Black Mirror: The Waldo Moment

The Waldo Moment

No importa el momento ni el lugar, siempre va a haber un superior que intenta establecer un orden sobre unos individuos que supuestamente sin él, generarían el caos (la mayoría de las veces se trata de un personaje que se hace llamar político). Ese superior adquiere autoridad y genera posibilidades de cambio a un mundo mejor, o al menos lo intenta o al menos debería. En el tercer capítulo de ‘Black Mirror‘, ésta persona no es ni más ni menos que un muñeco azul, animado y con una voz algo irritante. Su nombre es Waldo. ¿Dejarías el poder político en sus manos?

En este capítulo, Brooker deja al descubierto los intereses y las competencias de cuatro figuras que entran en conflicto entre sí. Los políticos, Waldo, Jamie (la persona que interpreta a Waldo) y el productor de la cadena (los derechos de imagen de Waldo).

Sin ningún escrúpulo, Waldo entrevista a políticos y figuras de poder que ven cómo un muñeco azul les increpa, cuestiona su poder y en algunos casos manipula. Waldo pasa de los eufemismos políticos y es divertido, cercano, sincero, en definitiva es admirado por todo el público. La sociedad que habita este episodio ya no tiene nada que perder y prefiere confiar en un personaje animado, que lejos de transmitir alguna propuesta o postura política, se proyecta como la mejor alternativa real a cualquier partido político. A través de Waldo, Brooker perfila las características de una sociedad corrompida, asqueada y desesperanzada.

Jamie Salter es la persona que está detrás de él. Es quien interpreta su voz, quién escribe sus bromas, quien altera y provoca al pueblo. Pero el día a día de Jamie cuando no es Waldo tiende hacia la depresión y al sin sentido. El poder de Waldo entra en conflicto con los problemas existenciales que afloran en su interior. No es actor, no es humorista, no es político, no es Waldo, entonces ¿quién es?, ¿podrá Waldo con la personalidad de Jamie?, ¿podrá Jamie con la personalidad de Waldo? Personaje versus persona.

Un paso más. Los intereses que controlan los derechos del muñeco, es decir la cadena, quieren un escaño en el Parlamento. ¿El procedimiento? Propuestas legislativas a través de Internet y democracia a través de los likes en las redes sociales. Los flashes que aparecen en los títulos de crédito al final del capítulo, muestran el futuro a largo plazo y advierten del poder de las tecnologías para funcionar como una herramienta de control político. ¿Positivo o negativo?, eso habría que preguntárselo a Jamie que vive detrás de la mente ingeniosa del posible líder mundial.

Ver índice de capítulos

The Waldo Moment

Comparte este artículo

Marta Fernández Jiménez

Graduada en Comunicación Audiovisual y Dirección de Series de Ficción, ha desempeñado el puesto de Script en cine en varios proyectos. Su sensación preferida es la que le genera estar entre las cuatro paredes de un rodaje.

No hay comentarios

Añade tu comentario