Buscando a Dory (2015), de Andrew Stanton y Angus MacLane – Crítica

Buscando a Dory

«Buscando a Dory no solo te puede llevar de vuelta a tu niñez, si eres de los que crecieron viendo la primera aventura de estos peces, sino que te arrancará muchas carcajadas y alguna que otra lagrimita.»

Una de mis anécdotas preferidas, es aquella que cuentan mis padres sobre el verano en el que me perdí en la playa con apenas tres años. Entre risas, siempre recuerdan cómo me perdieron de vista por unos instantes, y comenzaron a buscarme con bastante angustia. Yo, que ya por entonces era muy dicharachera (aunque nadie entendiese nada de lo que decía), aparecí frente a un quiosco de helados, hablando con la vendedora, sin inmutarme de nada… Niños que se pierden, padres que los buscan… un momento, ¿de qué estábamos hablando? ¡Ah, sí! De Buscando a Nemo (2003)… no… espera… de ¡Buscando a Dory! (tengo memoria pez).

Si hace trece años Disney Pixar nos hizo cruzar el océano para encontrar al pequeño pececillo Nemo, en esta segunda entrega se cambian las tornas y la trama se complica todavía más (a veces parece que no acaba nunca), pero ¿quién busca a quién? Dory a sus padres, Marlin y Nemo a Dory. En esta ocasión la corriente nos arrastra a un zoológico donde los humanos han dejado de ser los malos… aunque a los niños les sigue tocando la peor parte. Y aunque a fin de cuentas nos encontremos con más de lo mismo (uno que se pierde y otro que lo busca), merece la pena pasar un par de horas en compañía de estos escamosos animalillos.

Rodeados de nuevos y divertidos personajes, la olvidadiza Dory nos recuerda como hablar en balleno, además de mostrarnos su adorable y tierna infancia (y es que ver a Dory de pequeña es lo más entrañable que podrás encontrar en el cine este año).

Buscando a Dory no solo te puede llevar de vuelta a tu niñez, si eres de los que crecieron viendo la primera aventura de estos peces, sino que te arrancará muchas carcajadas y alguna que otra lagrimita. Esta película, que puede disfrutar cualquiera, nos recuerda de nuevo los valores familiares, así como la importancia de la conservación del medio ambiente y la protección de los animales. Con un reparto inigualable de grandes actores que prestan sus voces a estos inolvidables personajes, el largometraje te dejará boquiabierto si presas atención a los detalles de la fotografía o el tratamiento del color, por no hablar del excelente diseño gráfico, que una vez más endiosa a Disney Pixar en cuestiones de animación digital.

Una hora y cuarenta y tres minutos de diversión asegurada a un ritmo frenético que no deja al espectador descansar hasta el último momento, es algo más que recomendable para pasar un día estupendo. Para todo lo demás, sigue nadando… sigue nadando…

Buscando a Dory

Sinopsis Han pasado unos meses tras los acontecimientos de “Buscando a Nemo”, y ahora Dory vive una apacible vida junto con Marlin y su hijo Nemo. Pero cuando en un viaje para ver cómo las mantarrayas migran de vuelta a casa, el problema de memoria de Dory parece desaparecer de durante un segundo: recuerda que tiene una familia y decidirá en ese momento partir en una aventura para reencontrarse con sus padres, a los que perdió años atrás.
País Estados Unidos
Director Andrew Stanton, Angus MacLane
Guión Victoria Strouse
Música Thomas Newman
Fotografía Jeremy Lasky
Productora Pixar Animation Studios / Walt Disney Pictures
Género Animación
Duración 103 min.
Título original Finding Dory
Estreno 22/06/2016

Trailer

Calificación7
7

Comparte este artículo

No hay comentarios

Añade tu comentario