Los juegos del hambre, 1984 y Un mundo feliz

Los juegos del hambre

Katniss Everdeen es la protagonista de una historia ambientada en un mundo postapocalíptico, en el que cada año se celebran unos juegos muy especiales. Los Juegos del Hambre son un espectáculo en vivo en el que los tributos de cada distrito luchan a muerte por ser el vencedor. La función, aparte de la diversión que esto aporta, es la de recordar a los ciudadanos de ese sistema corrupto que la revolución y el levantamiento solo trae guerra y destrucción. Es un recordatorio de la conveniencia de mantener la paz, aunque sea a costa de la libertad, el hambre y la indignidad. Sin embargo, algo nuevo ocurre cuando Katniss Everdeen se presenta para sustituir a su hermana.

¿O quizás no es algo tan nuevo? ¿No tenéis una cierta sensación de déjà vu en cuanto a esa trama protagonizada por una chica inocente que sin querer se transforma en todo un símbolo de la revolución contra el poder tirano? ¿Y no os suena ese futuro postapocalíptico en el que las sociedades están divididas en distritos, y unas pocas personas tienen todo el poder gracias a la opresión y a la manipulación informativa?

La comparación con ‘1984’ y ‘Un mundo feliz’ son inevitables. Me refiero a los míticos libros de George Orwell y Aldous Huxley, los cuales cuentan con adaptaciones cinematográficas un tanto mediocres.

De ‘Un mundo feliz’ toma el sistema de distribución de la sociedad por actividades. Cierto es que en la obra de Aldous Huxley, la cinco clases compartían el mismo territorio, mientras que en la historia de Suzanne Collins cada uno de los 12 distritos tiene su propio espacio y está incomunicado de los demás. Sin embargo, la semejanza es más que palpable. Cada uno de los distritos se encarga de una actividad, y se dedica exclusivamente a ella.

Las similitudes con ‘1984’ son todavía mayores. En la novela de George Orwell, la sociedad está en un estado permanente de tensión debido a la amenaza de una futura guerra. Todos y cada uno de los ciudadanos deben estar en sintonía con lo que dicta el gobierno central, y si no es así, simplemente son eliminados. ¿No os recuerda a la “filosofía” del Presidente Snow?.

'1984', dirigida por Michael Radford

‘1984’, dirigida por Michael Radford

Pero hay más. Esa manipulación mediática que no debe ser bajo ningún concepto cuestionada, y que todos los ciudadanos deben ver y asimilar como verdadera, es uno de los pilares básicos de la ficción de Orwell, como lo es también la represión a través de un régimen totalitario, con una vigilancia masiva y una gran represión política y social. Recordemos esos impolutos Agentes de la Paz de ‘Los juegos del hambre’, que incluso se asemejan en nombre al organismo encargado de asuntos de guerra en ‘1984’: Ministerio de la Paz.

No me atrevería a comparar estas dos geniales novelas con ‘Los juegos del hambre’, un producto efectivo pero de consumo rápido, y muchísimo menos denso y reflexivo. Pero no hay duda de que sirvieron de inspiración a Suzanne Collins (y a otros muchos escritores y cineastas) para crear su bestseller, y sus posteriores adaptaciones al cine, así como para transmitir un mensaje similar: la revolución parte de la inocencia y el deseo de lograr la libertad.

“Guerra es Paz, Libertad es Esclavitud, Ignorancia es Fuerza” , ‘1984’ (George Orwell).

Share this post

Itziar Puebla Guardia

Graduada en Periodismo y especializada en Periodismo Cultural. Enamorada de las series de televisión, del cine, de los libros y de la música. Vamos, de la cultura en general. Me encanta escribir y disfruto viendo y analizando más allá de lo que se ve a primera vista.

No existen comentarios

Añade el tuyo