La mujer que sabía leer (2017) de Marine Francen – Crítica

La mujer que sabía leer

«La mujer que sabía leer es arriesgada, alza a la mujer heteronormativa y cuestiona los cimientos sobre los que se sostiene el feminismo hoy en día. Pero no deja de ser un relato coral femenino escrito y dirigido por una mujer que emociona, excita, y pone los puntos sobre las íes»

Las mujeres estamos de moda y ya no hay vuelta atrás. El feminismo sobrevolaba sobre nuestras cabezas cual ovni apunto de aterrizar. Y lo ha hecho, se ha exhibido firme declarando sus intenciones. Y es que ha llegado para dejar de tratarse de un hecho coyuntural y agarrarse al cambio. Ha llegado para conseguir liberarse de cualquier debate y consolidar el sentido común social y cultural.

Marine Francen (directora que ha trabajo con cineastas como Olivier Assayas o Michael Haneke como ayudante de dirección) habla de esto en La mujer que sabía leer, orquestando a un grupo de mujeres en un entorno rural en la Francia de 1852. El alzamiento de Napoleón y el consecuente escarmiento hacia los republicanos dejan este pueblo sin hombres. Ellas ‘solas’ ante el peligro deciden pactar que el primer hombre que vuelva a la aldea lo deberán compartir para satisfacer sus necesidades sexuales además de impedir el fin de la creación humana.

Entiendo esta película como una venganza a la eterna cosificación de la mujer. Independientemente del objetivo procreador, ellas quieren llenar el vacío de placer sexual. Lo que no saben es que lo pueden llenar entre ellas. Por ello, el deseo carnal se convierte en su único objetivo cuando Jean (Alban Lenoir) llega a la aldea buscando refugio. Ellas trabajan, educan, se ganan el pan de cada día y no entienden la figura del hombre como un ser que proviene de los cimientos narrativos del héroe. Sino de una realidad imperiosa de variedad de género.

Ayuda, amistad y sororidad en una película tan coral como nuestra revolución. La mujer que sabía leer llega en el momento perfecto y campa a sus anchas, pisando fuerte. Se trata de un anticuado manifiesto feminista, una reivindicación que se queda a medio camino porque estamos en el siglo XIX, que también podría venir acentuado por la decisión de un formato de pantalla 1:1’33, propio del cine clásico.

El canon de belleza se propaga explícitamente en todos los aspectos. La belleza está en la fotografía, en los colores y contrastes, en sus vestimentas. Está en la puesta en escena y en la brillante interpretación de las actrices (Géraldine Pailhas como Violette). Está en sus cuerpos, en sus miradas y en sus caras. Un guiño a la perfección libre de pretenciosidad, lleno de sutileza, inocencia y honestidad en la narración que destapa el tabú sobre la sexualidad femenina en pleno siglo XIX.

No cabe duda de que la premisa de La mujer que sabía leer es arriesgada, rechina, alza a la mujer heteronormativa y cuestiona los cimientos sobre los que se sostiene el feminismo hoy en día. Pero no deja de ser un relato coral femenino escrito y dirigido por una mujer que emociona, remueve, excita, deja sentir sin miedo y pone los puntos sobre las íes.

La mujer que sabía leer

Sinopsis Violette está en edad de casarse cuando en 1852 su pueblo es brutalmente privado de todos sus hombres tras la represión ordenada por Napoleón III. Las mujeres pasan meses en aislamiento total. Desesperadas por ver a sus hombres de nuevo, hacen un juramento: si un hombre viene, será para todas.
País Francia
Dirección Marine Francen
Guion Marine Francen, Jacqueline Surchat y Jacques Fieschi
Música Frédéric Vercheval
Fotografía Alain Duplantier
Reparto Géraldine Pailhas, Pauline Burlet, Iliana Zabeth, Alban Lenoir, Françoise Lebrun
Género Drama
Duración 98 min.
Título original Le semeur
Estreno 20/04/2018

Calificación7
7

Comparte este artículo

Marta Fernández Jiménez

Script en cine y series de televisión. Su sensación preferida es la que le genera estar entre las cuatro paredes de un rodaje. Es graduada en Comunicación Audiovisual y tiene un máster en Dirección de Series de Ficción.

No hay comentarios

Añade tu comentario