Escuadrón suicida (2016), de David Ayer – Crítica

Escuadrón Suicida

«Escuadrón Suicida entretiene mientras que los colores llamativos y el carácter desinhibido están presentes, apagándose en una segunda mitad de tono sombrío. Los aciertos conducen directamente a la estrella absoluta del filme, Harley Quinn, brillando con un humor y estética a su disposición.»

Escuadrón Suicida es la tercera película del Universo Cinematográfico de DC y la segunda estrenada este año, tras Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia. En los primeros pasos de la construcción del universo de DC, David Ayer tiene el objetivo de presentarnos un nuevo grupo de delincuentes en una cinta con no demasiadas pretensiones. Mientras que se consigue conectar con los nuevos personajes y divertir con su estética de cómic, la estructura de la película echa por tierra los aciertos. Es notoria la falta de unidad hacia una misma dirección, quedándose a mitad de camino entre diversos estilos. Esto hace que la película pierda propiedad, al tocar muchos palos pero no agarrarse firmemente a ninguno.

La estructura de la película que nos propone David Ayer está claramente definida en dos partes con un pretexto muy claro, al igual que el antagónico resultado obtenido en cada una de ellas. La primera mitad de la cinta consiste en la introducción de los antihéroes, estableciendo sus conflictos y cómo Amanda Waller consigue reunirlos, incluyendo la ayuda del hombre murciélago. Desde el principio se aprecia un tono gamberro y desenfadado. El director saca provecho del potencial de la historia y mediante un ritmo dinámico nos ofrece los mejores momentos de la película. El tono cercano a los cómics es el principal acierto del filme, ya que apoyado en una banda sonora con mucho ritmo y la utilización de colores llamativos, disfrutamos de un buen entretenimiento. Este ambiente es idóneo para inducir humor y rebeldía al filme, hallazgos que se diluyen en una convencional segunda parte.

Tras conocerse los distintos villanos y formar el escuadrón suicida, la película se rompe y se cambia de estilo sin transición alguna. Los colores se oscurecen hacia un tono sobrio, más acorde con lo visto anteriormente en las películas de DC. Un cambio perfectamente perceptible en dos de los aspectos positivos de la primera parte: los colores llamativos, que dejan paso a los sombríos y el ritmo de la banda sonora, que desaparece en pro de las típicas composiciones épicas. La naturaleza de esta mitad se corresponde a lo visto en Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia y se muestra coherente con la misma, aun significando seguir la estela de un filme que no funcionó.

A la hora de introducir nuevos personajes al público, es vital crear una conexión mediante sus rasgos y principales aspiraciones. Con el abultado número de criminales en lista, David Ayer decide hacer hincapié en tres de ellos: Deadshot, Diablo y Harley Quinn. Pues mediante una descripción sencilla y acertada empatizamos rápidamente con ellos. Como cabecilla del escuadrón tenemos a Deadshot, un asesino a sueldo cuyo único punto débil es su hija, interpretado con solvencia por Will Smith. Por otro lado, se presenta a Diablo, un antihéroe apático debido a los conflictos morales que le ha generado el uso de su poder en el pasado. Una decisión de guión que se podría encuadrar en el debate sobre la moralidad de los metahumanos que se propuso en Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia. Por último, la esencia de la película, Harley Quinn.

En los últimos años, en los blockbusters de superhéroes han aparecido personajes femeninos sin disponer del peso que se merecen. La gran acogida que han recibido la Viuda Negra en Marvel o Wonder Woman en DC han sacado a la luz la necesidad de enfocar a las grandes superheroínas de los cómics. En Escuadrón Suicida, esta demanda se puede ver satisfecha por una carismática Harley Quinn. Como hemos comentado, lo mejor de la película es el carácter pop y el colorido de la primera mitad, y este estilo se debe a Harley Quinn. Margot Robbie brilla a través de la locura de Harley Quinn y le saca todo el partido posible. David Ayer sabe lo que tiene entre manos e intenta estar lo más cerca posible del personaje de Margot Robbie, palideciéndose el filme cuando se aleja, incluso con la presencia del Joker.

Hace ocho años, Heath Ledger compuso un Joker inolvidable en El Caballero Oscuro de Chistopher Nolan. Con estos antecedentes, el Joker de Jared Leto no puede calificarse más que como una mala broma. El vínculo del enemigo de Batman con la película es toda una sucesión de despropósitos. Empezando desde la intrascendencia del personaje en el filme, pudiéndose calificar la presencia de mero cameo. Presencia obligada en vista de vender la película a través del personaje más conocido por el público. Hasta la interpretación pasada de rosca de Jared Leto; cuyas muecas, tatuajes y estilo de mafioso son ante todo irritantes, justo al contrario que la composición de Heath Ledger. Otra de las imposiciones de los blockbusters es la presencia de un villano amenazador. Si en el caso de los componentes del escuadrón suicida, David Ayer acertaba al mostrarnos sus motivaciones, el fin de la mala de la cinta es un sinsentido. A lo que hay que sumar la nula capacidad interpretativa de Cara Delevingne.

Cuando vemos la publicidad de Escuadrón Suicida, nos invaden los colores llamativos y vemos un carácter desenfadado. El intento de enfocar la película hacia las características definitorias de la primera parte nos hace ver que la distribuidora conoce perfectamente los puntos fuertes de la misma. David Ayer, al tener que adaptarse al estilo de un universo cinematográfico definido, pierde todos los aspectos que funcionan. Las conclusiones que podemos sacar es que hay dos películas dentro de una, denotando desacuerdos en la estructuración y estilo de la misma. Con Escuadrón Suicida, la cobardía y obligaciones hacen que se pierda la oportunidad de ver la película descarada y divertida que se dejaba entrever. Cabe esperar que se corrijan los errores y se suprima el fallido tono sobrio impuesto por DC a su universo. Sólo así Harley Quinn tendrá la película que se merece.

Escuadrón Suicida

Sinopsis Mientras el gobierno de EE.UU no tiene claro cómo responder a una visita alienígena a la Tierra con intenciones malignas, Amanda ‘El Muro’ Waller, la líder de la agencia secreta A.R.G.U.S., ofrece una curiosa solución: reclutar a los villanos más crueles, con habilidades letales e incluso mágicas, para que trabajen para ellos. Sin demasiadas opciones a dar una negativa, los ocho supervillanos más peligrosos del mundo acceden a colaborar con el Ejecutivo en peligrosas misiones secretas, casi suicidas, para así lograr limpiar su expediente.
País Estados Unidos
Director David Ayer
Guión David Ayer
Música Steven Price
Fotografía Roman Vasyanov
Reparto Will Smith, Jared Leto, Margot Robbie, Jai Courtney, Joel Kinnaman, Viola Davis, Cara Delevingne, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Adam Beach, Jay Hernandez, Karen Fukuhara, Scott Eastwood, Jim Parrack, Ike Barinholtz, Ben Affleck, Corina Calderon, Alex Meraz, David Harbour
Productora Warner Bros. Pictures / DC Comics
Género Thriller
Título original Suicide Squad
Duración 123 min.
Estreno 05/08/2016

Trailer

Calificación4.5
4.5

Share this post

Carlos Chaparro

Estudió Comunicación Audiovisual, permitiéndole trabajar en su pasión: el cine. Un amor incondicional que nació al descubrir a Patricia y Michel paseando por los Campos Elíseos.

1 comment

Añade el tuyo

Publica un nuevo comentario