El Renacido (2015), de Alejandro González Iñárritu – Crítica

El Renacido

«El renacido es un trabajo notable donde cada pieza funciona de forma individual. El conjunto, no obstante, peca de una cierta pretenciosidad.»

Parte como una de las grandes favoritas para la 88ª edición de los Oscar, que se celebrará el 28 de febrero, nominada en unas nada desdeñables doce categorías. Tras el éxito de ‘Birdman‘ en 2015 en la misma gala, ganadora de tres de los premios más destacados (mejor director, mejor guión y mejor película), parece que ‘El Renacido‘ (‘The Revenant‘), de Alejandro González Iñárritu, ha nacido expresamente para el reconocimiento. Un simple vistazo previo a su temática, a su director y, mal les pese a muchos, a Leonardo DiCaprio -como concepto y no como actor-, apunta a una dirección inevitable e inmediata. Vale la pena mencionar esto por la dificultad que supone desligar ahora mismo esta película del contexto ‘post-Birdman’ y la significancia mediática que por ahora ha tenido.

Podemos empezar señalando el hecho de que ‘El Renacido‘ es un trabajo técnico impecable. El guión se escribe por sí solo: un western pseudobiográfico alimentado de fantasía y testosterona que enaltece la aventura del trampero norteamericano Hugh Glass tras ser atacado por un oso y abandonado por sus compañeros de expedición. Una historia asentada sobre la infinita resistencia humana ante el dolor y la motivación del objetivo último, la venganza. La sencillez e incluso falta de originalidad argumental (la misma historia contó el director Richard C. Sarafian en 1971 con su película ‘El hombre de una tierra salvaje‘, protagonizada por Richard Harris y John Huston), con su correspondiente sobrecarga violenta, ve su contrapunto en el delicado trabajo de fotografía de Emmanuel Lubezki, quien aporta esa característica ambientación cargada de solemnidad y reverencia ante el espacio natural en oposición al horror, algo que recuerda al bello estilo de Terrence Malick cuando Lubezki colaboró con él en ‘El árbol de la vida’ (2011).

La actuación también apunta sobre seguro cuando la mayor carga de responsabilidad se deja en manos de Leonardo DiCaprio, un actor que ha demostrado tanto su solvencia que a estas alturas ya no sorprende a nadie. Todo lo que haga lo hará bien, siguiendo una línea efectiva que roza la repetición de patrones. Por ello, y porque tanto se ha dicho que DiCaprio merece finalmente ese galardón que se le resiste, resulta más interesante el contraste con su antagonista en la ficción, Tom Hardy, un actor que si bien lleva años relacionado con grandes éxitos (‘Rock’n’Rolla‘, ‘Origen‘ o el terrorista Bane en ‘El caballero oscuro: la leyenda renace‘), tras tomarle el relevo a Mel Gibson en la mítica saga ‘Mad Max‘ empieza a ver verdaderos frutos de sus papeles, siempre enfocados a ser el tío rudo, de pocas palabras y físicamente poderoso. Puede que Tom Hardy no esté para muchos a la altura del empoderado DiCaprio, pero precisamente en este caso es Hardy quien, bordando a un despiadado y egoísta compañero dispuesto a cualquier sacrificio humano por su propio beneficio, da la nota de sorpresa, encontrándose con un proyecto de mayor exigencia a sus facultades y pasando el examen con una nota muy alta; y aquí una debe recomendar que el film se vea en versión original para disfrutar del trabajo lingüístico de Hardy, poniendo no sólo cara sino también voz y acento a un auténtico sureño de clase baja, un trabajo que demanda algo más que sencillamente aprenderse unas líneas de guión.

Una vez dejando claro que no hay apenas aspectos negativos que señalar en ‘El Renacido‘, se puede empezar a explicar por qué sus casi dos horas y media de visionado decepcionan. Decepcionan porque hay un vacío emocional desde el primer momento, un vacío que impide la empatía con el mensaje que Iñárritu pretende transmitir. Porque hay dos intenciones muy claras: una, como ya se ha señalado en la comparación con Malick, ensalzar la belleza visual por encima de la argumental, y la otra, en la línea de lo que se conoce de Iñárritu, la de continuar con la crítica social, en este caso, la conquista occidental paneuropeísta de los territorios “salvajes” de América del Norte y la falta de valores y de contacto con la naturaleza de estas sociedades. Ambas visiones chocan por la imposibilidad de ser intimista y altivamente lírico a la vez, y el resultado final resulta en un camino intermedio entre las dos intenciones. No es un problema de Iñárritu: es un problema de enfoque de este tipo de historias; y no es un problema de ‘El Renacido‘, sino una consecuencia natural de la carencia de un lenguaje audiovisual lo suficientemente completo para hermanar todos los matices que se pretenden dar. No es que ‘El Renacido‘ sea un mal trabajo; es un trabajo notable donde cada pieza funciona de forma individual. El conjunto, no obstante, pretende pecar de una pretenciosidad que ningún elemento por separado puede darle, y ahí es cuando entra en juego el sentimiento del espectador, cuando existe entre la pantalla y el ojo que la mira una cálida conexión que se impone a cualquier pequeño fallo, y marca la diferencia entre una película mediocremente perfecta y una película emocionalmente memorable. Cuando uno pierde el punto de fuga en este sentido, movido por el tentador reconocimiento internacional, es cuando ocurren películas como El Renacido‘, maravillosamente bellas en su superficialidad.

El Renacido

Sinopsis En las profundidades de la América salvaje, el explorador Hugh Glass participa junto a su hijo mestizo Hawk en una expedición de tramperos que recolecta pieles. Glass resulta gravemente herido por el ataque de un oso y es abandonado a su suerte por un traicionero miembro de su equipo, John Fitzgerald. Con la fuerza de voluntad como su única arma, Glass deberá enfrentarse a un territorio hostil, a un invierno brutal y a la guerra constante entre las tribus de nativos americanos, en una búsqueda implacable para conseguir vengarse.
País Estados Unidos
Director Alejandro González Iñárritu
Guión Mark L. Smith, Alejandro González Iñárritu (Novela: Michael Punke)
Música Carsten Nicolai, Ryûichi Sakamoto
Fotografía Emmanuel Lubezki
Reparto Leonardo DiCaprio, Tom Hardy, Domhnall Gleeson, Will Poulter, Forrest Goodluck, Paul Anderson, Kristoffer Joner, Joshua Burge, Duane Howard, Melaw Nakehk’o, Fabrice Adde, Arthur RedCloud, Christopher Rosamond, Robert Moloney, Lukas Haas, Brendan Fletcher, Tyson Wood, McCaleb Burnett
Productora New Regency. Anonymous Content. RatPac Entertainment
Duración 156 min.
Género Aventuras. Western. Naturaleza. Supervivencia. Venganza. Basado en hechos reales
Título original The Revenant
Estreno 05/02/2016

Trailer

Calificación7.5
7.5

Share this post

1 comment

Añade el tuyo

Publica un nuevo comentario