10 películas que los Oscar no supieron valorar

Cadena perpetua

“Peliculón. Esta va para Oscar”. ¡Quien no haya pronunciado estas palabras que tire la primera piedra! Y que vaya corriendo a cogerla y guardarla en su cajón de sastre personal. El que no haya visto cómo estas palabras se las lleva el viento al abrir la boca de par en par cuando se ha enterado de que, nadie sabe por qué, pero a la película en cuestión sólo le han dado las gracias.
Lo mismo pasa con los actores, directores y demás. Mi ejemplo favorito es Leonardo DiCaprio, ese hombre cuyos papeles siempre “son para Oscar” y luego se va a casa con los brazos llenos de ‘memes’ pero sin ninguna estatuilla. ¿Por qué, Academia? ¿Por qué?

En fin, no tocaré el tema de momento porque quiero estar en armonía con los señores de los Oscar hasta esta noche. Después volveré a indignarme (y este año prácticamente seguro, las películas que se van a ir con las manos más llenas son las que menos me han gustado) y así durante toda mi vida cinéfila. Yo ya estoy acostumbrada.

Pero, ¿y vosotros? ¿Sabéis cuántas buenas películas de la historia se han quedado sin Oscar porque otra – que, generalmente, se lo merecía menos –,  les ha hecho sombra durante la entrega? A continuación hago una selección de mis diez ninguneadas favoritas de las últimas tres décadas: mis pequeñas, si se hubieran podido hacer dos ediciones de los Oscar el mismo año, este artículo no estaría siendo escrito.


 

1. EN EL NOMBRE DEL PADRE (In the Name of the Father de Jim Sheridan, 1993)

En el nombre del padre

La 66ª Edición de los Oscar pasará a la historia, principalmente, por dos películas. Las dos bien cargadas de un fuerte contenido de denuncia social, carga histórica e incluso emocional. Dos gigantes del cine de todos los tiempos. Una fue la gran protagonista y deslumbró durante aquella noche de 1994 obteniendo el reconocimiento de la crítica hollywoodiense. Otra se fue totalmente de vacío, pero eso no le ha impedido postularse con los años como otra de las grandes películas de la historia cinematográfica. Pero claro, luchar contra ‘La Lista de Schindler‘ (Steven Spielberg, 1993) era muy difícil.

No obstante, la historia basada en hechos reales del padre y el hijo condenados a cadena perpetua por ser confundidos con terroristas del IRA con inmejorables actuaciones de Pete Postlethwaite y Daniel Day-Lewis, mereció más reconocimiento del que tuvo. Si bien es cierto que muchas veces hay grandes películas que caminan por los Oscar sin pena ni gloria mientras que otras, probablemente más mediocres, se hacen con todas las estatuillas; la realidad es que esta vez habrían hecho falta dos ediciones para poder reconocer a las dos cintas como les era merecido.
Porque ‘En el nombre del padre es enorme‘, pero ‘La Lista de Schindler‘, sencillamente, es épica.


 

2. CADENA PERPETUA (The Shawshank Redemption de Frank Darabont, 1994) y LA MILLA VERDE (The Green Mile de Frank Darabont, 1999)

cadena perpetua

Ya he hablado en otro artículo de ‘Cadena Perpetua‘, lo sé. Pero si la ocasión lo merece, lo merece.
Y es que, “la mejor película de la historia según Internet Movie Database” – que no es poco –, pasó en su día por las salas de cine con la misma gracia que por los Premios Oscar: ninguna.

