre, Julita. Salmerón que ha palpado desde joven el mundo del cine y del teatro, ha absorbido muchas de las cualidades de los cineastas con los que ha trabajado (Luis García Berlanga, Mario Camus o Agustí Villaronga), y se nota que ha tomado buenos apuntes durante el camino, ya que ha sabido construir con destreza y frescura un retrato familiar costumbrista, cercano y absorbente.

El documental nos muestra el día a día de Julita (su madre) y su familia en una fase de decadencia económica. Desde pequeña, Julita Salmerón siempre soñó con tener muchos hijos, un mono y un castillo, y los tres deseos se convirtieron en realidad. Gustavo, el hijo menor de Julita, descubre a medida que graba el documental que las vértebras (conservadas durante tres generaciones) de su bisabuela han desaparecido. A partir de ahí empezará una búsqueda entre los enseres más preciados y singulares que Julita ha guardado a lo largo de sus más de ochenta años de vida.  Recuerdos, anhelos y  frustraciones se destaparán a lo largo de esta odisea material y existencialista por recuperar los restos de la bisabuela. Sin embargo, tendrán que enfrentarse a otro gran obstáculo durante esta aventura, la crisis económica de 2008. Obligados a tener que vender el preciado castillo por culpa de la burbuja inmobiliaria y de las deudas, la familia Salmerón deberá hacer frente a este inesperada situación económica para salir adelante.

Sin duda, Julita Salmerón, es el gran hallazgo de Muchos hijos, un mono y un castillo, capaz de arrancar la carcajada del público por su espontaneidad y conmover de la misma manera cuando los miedos y las preocupaciones le atormentan. Los sueños y las frustraciones de Julita se contagian en la piel del espectador, que vive de cerca las experiencias de una madre marcada por la guerra civil española y por la dictadura franquista. La mezcla de imágenes (que divagan entre el analógico y el digital) desprende una sensación melancólica que inevitablemente envuelve e hipnotiza por su autenticidad y sentido del humor. Indiscutiblemente, el cineasta madrileño ha realizado con astucia un retrato sólido y divertido de su propia madre, y con tan solo 90 minutos de metraje consigue que te sumerjas en la disparatada convivencia de esta familia. Muchos hijos, un mono y un castillo es en definitiva uno de los documentales más hilarantes y genuinos que se ha hecho en el cine español. Un pedacito de vida, un collage de recuerdos y momentos verdaderos , una delicia imposible de rechazar.

Sinopsis Julita, la madre, ha cumplido todos sus sueños de tener una familia numerosa, un mono y un castillo, y ahora sufre los efectos de la crisis económica, sin dinero para poder mantener el imponente inmueble, y a base de iniciativa y tacto logra mantener a la familia a flote.
País España
Dirección Gustavo Salmerón
Guion Gustavo Salmerón, Raúl de Torres, Beatriz Montáñez
Música Nacho Mastretta
Fotografía Gustavo Salmerón
Género Documental
Duración 90 min.
Título original Muchos hijos, un mono y un castillo
Estreno 15/12/2017

Calificación9
9

Comparte este artículo

No hay comentarios

Añade tu comentario