Películas sobre baile

¡Mamá, quiero ser artista! Esta afirmación indica un deseo que conlleva serios riesgos. De todos aquellos que en algún momento han pronunciado esta frase, sólo un porcentaje minúsculo alcanza su objetivo. El resto de personas se queda por el camino, viéndose resignado a desempeñar tareas más prácticas. Pero esto es la vida real. En el cine, la mayoría de los personajes se acaban convirtiendo en cineastas, escultores, músicos, o también bailarines, tema del cual nos ocupamos hoy.

Sueños, adversidades, triunfos, familia, amigos y mucho baile, éste es el hilo conductor de las películas que trataremos en este artículo. ¿Qué hay más atractivo que dejarse llevar por un sueño ajeno y hacerlo nuestro por unos minutos?

Flashdance

Flashdance

Es justamente lo que ocurrió cuando visualicé ‘Flashdance‘ (1983), film que cuenta la historia de la joven Alex Owens (Jennifer Beals), quien sueña con ser bailarina profesional. Por el día trabaja en un taller de acero y por la noche baila en un cabaret de mala muerte. Su situación económica y personal llena de problemas le hacen perder las esperanzas, pero como buen drama de los años 80, Alex consigue hacer su sueño realidad. La verdadera esencia que ha mantenido a esta cinta en pie, ha sido y será su banda sonora.

Los mismísimos ‘Full Monty‘ (1997) soñaban con conseguir los movimientos de la protagonista de ‘Flashdance‘. Y de nuevo en esta cuadrilla de trabajadores se une el drama familiar y la decadente situación económico-social para generar un ambiente cómico, un espíritu esperanzador y algunas escenas de baile inolvidables. Ganadora de numerosos premios, el film consiguió aunar una serie de elementos que generaron una emblemática historia llena de credibilidad.

Full Monty

Full Monty

Retrocedemos en el tiempo y nos vamos hasta una tienda de pinturas, en la cual Tony Manero (John Travolta) se gana cada día el jornal en ‘Fiebre del Sábado Noche‘ (Saturday Night Feber, 1977). La problemática de futuro más grave de este joven es elegir qué camisa ponerse cada sábado. Junto a él, las mujeres y la pista de baile son los protagonistas de la película. No obstante, intervienen otros factores que elevan el interés de la trama y los personajes, como la capacidad de plasmar los problemas que en aquella época afloraban en la sociedad. Su banda sonora (Bee Gees) parece seguir viva como el primer día.

Drama familiar y sueños de artista fueron elementos indispensables para el público de los años 80. El espíritu trasgresor y las habilidades artísticas hicieron de algunas películas su leit motiv.

A la familia de Baby Houseman en ‘Dirty Dancing‘ (1987) no le falta de nada; disfruta de vacaciones todos los veranos, se encuentran muy unidos y su sueño NO es bailar. Aparentemente no hay drama. Pero la joven sufre sobreprotección por parte de sus padres, y los prejuicios de éstos se le echan encima a la soñadora Baby en el momento en el que conoce al atractivo Johny Castle (Patrick Swayce). El paso del tiempo ha generado en la trama de esta inocente película algún que otro tema controvertido en materia de género; dulce e indefensa muchacha conoce a fuerte e intimidante varón. Al margen de esto, no deja de ser un film reiteradamente homenajeado.

dirty dancing

Dirty Dancing

Una tarde cualquiera ‘Billy Eliot‘ (2000) se da cuenta de que su habilidad es bailar, actividad que se convierte en su mayor pasión y vía de escape ante cualquier problema familiar. Lo lleva dentro, pero los prejuicios de la sociedad le cohiben. En este film entran en juego los roles de género, la homosexualidad, la escasez económica y las precarias condiciones de trabajo. De nuevo, este tipo de películas caerían por su propio peso sin el alma de un joven como Billy, que lucha por su sueño y vence la algunas veces invencible frase del “qué dirán”.

Cisne negro‘ (Black Swan, 2010) es control y descontrol, es perfección y fealdad, es sentido y sin sentido, es el ángel y el demonio, es el cisne blanco y el cisne negro. Pecado, lujuria y autodestrucción, en una obra maestra capaz de determinar la división del alma a través de una de las artes que junto con la música tiene la capacidad de evadirme del mundo. Su director Darren Aronofsky lleva al extremo las herramientas y capacidades del cine consiguiendo hacer al espectador víctima de la paranoia de su protagonista (Natalie Portman). Un film imprescindible.

El Cisne Negro

El Cisne Negro

El género documental ha optado en varias ocasiones por hacer del baile su protagonista. ‘Esto es ritmo‘ (2004) logra que este arte adquiera una capacidad educativa. El baile acompaña a un grupo de jóvenes pertenecientes a familias y entornos desestructurados en un experimento en el que se estimula el sentido musical, rítmico y corporal. Un ejemplo audiovisual de la cultura del esfuerzo, el aprendizaje y la lucha por seguir adelante.

Por otro lado y sin dejar de lado los sentidos, en un homenaje a la bailarina y coreógrafa alemana Pina Bausch se crea ‘Pina‘ (2011), un documental que solo podrás aceptar si dejas actuar a tu capacidad sensorial y emocional. Esta pieza es un evidente tributo al arte que esa mujer llevaba dentro. Belleza estética, hermosura y sentimientos profundos aúnan las coreografías y testimonios que aparecen en el film.

Pina

Pina

Indispensable es volver de nuevo atrás en el tiempo para atender a uno de los bailarines más influyentes de la historia de los musicales de cine y televisión; Fred Astaire, quien junto con Ginger Rogers dio vida al film ‘Sombrero de Copa‘ (Top Hat, 1935), una auténtica bocanada de aire fresco para la época. Un auténtico clásico.

Otras películas de baile:

Danzad, danzad, malditos‘ (They Shoot Horses, Don’t They?, 1969), de Sydney Pollack.

Flamenco‘ (1995) y ‘Tango‘ (1998), de Carlos Saura.

Happy Feet‘ (2006), de George Miller.

Frances Ha‘ (2012), de Noah Baumbach.

Comparte este artículo

Marta Fernández Jiménez

Script en cine y series de televisión. Su sensación preferida es la que le genera estar entre las cuatro paredes de un rodaje. Es graduada en Comunicación Audiovisual y tiene un máster en Dirección de Series de Ficción.

No hay comentarios

Añade tu comentario