A pesar de sus siete nominaciones, Andy Dufresne y compañía se fueron a casita con las manos tan vacías como cuando llegaron.
Aunque claro, si tenemos en cuenta que se enfrentaba al gran gigante de la edición de 1995, el inolvidable ‘Forrest Gump‘ (Robert Zemeckis, 1994), quizá la cosa empiece a cuadrarnos. De todos modos, y gracias a Dios, el público y la crítica en general, supieron apreciarla aunque fuera tardíamente y hoy en día, está considerada toda una obra maestra.
Además, para su consuelo, no fue la única gran derrotada de esa edición…

Seguimos con las cintas no premiadas de Darabont para transportarnos a los Oscar del inicio del segundo milenio. El director y productor – nacionalizado – estadounidense, presentaba una vez más una adaptación de una obra de Stephen King, en este caso, de ‘El Pasillo de la Muerte‘.  Esta vez consiguió que el que fuera su primera opción para protagonizar ‘Cadena Perpetua‘, Tom Hanks, fuera el funcionario de prisiones que encabeza el reparto de la inclasificable ‘La Milla Verde‘.

¿Quién me va a decir que no ha visto ‘La Milla Verde‘ y ha disfrutado de cada minuto del metraje? También podríamos preguntar quién no ha llorado, pero bueno, eso aún no se considera categoría para premiar…
El caso es que ‘La Milla Verde‘ se ha convertido en una de esas obras maestras dramáticas que todos aconsejamos a alguien que la vea una vez en la vida. De las pocas que puede mezclar la tristeza y la dureza con el humor, y lo que es aún más inusual, con lo sobrenatural, sin caer en el delirio y el sinsentido.

American Beauty‘, muy merecidamente, no le permitió brillar la noche de los Oscar del inicio del segundo milenio; pero los años, sí.


 

3. PULP FICTION (Quentin Tarantino, 1994); MALDITOS BASTARDOS (Inglourious Basterds de Quentin Tarantino, 2009) y DJANGO DESENCADENADO (Django Unchained de Quentin Tarantino, 2012).

Leonardo DiCaprio en Django Unchained

Vale, leyendo este epígrafe podemos deducir dos cosas: o la que está escribiendo este artículo es MUY fan de Tarantino o, directamente, es que al pobre cineasta realmente no se le sabe valorar en la Academia. Bien, quedaos con un poquito de las dos opciones.

En primer lugar tenemos a la compañera de derrotas de ‘Cadena Perpetua‘: ‘Pulp Fiction‘. Aunque según el sitio web Rotten Tomatoes, ambas están mayor valoradas que ‘Forrest Gump‘, lo cierto es que el equipo del segundo largometraje del admirado Quentin Tarantino, convertido ya en todo un icono cinematográfico, tampoco se fue a casa muy sonriente aquella noche de 1995.

Los bailes, las hamburguesas y los diálogos ágiles de ‘Pulp Fiction‘ no encandilaron a la Academia, que prefirió ‘correr’  –ja, ja, ja – detrás de Forrest y otorgarle seis de los trece premios a los que aspiraba.

No obstante, la película del director de Tennessee tuvo más suerte que la adaptación de la obra de Stephen King y consiguió, al menos, el premio al Mejor Guión Original. Por supuesto el adaptado, como todos imaginaréis, fue también para la cinta protagonizada por el muy mejor amigo de Bubba.

Unos cuantos años después, otra cinta de Tarantino se presentaba a la 82ª Edición de los Oscar. Sólo por habernos dado a conocer al enorme, enormísimo, magistral – y otros muchos más adjetivos por el estilo –, Christoph Waltz, ‘Malditos Bastardos‘ ya se merece estar en un Top Ten de cualquier estilo.

Ahora bien, si juntamos al Coronel Landa con Brad Pitt en plena Segunda Guerra Mundial a la cabeza de un ejército de asesinos de nazis –sólo a Tarantino podría ocurrírsele esto, eso es así –, nos queda una película que mereció más del reconocimiento que tuvo la noche de los Oscar de 2010.

Kathryn Bigelow y su simplemente adecuada ‘En Tierra Hostil‘ fueron las culpables de que ‘Malditos Bastardos‘ no brillara aquella noche. Sí lo hizo Christoph Waltz, que parece haber encontrado en Quentin Tarantino a su dispensador particular de Premios Oscar.

