Calvary

Calvary

Comienza Calvary con el protagonista, un sacerdote, en el confesionario. Al otro lado, una voz misteriosa y agresiva afirma haber sufrido abusos sexuales cuando no era más que un niño, suceso que lo marcó de por vida. Aquel hombre anuncia al sacerdote su plan de venganza. El agresor murió hace años, por lo que ha decidido cobrarse los años de sufrimiento matando a uno de los pocos miembros buenos e inocentes que tiene la iglesia: el confesor, nuestro protagonista. Proyecto que llevará a cabo el domingo próximo.

Este inicio, que bien podía ser el de un thriller, abre sin embargo una película más cercana al drama, o incluso, por momentos, a la comedia negra. A Calvary, lo que le interesa de verdad es retratar la vida de una serie de personajes que rodean al sacerdote, personas todas ellas miserables, y casi todas malvadas. La cruzada a contrarreloj que el protagonista emprende contra el mal se limita a su pueblo, pero aún así se antoja, desde muy pronto, una empresa imposible, poco menos que una quimera.

Por tanto, es después de todo, una película que narra la lucha del bien contra el mal, y como suele suceder en estos casos, el bien está en clara desventaja. Sin embargo, poco o nada se parecerá a cualquier otro film de estas características. De hecho, Calvary es bastante desconcertante. Tiene una gran personalidad, y no sigue casi ninguna de las pautas del cine convencional. Si bien la estructura y la apariencia de la película es sencilla, su trasfondo no lo es en absoluto, sobre todo por su carga intelectual, e incluso filosófica.

A pesar de ser un cura el personaje principal, Calvary no tiene como tema principal la religión. Es el perdón, el arrepentimiento, la desesperanza, el vacío existencial, las decisiones que tomamos, es de esto de lo que habla la segunda película de John Michael McDonagh (la primera fue El irlandés, el film más taquillero en la historia de su país: irlanda). Si bien, se confirma como un director muy interesante, sigue sin alcanzar a su hermano, Martin McDonagh, director de Escondidos en Brujas y Siete psicópatas.

Y es que aún contanto con diálogos interesantes e inteligentes, buenas interpretaciones (comandadas por Brendan Gleeson), una bonita fotografía con paisajes bellísimos, y una personalidad que la diferencia de otros productos, Calvary no termina de ser una película redonda. Algo le falta, y creo que es solidez en el conjunto, capacidad para encajar las piezas con el fin de que todas ellas conduzcan hacia una misma dirección y no mostrarse tan dispersa.

Calvary

Sinopsis Tras ser amenazado durante una confesión, un párroco deberá luchar contra las oscuras fuerzas que le rodean.
País Irlanda
Director John Michael McDonagh
Guión John Michael McDonagh
Música Patrick Cassidy
Fotografía Larry Smith
Reparto Brendan Gleeson, Kelly Reilly, Chris O’Dowd, Aidan Gillen, Domhnall Gleeson, David Wilmot, Dylan Moran, Marie-Josée Croze, Killian Scott, Isaach De Bankolé
Productora Irish Film Board / Octagon Films / Reprisal Films
Duración 100 min.
Género Drama
Título original Calvary
Estreno 30/01/2015

Trailer

Calificación6.5
6.5

Share this post

Arturo G. Maiso

Viajero y cinéfilo. Director de Marketing en una plataforma de financiación participativa, CEO de AGM Comunicación Multimedia y director de El Cine en la Sombra.

1 comment

Añade el tuyo
  1. Augusto 7 diciembre, 2014 at 19:21 Responder

    En primer lugar, la película parece sencilla sin serlo. En segundo lugar, sí trata de religión, de una en particular: la católica. Y por último, la película es “redonda”, pues el círculo se cierra con el sacerdote asesinado por los pecados de otros. Acaso no se parece a otra historia “redonda”: la del judío inocente que crucificaron por los pecados de otros hace dos mil años, saludos, AC

Publica un nuevo comentario