Tenemos que hablar de Kevin. Damien ha vuelto.

Cartel de "Tenemos que hablar de Kevin"

Cartel de “Tenemos que hablar de Kevin”

Me sentí atraído por esta desconocida película (“We need to talk about Kevin” es su título original) al ver que estaba situada en la lista de las mejores películas de 2011 por algunos críticos muy influyentes. A esta excelente carta de presentación se suman los numerosos premios internacionales que ha recibido.

Nada más comenzar el relato te sientes atrapado en una historia caótica con multitud de saltos en el tiempo que se solapan entre sí. La sensación que despiertan estos primeros minutos es de confusión, pero también de interés. ¿Qué es lo que pasa? ¿Qué está ocurriendo?

Poco a poco, nos vamos acostumbrando a ese lenguaje tan peculiar que utiliza la película, y es entonces, cuando comenzamos a ver más allá de la forma, cuando por fin divisamos el contenido. Y debo decir, que éste, tiene planteamientos bastante discutibles, los cuales son llevados más allá conforme el film avanza, sintiéndome así cada vez más incómodo.

Es esta una película que gira gran parte de ella alrededor de la tormentosa relación de una madre con su hijo. Su planteamiento es muy introspectivo, con un análisis psicológico profundo. Y en este contexto, no puedo aceptar que el niño se muestre como un ser frío y totalmente malvado desde sus primeros días de vida. No puedo creerme a alguien que no tenga un instante de humanidad, un momento de debilidad, no puedo concebir a un niño de apenas cinco años que realice cada uno de sus actos movido por un odio irracional. 

Como tampoco puedo pensar en un padre tan inepto como para no ver que en su casa ha nacido el mismísimo “anticristo” (metafóricamente hablando), un niño que daría miedo al mismísimo chico de “La profecía”.

Tilda Swinton

Tilda Swinton

La madre, excelentemente interpretada por Tilda Swinton (una muy buena actriz con poca suerte a la hora de elegir sus trabajos), termina irritando sobremanera por su pasividad ante lo que ocurre.

¿Cómo hablar de temas como el amor, el odio y la culpa con unos personajes tan desdibujados?

Es innegable la fuerza de algunas escenas, su originalidad en la forma de narrar, y el sentimiento de agobio y malestar que consigue provocar  de manera consciente en el espectador. Sin embargo, veo aquí una película de corte psicológico que naufraga en su faceta principal, lo que hace que todo el barco se hunda con ella.

P.D. Me gustaría que alguien se animara a verla y me comentase lo que le ha parecido. Quizá esté equivocado…

Calificación5.5
5.5

Share this post

Arturo G. Maiso

Viajero y cinéfilo. Director de Marketing en una plataforma de financiación participativa, CEO de AGM Comunicación Multimedia y director de El Cine en la Sombra.

3 comments

Añade el tuyo
  1. Not Danny 23 mayo, 2012 at 01:38 Responder

    Hola, a mi me gustó esta película [las actuaciones son excelentes], pero como primero leí el libro, no me satisfizo mucho. Hay hartos elementos que no utilizaron y que le daban mucho más soporte a la historia. Pero es comprensible, por medio del texto es mucho más posible introducirse en la mente de los personajes. Te recomiendo el libro =)
    Saludos

  2. Dixon 5 diciembre, 2016 at 05:27 Responder

    La vi y me pareció una muy buena película.
    Discrepo respecto al desarrollo de los personajes, porque encuentro que son actitudes entendibles.
    La madre tiene esa actitud pasiva con Kevin dado que, a pesar de todo, es su hijo y trata de comprenderlo. También existe cierto grado de culpa al no poder entender cómo fue posible que ella engendrara a un pequeño demonio. Tilda Swinton se destaca enormemente en este papel.
    El padre, por su parte, demuestra tener la actitud clásica de favoritismo al “primogénito varón”, el sueño de “todo hombre” (entiéndase el tono sarcástico). Eso explica la justificación y protección incondicional a su hijo.
    Y Kevin, bueno, los psicópatas tienen ese comportamiento desde pequeños, sólo que aquí se manifiesta de manera mucho más explícita, tal vez como forma de movilizar la trama.
    En definitiva, me pareció una película muy particular que merece ser vista y más conocida.

Publica un nuevo comentario