Pero a la hora de la verdad, seamos realistas: ¿De qué película hemos oído hablar más? ¿Cuál hemos visto más veces? ¡Si hasta la familia más importante de Springfield ha versionado ‘Malditos Bastardos‘ en un capítulo suyo! Se merecía más. Pero eso, como podemos ver, es algo que las películas de Quentin Tarantino empiezan a tener asumido.
IMDB me da la razón, ¿vosotros qué pensáis?

Podéis seguir divagando sobre si Tarantino Oscar SÍ/Tarantino Oscar NO, mientras os presento a la tercera y última película del cineasta en esta lista. Para opinión de una humilde cinéfila, una buena película, rasgos técnicos aparte, tiene que tener algo – interesante, obvio -, que no tengan las demás. Algo en su argumento que la haga diferenciarse del resto y nos aporte lo que otras no han conseguido aportarnos para poder calificarla por encima de las demás en nuestra clasificación mental.

Esto consiguió ‘Malditos Bastardos‘ en 2009 y exactamente lo mismo, pero tres años más tarde, ‘Django Desencadenado‘: hemos visto muchísimas películas, casi rozando el exceso, que hablan sobre la esclavitud de la raza negra en la América de los siglos XVIII y XIX. Incluso, por lo que se ve, siguen sorprendiéndonos y las seguimos premiando día tras día, más o menos merecidamente –véase ‘12 años de esclavitud‘-. Pero, ¿cuántas películas hemos visto que den la vuelta a la tortilla? ¡Eso es lo que necesita el cine! Películas que, con toda la frescura, originalidad y humor posible, nos enseñen cosas que no estamos acostumbrados a ver. Y si nos hacen más felices que las que sí solemos ver, pues aún mejor.

Esto es lo que ocurre con ‘Django Desencadenado‘ y que la Academia supo reconocer sólo en parte: una vez más, Waltz se hizo con el Oscar al Mejor Actor de Reparto y la cinta con el de mejor guión original.
Sin embargo, otra vez, una estatuilla faltó para que ‘Django Desencadenado‘ se convirtiera en la gran reina de esa noche –caídas de Jennifer Lawrence aparte, claro-. Menos mal que ‘Argo‘, la culpable directa, aunque no puede compararse con la cinta de Tarantino, era un producto bastante decente.


 

4. MEJOR IMPOSIBLE (As Good As It Gets de James L. Brooks, 1997)

Mejor imposible

Lo que era imposible es que una de las películas que otorgaron un Premio Oscar a Jack Nicholson –y a Helen Hunt –, fuera a ganar el premio a la mejor cinta durante ese año. Ni ella ni ninguna otra hubieran podido. Y es que, señoras y señoras, ‘Mejor Imposible‘ tuvo que luchar en la 70 Edición de los Oscar de Hollywood (1998) contra la película más galardonada de la historia: ‘Titanic‘ (James Cameron, 1997). 11 Oscar, al igual que ‘Ben-Hur‘ y ‘El retorno del rey‘.

No obstante, ‘Mejor Imposible‘ nos dejó una de las declaraciones de amor con más sinsentido del cine, uno de los repartos más superiormente correctos del género de comedia y, sobre todo, a Melvin Brooks, ese escritor neurótico y maniático que logra acabar pareciendo incluso entrañable.
O lo que es lo mismo: una cinta imprescindible en toda estantería que se precie. Una cinta de la que podemos parafrasear algunas de sus citas y adaptarlas a nuestras propias situaciones. Una de esas películas que siempre que emiten en televisión, sabemos que vamos a acabar pegados a la pantalla para deleitarnos una vez más con Nicholson, Kinnear y compañía.


