Entrevista a Ira Sachs, director de ‘El amor es extraño’

Ira Sachs

Me siento frente a una persona sonriente, y de apariencia totalmente normal. A continuación le doy la enhorabuena por su película, y mientras dice “gracias” una y otra vez, me aprieta la mano a modo de saludo. Ira Sachs desprende simpatía.

¿Qué es lo que crees que ha visto el público de Sundance o de Berlin en la película para que tenga tanto éxito?

Creo que la disfrutaron, pero sobre todo creo que sintieron algo al ver la película. Se sintieron identificados con la historia. Supongo además, que se emocionaron con las grandes interpretaciones de los actores. También creo que relata una historia diaria y cotidiana, y este tipo de películas cada vez son más difíciles de hacer y de ver, sobre todo en Estados Unidos. Las películas cada vez son más grandes y cuentan menos las pequeñas cosas del día a día, que antes eran más frecuentes en el cine. Con este tipo de historias la gente disfrutaba, y por eso creo que ‘El amor es extraño’ ha llegado al corazón.

¿De dónde surge la idea para la historia de la película?

Quería hacer una película sobre el amor de una pareja después de una convivencia de muchos años juntos.  Mi interés era como se desarrolla el amor tras varias décadas, en este caso tras 40 años. También por casualidad leí en el periódico un pequeño artículo sobre una pareja gay en el Medio-Oeste americano  que se había casado. Uno de ellos era el director de un coro en una escuela religiosa, y había perdido su trabajo debido a su matrimonio. Uní ambas ideas e historias.

¿Qué es lo que cambia en su vida a los 40 años para que crea que el amor es posible eternamente?

En los últimos 10 años ha habido grandes cambios sociales. Se han desarrollado grandes progresos y eso se refleja en la vida de uno. No es tanto que tu propia vida cambie sino que la sociedad va cambiando, e intentamos ponernos al día de esas transformaciones. Para los hombres de mi generación, como demuestra mi anterior película ‘Keep the lights on’, la sexualidad era algo mucho más tortuoso y complicado. Incluso nos avergonzábamos de ella un poco. Este miedo hoy en día no existe, de hecho ‘El amor es extraño’ no hubiera podido existir hace 20 años. Sin embargo ‘Keep the lights on’ sí, porque mostraba ese lado más difícil de la sexualidad. El mundo se va abriendo y hay mucha más esperanza.

¿El fin de la película es una crítica social, en concreto a la religión, o se trata realmente de un tema secundario?

Hay una cita que considero muy acertada: “si quieres dar un mensaje de crítica manda una carta, o escribe un ensayo, pero una película no es una crítica”. O por lo menos, no definida.

Es un film que gira en torno a personajes humanos que se enfrentan a la adversidad en un momento concreto. Pero también revela el conflicto de un individuo dentro de la sociedad. Realmente lo que puedo ofrecer en mis películas es una compresión de la naturaleza humana. De cómo la gente se relaciona entre ellos, no solamente en pareja, sino también en el entorno de amigos, en la familia…

El amor es extraño

En la película, usted presenta a dos personajes adolescentes con una relación sexualmente ambigua ¿Cuál ha sido el fin de esa historia a la sombra del relato principal?

Por un lado son dos chicos heterosexuales entre los que no hay nada. Pero por otro lado lo que sí quería mostrar, es el hecho de que cuando tienes un adolescente en casa tienes una especie de marcianito al que no entiendes. Sus padres no entienden que hace, ni porque, ni cómo.  Tienen un hijo al que no conocen. Quería transmitir esa sensación de desconocimiento al público.

‘Keep the lights on’ y ‘El amor es extraño’ son películas que tratan la misma temática amorosa, pero desde diferentes puntos de vista. ¿Te planteas una tercera película siguiendo esta línea?

Todas mis películas son acerca del amor si piensas en este como algo íntimo. He escrito una tercera película con mi coguionista Mauricio Zacarías, que se llama ‘Thank you for being honest’. Cuenta la historia de dos adolescentes que son muy buenos amigos, y que por la forma en que se comportan sus respectivos padres, juran los dos en un pacto que no volverán a hablar sobre ellos.

Esta película aborda el amor dentro de la amistad. Los dos chicos tienen 13 años, uno heterosexual y otro homosexual. Pero el tema central es la identidad, el descubrimiento de quién eres.

¿Cómo fue la elección de los protagonistas y qué perfil de actores buscabas?

John Lithgow y Alfred Molina, los intñerpretes principales, aparte de que sean dos grandes actores, se conocen desde hace muchos años, lo que ayudó bastante.

Quería actores capaces de encarnar a los dos personajes de una forma muy real. Buscaba personas muy naturales.  Y por último, quería que los protagonistas tuvieran también un cierto sentido de la comedia, pues se trata de una comedia gentil y suave.

¿Existe alguna influencia consciente en esta película?

Sí, he bebido del cine de Ozu, y lo he querido plasmar en esta película de forma totalmente consciente. Justo antes de escribir este guion, vi con mi coguionista diez películas de Ozu en un festival de cine en Nueva York.

La influencia más clara es la intención de mostrar cosas muy cotidianas y hacerlas grandes en la pantalla. También este último proyecto del que he hablado, ‘Thank you for being honest’, está muy inspirado en dos películas de Ozu.

El amor es extraño

Share this post

No existen comentarios

Añade el tuyo