 

5. EL INDOMABLE WILL HUNTING (Good Will Hunting de Gus Van Sant, 1997)

El indomable Will Hunting

Si ‘Mejor Imposible‘ lo tuvo difícil porque ‘Titanic‘ estaba ahí para arrebatarle el premio a la mejor película, la cinta de Van Sant corría la misma suerte. Ahora bien, hay que reconocerles el mérito, pues entre las dos lograron hacerse con el Oscar a la mejor interpretación masculina, la mejor interpretación femenina, el mejor actor de reparto – Robin Williams – y el mejor guión original – a cargo de Matt Damon y Ben Affleck, ¿soy la única que se acaba de enterar?  –. Sin embargo, cada una en su género, lo que es innegable es que ambas han conseguido hacerse un gran hueco entre las grandes obras de la era moderna. Nunca olvidaremos las grandes actuaciones de Damon y Affleck – parece que en los 90 esta parejita funcionaba bastante bien, ¿no? – y sobre todo, nunca olvidaremos al queridísimo ya fallecido Robin Williams y su papel del profesor que le ponía las cartas sobre la mesa a Will. Lo hacía en un banco situado en un parque de Boston convertido ahora en todo un icono gracias a la intensa conversación que el personaje de Matt Damon y el suyo mantuvieron allí sentados.
No olvidaremos ese banco. No olvidaremos a ‘El Indomable Will Hunting‘, pero sobre todo, no olvidaremos al gran maestro Robin Williams.


 

6. EL SEXTO SENTIDO (The Sixth Sense de M. Night Shyamalan, 1999)

El sexto sentido

M. Night Shyamalan podría haberse echado a dormir plácidamente tras rodar esta película y dedicarse a cualquier otro loable oficio que se le hubiera pasado por la mente. “Retirarse en la cumbre” lo llaman. Pero no. Decidió seguir rodando y creando falsas esperanzas de grandes películas de terror como ‘El Bosque‘ o ‘La Joven del Agua‘ – esta última fue una de las mayores decepciones de mi vida. Casi diez años y aún no me he recuperado – para gozo y disfrute de…¿él mismo? Nadie lo sabe.
Lo que sí sabemos es que Haley Joel Osment, una vez, vio muertos. Y todos los vimos con él. Los vimos, los temimos y después nos quedamos boquiabiertos con el final magistral de una de las mejores películas de terror de todos los tiempos. El terror de verdad, ese que no tiene que caer en el desparrame sangriento para asustar.
O lo que es lo mismo: ese que no has vuelto a saber hacer en tu vida, Shyamalan, pero por el que os guardo a ti y a tu película un rincón eterno en mi memoria.

A pesar de todo, esta cinta protagonizada por Bruce Willis no se llevó ningún premio, pues igual que ocurría con ‘La Milla Verde‘ o ‘Las Normas de la Casa de la Sidra‘ (Lasse Hallström, 1999) – muy recomendable título también, todo hay que decirlo –, compartía escenario con ‘American Beauty‘ (Sam Mendes, 1999).


 

7. EL PIANISTA (The Pianist de Roman Polanski, 2002)

El pianista

Resulta curioso mirar el palmarés de los Oscar de 2003 en varias plataformas web y comprobar cómo la gran triunfadora de aquel año, ‘Chicago‘ (Rob Marshall, 2002) obtiene en todas ellas una nota muy por debajo de la de la película que nos ocupa –cosa más que habitual, ciertamente-.

¿Qué será lo que tienen las películas sobre la Segunda Guerra Mundial que siempre encandilan a la crítica? En esta ocasión, la respuesta es muy clara: un Roman Polanski dirigiendo a uno de los más sublimes Adrien Brody que hemos visto nunca. Todo ello aderezado con una fotografía que nada tiene que envidiar a la de la ganadora de aquel año, ‘Camino a la Perdición‘ (Sam Mendes, 2002), logrando reconstruir perfectamente el horror al que el pianista polaco se tuvo que enfrentar.

Por ello, aunque la cinta no logró hacerse con la estatuilla a la mejor película, sí lo lograron Adrien Brody, Roman Polanski y Ronald Harwood, su guionista – este último arrebatándoselo directamente a la dueña de la noche, ‘Chicago‘ –. Lo que sí logró ‘El Pianista‘ fue hacerse un hueco entre nosotros como una de las más fieles reproducciones de las crueldades de la Segunda Guerra Mundial.


 

8. EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN BUTTON (The Curious Case of Benjamin Button de David Fincher, 2008)

El curioso caso de Benjamin Button

David Fincher es otro de esos directores a los que parece no dársele muy bien hacer películas que gusten a la Academia, pero que sabe lo que realmente quiere el público y se lo da con cada una de sus películas, consiguiendo ser uno de los cineastas que más pasiones levanta allá por donde va.

Se7en‘ y ‘El Club de la Lucha‘, por poner un ejemplo, son filmes que son considerados todo un icono del cine moderno prácticamente en todas las clasificaciones que podamos consultar por la web, pero que no consiguieron para nada la acogida de los hollywoodienses. Una nominación cada uno para premios ‘menores’ fue lo que obtuvieron.

En cambio, ‘El curioso Caso de Benjamin Button‘ tuvo, al menos, la opción de poder defenderse durante la 81ª Edición de los Oscar obteniendo nada más y nada menos que trece nominaciones. Premios consiguió tres y, una vez más, no fueron los de mayor importancia.

¿Quizá por ser una película de romance? No lo sabemos. Parece que se olvidaron de la genialidad y originalidad de la historia que seguro a todos los fans del buen cine logró emocionar y salirse de los cánones típicos del cine romántico. Pero ni aun así, hasta para Mejor Guión Adaptado se olvidaron de la cinta. Y sobre todo, se olvidaron de la fantástica actuación de Brad Pitt, que parece sufrir un poco lo que yo misma he bautizado como el Efecto DiCaprio.


 

9. ORIGEN (Inception de Christopher Nolan, 2010)

Origen

Según la ya citada IMDb, una de las cintas más conocidas – ¡y taquilleras! –, del siempre de moda Christopher Nolan, está entre las veinte mejores películas de la historia del cine. Según la Academia…bueno, se llevó las mismas estatuillas que la ganadora de ese año, ‘El Discurso del Rey‘ (Tom Hooper, 2010), con la única diferencia de que esta última se llevó los premios de peso (película, actor principal, director y guión original) y la de Nolan, premios considerados como ‘menores’. Y es que parece que al señor Christopher Nolan le está pasando lo mismo que a los ya mentados Fincher y Tarantino: nosotros les amamos, pero la Academia parece que no tanto.

Sin embargo, la ausencia de premios importantes no ha sido impedimento para que la primera cinta nominada al Oscar del director inglés, se haya convertido en pocos años en una de las más emblemáticas del género de intriga.

Su final…llamémosle interesante (para no spoilear) y su excelente reparto, con DiCaprio a la cabeza y con la siempre agradable presencia de uno de los actores fetiche de Nolan, Michael Caine, hace de ‘Origen‘ una delicia para todos los públicos. Esa película que siempre guardamos en la recámara para recomendar a alguien que se está iniciando en el cine. Y sobre todo, esa película cuyo leitmotiv girador recordaremos durante años y años.


 

10. EL LOBO DE WALL STREET (The Wolf of Wall Street de Martin Scorsese, 2013)

El lobo de Wall Street

Esta película fue la última prueba que me faltaba para iniciar mi lucha personal contra la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. En serio, muy en serio: ¿qué tiene que hacer Leonardo DiCaprio – ¡y esto es el Efecto DiCaprio! –para que se le reconozca su trabajo? ¿Acaso no os vale con la excepcionalmente sublime escena de los lemon, muy pero que muy bien apoyado por Jonah Hill? Se ve que no. Matthew McConaughey también estuvo genial en su papel, todo hay que decirlo, pero teniendo en cuenta las veces que uno y otro han estado nominados, creo que la imagen de Dolce & Gabbana podría haber esperado unos añitos más.

De todas las nominadas de esa noche, fue ‘12 años de esclavitud‘ la que logró conmocionar a la Academia, llevándose así el galardón a la mejor película. El problema no es que no sea una película correcta, sino precisamente porque lo es. Se queda en eso, correcta sin más, sin aportar nada más novedoso que quizá su inicio.

En cambio, Scorsese y su adaptación de la vida del multimillonario Jordan Belfort, consigue tenerte tres horas pegado a la butaca del cine y, al levantarte, creer que sólo ha pasado una y media. Enganchar, esa es una premisa que toda buena cinta debería tener en cuenta y que, nominadas el año pasado como la ya nombrada ganadora, ‘Gravity‘ o ‘La Gran Estafa Americana‘ parece que no supieron tener muy en cuenta –esta última se fue tan de vacío como ‘El Lobo de Wall Street‘. Menos mal-.

Cinco eran los premios a los que optaba y cinco fueron los que no se llevó, pero sí logró una gran recepción por parte del público y diversos halagos para las actuaciones de la pareja protagonista. De todos modos, parece que tanto Martin Scorsese a título personal (ocho nominaciones, un premio como director de ‘Infiltrados‘) como sus películas (ocho nominadas, una estatuilla para ‘Infiltrados‘), no parecen hacer muy buenas migas con la Academia. Veremos qué tal la próxima vez.


Estas son sólo diez de las muchas películas que podría haber nombrado en esta lista, a veces más y a veces menos comerciales, que demuestran que no siempre por tener un Oscar tiene que ser la mejor película que se hiciera durante ese año. Otras tantas, ni siquiera han obtenido nominaciones a mejor película en su época y aún hoy se les recuerda mucho más que a las que sí la tuvieron.

Y es que lo importante, a fin de cuentas, es que cuando vemos una película, el mensaje que quiera transmitirte te llegue de tal manera que no puedas ni siquiera olvidarlo. Que te haga disfrutar, vibrar, evadirte de la realidad, emocionarte…Y eso es algo que no todas consiguen. Algo que somos nosotros, los espectadores, los que decidimos a qué película otorgarle o no esos méritos. Al fin y al cabo, de nosotros depende que un producto tenga éxito o no. ¿La crítica? La crítica es sólo una ayuda, una guía…pero el patrón del éxito y el boca a boca lo marcamos nosotros. Y estas películas, aunque sin Premio Oscar en su palmarés, se llevan el más importante de los galardones: nuestro reconocimiento. ¡Gracias!

Share this post

Silvia Martínez Gómez

Siempre había querido ser presentadora, así que me gradué en Periodismo en la Universidad Jaume I de Castellón, aunque barajé también empezar arte dramático, pues me encanta la interpretación. Mi pasión por el cine empezó de bien pequeña cuando mi abuela me enseñó una de las mayores joyas del cine para mí: Cantando bajo la lluvia. A partir de ahí mi relación con el séptimo arte fue a más. Veía cine, series, leía sobre cine y series, sobre actores, filmografías...¡lo que fuera! Los clásicos, el cine de terror y el romántico se convirtieron pronto en mis géneros de referencia...Y a día de hoy, a mis 23 añitos, quizá exceptuando gran parte del cine de acción, no le hago ascos a nada. ¿Será esto lo que llaman ser una cinéfila?

17 comments

Añade el tuyo
  1. Dante 24 febrero, 2015 at 01:47 Responder

    Tengo un disgusto personal por The Wolf of Wall Street (creo que Scorsese pudo haber hecho algo mejor) a pesar de la buena actuación de DiCaprio; sin embargo, estoy de acuerdo con el resto tu selección.

  2. Andres 4 marzo, 2015 at 06:27 Responder

    No veo porque el Origen debió ganar Oscar a mejor pelicula, aunque es muy buena, y tampoco El curioso caso de Benjamin Button, ni sexto sentido, en ese caso podríamos poner una larga lista de películas innovadoras, bien construidas entretenidas sorprendentes y hasta con una buena reflexión que no lo ganaron. Los Oscar tienen criterios bien establecidos de selección y premiación así que estos premios no son la cúspide si no unos premios más con alta difusión mercadeo que no pueden ser tomados como la última palabra en cuanto a cine.

  3. Juan David Márquez 4 marzo, 2015 at 21:42 Responder

    Creo que no todo en la vida es Leonardo DiCaprio. No coincido con la mayoría de las 10 que están acá. Hay mucho cine que no es comercial y que refleja mensajes mucho más profundos y escenas mejor logradas.

  4. Montse Lloret 25 junio, 2015 at 23:10 Responder

    Grandioso artículo. Este año, el gran ganador fue Birdman. En lo personal, una total decepción (salvo por la dirección de fotografía de ensueño). ¿Qué opinas de esta película? ¿Estatuillas merecidas?

    • Ale Nivia 6 julio, 2015 at 16:38 Responder

      Completamente de acuerdo, como dices “una total decepción” cuando habían competidoras tales como La teoría del todo, The imitation game, Selma y El gran hotel Budapest dignas de haberse llevado el premio mayor.

  5. Edward Ovalle 3 julio, 2015 at 21:11 Responder

    Q gran lista. He visto la mayoría -¿quien no?- y me dieron muchas más ganas de ver las q no he podido… Gracias 🙂

  6. Emilio 7 marzo, 2016 at 14:31 Responder

    Totalmente de acuerdo en casi todo. A veces se da el caso de un año con injusticias como 1998 en que Shakespeare in Love vence a La Vita é Bella o Salvar al Soldado Ryan que son infinitamente mejores que la empalagosa comedia romántica ganadora. Pulp Fiction tuvo mala suerte al competir contra Forrest Gump como En el Nombre del Padre que compitió con la que es una de las cinco mejores películas de la historia según casi todos los rankings medio serios como es La Lista de Schindler. Pero lo de Gloriosos Bastardos frente a En Tierra Hostil o Django Desencadenado contra Argo no tiene nombre. Menuda injusticia. Luego hay años como 1999 en que se juntan American Beutiy, La Milla Verde, El Sexto Sentido, Las Normas de la Casa de la Sidra o The Insider en que cualquiera hubiese sido justa ganadora. Al final la reflexión es que una película se convierte en un clásico imprescindible por elección del público entendido con el paso de los años.

  7. Javier 9 octubre, 2016 at 12:55 Responder

    Ja ja jaaaaaa, pareciera qué la historia del cine comenzo en los 90 , por favor, donde dejan citizen Kane, la naranja mecanica, apocalypse now, sunset boulevard, goodfellas, taxi driver,

  8. Oliver 14 julio, 2019 at 21:44 Responder

    Como es posible que Inception no ganara el oscar A MEJOR GUION ORIGINAL, como? si ese guion es SUPER ORIGINAL! y supercomplicado y pensado, no puedo creer que una historia como “El discurso del rey ganara ese Oscar, Inception, esta a años Luz del guion “tradicional” del discurso del rey.

  9. Juan Pedro Campuzano 19 agosto, 2019 at 12:05 Responder

    Interesante artículo. También es cierto que una película que consideramos ha ganado con justicia, la volvemos a ver años después y ya no opinamos lo mismo; y es que hay películas que envejecen mucho mejor que otras (las vuelves a ver y descubres algo nuevo),… o quizá es que cambian los ojos del que lo mira.
    Un ejemplo: Forrest Gump me encantó pero no creo que la vuelva a ver, cosa que sucede al contrario con Uno de los Nuestros.
    Me pasa lo mismo con Titanic y LA Confidential, Gandhi y ET, Carros de fuego e Indiana Jones.
    Y si miramos a los clásicos miremos a varias obras maestras de Hitchcock o Ford (El Hombre Tranquilo), que se fueron de rositas.
    Un ultimo apunte sobre Dicaprio que he leido hoy en otros sitio: En Titanic se llevaron el Oscar todos excepto el iceberg y DiCaprio. Un saludo

Publica un nuevo comentario